www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AMISTOSO

La España de los repescados por Luis Enrique alecciona a Gales | 1-4

La España de los repescados por Luis Enrique alecciona a Gales | 1-4
Ampliar
jueves 11 de octubre de 2018, 22:35h
La intensidad y la calidad se aliaron para sentenciar el duelo en los primeros 30 minutos, con Alcácer gritando una oportunidad. Por Diego García

El Principality Stadium de Cardiff restalló respeto en un atronador minuto de silencio dedicado a los fallecidos en Mallorca. Esos 60 segundos, impresionantes, sirvieron como el mejor marco para la disputa de un partido amistoso. Pero desde que la pelota echó a rodar España se ganaría la deferencia de la solidaria tribuna por medio de un despliegue atuoritario de fútbol. Los locales, desprovistos de Gareth Bale por molestias musculares, quedaron con celeridad relegados al rol de sujeto pasivo.

La ausencia del madridista le hurtó al bloque entrenado por Ryan Giggs buena parte de su convencido modelo de trinchera y contragolpe. Poco tuvo que ver el desempeño de los británicos con el que les uniformó de sorpresa en la pasada Eurocopa. Sin la coordinación y concentración de entonces, el 3-5-1-1 dispuesto por el que fuera legendario extremo zurdo del United sollozaría para neutralizar la posesión energética visitante. Y pagarían una cara factura por la valentía puesta en escena.

Porque Gales salió a presionar arriba a los españoles, arriesgando en cada pérdida o si el movimiento de ahogo no cubría los pasillos que genera el estilo combinativo nacional. Así, Luis Enrique salió victorioso con su apuesta. El seleccionador colocó un 4-3-3 con Alcácer y Albiol volviendo a jugar con esta elástica después de años. Morata, Suso, Ceballos, Rodri, Saúl y Gaya también regresaban, hambrientos, a un dibujo en el que sólo permanecían De Gea, Sergio Ramos y César Azpilicueta.

La personalidad de España en la gestión del esférico en forma coral le permitiría acomplejar a la presión ajena. Dominadores del centro del campo, aunque los galeses contaban con superioridad numérica, el control automático estuvo cimentado en la intensidad, la superioridad técnica y el rigor táctico que confluyeron para el monólogo nacional. Y de esa seriedad en la circulación, salpicada de desmarques de ruptura ante la adelantada defensa británica, nacieron los zarpazos que dejarían clara la verdadera relación de fuerzas.

Avisaría Morata en el tercer minuto con un desborde que desembocó en un centro, desde la línea de fondo, cuyo centro estrenó los guantes de Hennessey. Esta aproximación representó el síntoma del manejo del tempo y los espacios que impuso la calidad de los artistas españoles. Con Suso erigido en un puñal, pegado a la cal diestra, y Alcácer, Saúl y Ceballos trazando diagonales entre líneas, la cohesión local se deshizo. El juego de ruptura central para abrir hacia los extremos, y viceversa, se ejecutó con la velocidad de pase necesaria y la exhibición depararía goleada en la media hora inicial. Con Alcácer como protagonista.

El actual jugador del Borussia Dortmund, premiado por 'Lucho' debido a su gran estado de forma, amortizó la oportunidad con creces. En el 7 inauguró el marcador al pescar un rebote y emitir un derechazo que se coló por la escuadra. Había centrado Suso con veneno y rematado Gayá para un despeje pobre de la retaguardia oponente. Y el levantino tradujo la ocasión en diana. También lo haría en el minuto 29, cuando el balón suelto en el área lo fabricaron Allen y Harry Wilson -sustituto de Bale, que juega en la Segunda División inglesa-. El malentendido pintó una presa cazada por Alcácer para el 0-3.

