www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LIGA DE NACIONES

Sólo Inglaterra separa a la renovada España de la fase final | 20:45/La1

lunes 15 de octubre de 2018, 15:26h
La obra de Luis Enrique pone a prueba su optimismo ante los británicos.

España dispondrá este lunes de su primer bola de clasificación para la fase final de la Liga de Naciones de la UEFA. La matemática indica que un triunfo ante Inglaterra en el Benito Villamarín certifica el acceso y un empate en tal enfrentamiento bastará para dejar el viaje sentenciado de manera virtual. Por ello, el sistema entrenado por Luis Enrique habrá de salir al césped con la ambición mostrada con anterioridad y alimentada por la sensación de que cualquiera que juegue bien en su club puede llegar al combinado nacional.

Esa motivación y hambre de algunas nuevas piezas es la que tendrá que conjugar un técnico que no tendrá a Dani Carvajal o Isco a disposición. El asturiano. que viene de haber debutado en el banquillo español con victoria en Wembley y de golear a Croacia en la segunda jornada de este torneo, maneja variantes tras las conclusiones sacadas del amistoso ante Gales, en el que las rotaciones resultaron extendidas a todas las posiciones. Ante los ingleses no se espera una revolución pero sí la manutención de ese reparto de protagonismo que ha reactivado la moral del colectivo.

En esos cálculos cuadra la alineación de nombres como Nacho y Marcos Alonso para apuntalar la línea defensiva. El regreso de Sergio Busquets a la medular se da por sentado, a pesar del gran rendimiento dado por Rodri, y la irrupcion de Paco Alcácer tras su doblete de Cardiff y su gran estado de forma en el, Borussia Dortmund no es un opción descabellada. Decidirá el seleccionador si hacer un tributo a Mac Bartra -jugador del Betis- ante su tribuna, pero lo que parece fuera de negocio es el estilo combinativo pero más agresivo sin pelota y vertical con ella.

Sea como fuere, España afrontará en Heliópolis un examen de altura a la obra de 'Lucho', en su quinto partido con el timón del equipo. La necesidad de generar fe y seguridad en un camarín vapuleado tras el mal Mundial ruso parece haber surtido efecto, mas ante Inglaterra será exigido por un esquema que juega como aquellos que han arrebatado el mando mundial del balompié al "tiqui-taca". Será de obligado cumplimiento el rigor táctico, la atención al equilibrio y la cobertura que trate de domar al contragolpe visitante.

No obstante, Gareth Southgate ha dado una vuelta de tuerca a su idea y ha desdeñado la defensa de tres centrales y dos carrileros. Aunque llegaron a las semifinales del Rusia 2018, con una generación joven y valiosa de jugadores, las actuaciones discretas cosechadas desde verano le han hecho replantearse la puesta en escena. Por eso buscará fortalecer la medular, ante la plaga de bajas -destracan las de Henderson y Stones, jefes de la retaguardia y del centro del campo, respectivamente-.

Llegan los británicos con la presión de sumar para no descender a la Segunda División de la Liga de Naciones. Ese fantasma es real si vuelven de Sevilla con una derrota. Su arquitecto diseñará otro 4-3-3 con el que cohesionar sus líneas y aguardar a que el tridente vertiginoso que ponga en liza -Rashford, Sterling y Kane, presumiblemente- amortice las transiciones de las que esperan disponer. En el 0-0 ante lo croatas ya probó ese dibujo, si disipar las dudas.

La sequía goleadora, no sólo del discutido Kane, se une a las lesiones de Danny Rose y Luke Shaw. En este sentido, el laterla zurdo podría recaer en el obrero del Leicester Ben Chilwell, quien debutó con la camiseta inglesa y lo hizo con notable alto en Rijeka. A su lado se presume que figuararán el gigante Harry Maguire y Joe Gomez, del Liverpool, con Tripper en el carril diestro. Dier ocupará el puesto de Henderson, en torno al jugador del Tottenham asoman Barkley y Winks, nombres que retratan la precaria situación -Dele Alli y Lingard están en el dique seco-.

Pero las ganas de reivindicarse de esta sedienta generación de futbolistas ingleses convierte el duelo en un brete resbaladizo. La pelota será española, pero el peligro estará en disputa, pues Pickford no está acostumbrado a encajar muchos goles y la eficacia defensiva de sus compañeros está contrastada. Así pues, se cruzarán un ataque renacido en su calidad y pegada contra un modelo de achique y salida que conserva su morfología pero no su veneno. Harry Kane, quien ya acumula seis partidos con la selección sin ver puerta, puededisponer de la última palabra.


- Alineaciones probables:

España: De Gea; