Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN INTERNACIONALES EMPIEZAN A DARSE CUENTA DE LA MANIPULACIÓN SECESIONISTA

lunes 08 de octubre de 2018, 13:37h
El presidente marioneta Joaquín Torra no contaba con ello. Cree que los medios de comunicación...

El presidente marioneta Joaquín Torra no contaba con ello. Cree que los medios de comunicación internacionales se nutren siempre de sensacionalismos y pensaba prolongar en ellos la mentira del órdago independentista catalán. Se equivocaba el títere de Puigdemont. En sus líneas generales, los grandes diarios impresos, hablados, audiovisuales y digitales de Europa y América se esfuerzan por informar de la verdad y terminan por darse cuenta de la mentira, sobre todo cuando ésta es grosera y reiterada.

Lo ocurrido en la conmemoración del referéndum ilegal, y además tramposo, ha abierto muchos ojos. He leído una decena de crónicas de compañeros europeos que reflejan puntualmente el fondo de violencia del secesionismo catalán, más cerca de actitudes fascistas que de respeto a la opinión ajena en una democracia pluralista. Resulta que hasta el Parlamento catalán fue asaltado por los hooligans del secesionismo. Difícil de digerir semejante agresión para los periodistas demócratas.

El ambiente que se respiró en Barcelona, Gerona y otras ciudades el pasado 1-0 fue el de la violencia y el miedo. Enfrentados entre ellos, incluso los partidos y agrupaciones afines, el ciudadano medio se encerró en casa y no quiso saber nada de la algarada callejera, de la violencia que se multiplicaba. El presidente racista de la Generalidad, incluso, en un intento frustrado de que no se metieran con él, atizó a los grupos más extremistas a que “apretaran” el acoso y la agresividad. A los medios de comunicación internacionales se les ha caído la venda de los ojos. La verdad se abre siempre camino. Y el extremismo secesionista ha quedado manifiesto. Ni respeto a la ley ni distensión ni diálogo ni democracia. Es el aliento fascista, cuando no el soviético, el que preside la actividad de los grupos que pretenden fracturar España y que solo están favorecidos por un Gobierno que, para mantenerse en el poder, necesita los escaños del secesionismo en el Congreso de los Diputados. La verdad es que Pedro Sánchez es un muñeco manejado por todos.