Antes del doblete de ex valencianista Ramos fijó el cabezazo al saque de falta lateral de Suso en la cepa del poste -minuto 18-. El madridista amplió su cuenta goleadora histórica al rematar sin marca, en un retrato de la fragilidad sobrevenida al rocoso escuadrón que despegó en 2016. Gales perseguiría sin tino a la perenne asociación visitante y su verticalidad fue sostenida por Rodri y la presión de todo el conjunto nacional. Únicamente a balón parado desperezaron a De Gea. Wilson propulsó una falta directa desde el pico del área por encima del larguero -minuto 23- y Ampadu embocó con la testa y al poste un córner -minuto 39-. El talento de Allen y Ramsey quedó apagado ante la autoridad del colorido juego español y el punta único Vokes perdió con Albiol y Ramos. Soltaría la soga del esfuerzo la tres veces campeona de Europa antes del descanso, tomándose un merecido e inocuo respiro.

La conquista emanó tal aspecto que los seleccionadores ordenaron calentar a los suplentes con rapidez. En el intermedio saltarían al verde Brooks, Chester, King, Bartra, Koke y Kepa (por el capitán Williams, Harry Wilson, Ampadou, Sergio Ramos, Saúl y De Gea). Aún así, el segundo acto no modificaría su pelaje. De hecho, comenzó con una larga sinfonía de pase y movimiento de los peones españoles que dejó a Morata en mano a mano con Hennessey. El delantero del Chelsea perdonaría esta vez. Con la mutación hacia el 4-4-2 Giggs no pudo equilibrar a su fase defensiva. Y el derroche español seguía provocando robos en campo contrario.

Rodri gobernó el ecuador del terreno, barriendo y distribuyendo, y Ceballos, Koke, Suso y Alcácer, con Gaya sumando piezas, redondeaban el pastoreo. Se amontonarían los intentos en este decantar plácido en el que la belleza combinativa nacional ganó peldaños. Alcácer cabeceó arriba un centro de Gayá -minuto 56-, Suso se toparía con el larguero en su zurdazo identitario -minuto 58-, Morata remató sin dirección otro envío del lateral del Valencia -minuto 65- y Rodri probó suerte y Hennessey reaccionó -minuto 71-. En el entretanto, los creativos visitantes congelaron las revoluciones ante la impotencia táctica contrincante y Bartra hizo el 0-4 tras la enésima asistencia de Suso -córner abierto, en el 75-.

Participarían asimismo Smith, Lawrence, Richards, Jonny, Iago Aspas y Rodrigo -por Allen, Declan John, Davies, Azpilicueta, Alcácer y Suso-, después del debut de Kepa, con parada al derechazo lejano y débil de Ramsey -minuto 60-. Clausuró el mejor equipo sobre el césped con pelota y una tensión competitiva que elogia a la meritocracia que quiere imponer Luis Enrique en la transición del libreto y la nómina en una de las favoritas a todo. España se dio el gusto de evidenciar su fondo de armario en un enfrentamiento devenido en entrenamiento con público por mor de todas las virtudes que exige el nuevo selecionador. Todo ello antes de volver a combatir contra Inglaterra en la Liga de Naciones. Y los galeses salvaron el honor con el centro de Brooks -delicado, con el exterior de su zurda- y el testarazo a la red de Vokes -minuto 90-.

- Ficha técnica:

1 - Gales: Hennessey; Gunter, Williams (Chester, m.46), Davies (Richards, m.63), Roberts; Ampadu (King, m.50), Allen (Smith, m.62), Wilson (Brooks, m.46), Ramsey, John (Lawrence, m.63); y Sam Vokes

4 - España: De Gea (Kepa, m.46); Gayá, Albiol, Ramos (Bartra, m.46), Azpilicueta (Jonny, m.63); Rodri, Saúl (Koke, m.46), Ceballos; Suso (Rodrigo, m.81), Morata y Alcácer (Aspas, m.73).

Goles: 0-1. Alcácer (m.10), 0-2. Ramos (m.19), 0-3. Alcácer (m.29), 0-4, Bartra (m.74), 1.4, Vokes (m.89).

Árbitro: Anthony Taylor (ENG).

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Principality Stadium de Cardiff (Gales) ante unos 52.000 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.