www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REAL MADRID

Bale se vuelve a lesionar y Ronaldo resplandece en la Juventus

sábado 06 de octubre de 2018, 21:00h
El luso anotó después de una semana convulsa que acaba con el cuarto pinchazo consecutivo merengue.

La derrota del Real Madrid en Mendizorroza de este sábado ha refrescado la ácida crítica que sufre el conjunto merengue. La diana está puesta en varios parámetros -ha concedido un gol en todos sus partidos fuera de casa, quedando obligado a remontar-, pero es el de la puntería de cara a la portería rival el que sobresale. Porque la marca de cuatro partidos completos y seguidos sin anotar es una sequía que no se ve en Chamartín desde hace más de una década.

En total, el monto de tiempo sin hacer una diana -que ha conllevado tres derrotas y dos empates en algo más de dos semanas- es ya de seis horas. Karim Benzema y Gareth Bale, los puntas titulares en esta temporada que arrancaron atinados se han secado y no parece haber un relevo de garantías que apoye con veneno alternativo. Además, para más inri, el vigente campeón de Europa ha visto cómo en su derrota contra el Alavés ambos se han lesionado. El zurdo ha recaído tras ser sustituido en el derbi y perderse la cita europea.

El francés tuvo que salir del césped antes del comienzo del segundo acto, mientras que el británico fue suplido en la reanudación por Vinicus. Al tiempo, los analistas ya cuestionan la elección de Julen Lopetegui, pues en esta crisis de resultados que tocó techo con la goleada sufrida en el Pizjuán y la derrota en Moscú se está viendo el envés del estilo combinativo y de creación en estático por el que ha apostado la directiva. Después de años de gloria en la mezcla entre la elaboración ciudadosa y el contragolpe.

"Hemos arrancado el partido bastante bien, como queríamos, pero el hecho de no marcar nos ha castigado y nos ha pasado factura", avanzó Lopetegui en sala de prensa, lugar en el que justificaría la inercia repitiendo varias veces los "infortunios" en forma de lesionados. "No es normal lo que nos está pasando con las lesiones y para que salgan las cosas es importante que estemos todos", proclamó, cieramente incómodo con la insistencia sobre la ausencia reciente de victorias.

El técnico vasco reconoció que están viviendo "un momento duro", pero señaló que "el fútbol son dinámicas y se han juntado todas las situaciones negativas". "Hay que recuperar la tranquilidad que tenían al inicio de la temporada. Tenemos un parón que nos vendrá bien para recuperar las sensaciones de equipo y de juego, porque la tranquilidad viene a través de los resultados y de los goles", arguyó para destacar que "el reflejo del equipo es el que se vio ante la Roma" y que la sequía goleadora "es posible que los últimos partidos hayan pesado en la dinámica mental de los jugadores".

Sergio Ramos, por su parte, ofreció su diagnóstico de este "golpe duro" vivido. Lo desgranó del siguiente modo: "Después de un buen partido del equipo donde ha dominado casi todo el partido, esa ocasión nos ha condenado. Nos ha faltado definición para hacer gol, pero hay que pasar página porque esto es muy largo y queda muchísimo". Y defendió, tajante, que "es un locura pensar en cambiar de entrenador". "Es muy pronto para hablar de cambio de entrenador, pero no es una decisión que esté en manos de los jugadores y son otros los que deben asumir eso", remarcó el capitán. Y se des`pidió recordando que también han vivido "crisis de gol con Cristiano".

Precisamente el jugador luso, que pagó con su ausencia la sanción continental en el último duelo de Liga de Campeones de la Juventus y vive asediado por las acusaciones de presunta violación que llegan desde Estados Unidos, saltó al verde del campo del Udinese este sábado para demostrar al planeta que sigue concentrado y en plena forma. Si la pasada semana se lució en el partido de altura ante el Nápoles con dos asistencias y participación en el tercer tanto del 3-1 con el que reforzaron su liderato, en esta jornada ha vuelto a anotar.

Ronaldo firmó su cuarta diana en la Serie A para propulsar a la Juve a un pleno de 10 victorias en los 10 partidos jugados esta temporada -ocho ligueros y dos en la Liga de Campeones-, hecho que sólo se ha dado tres veces en la historia del club turinés. Rodrigo Bentancur abrió la lata con un testarazo a pase de Joao Cancelo y cinco minutos más tarde Cristiano engatilló un zurdazo inapelable para el meta Simone Scuffet. Su tradicional grito de celebración ya es familiar en Italia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.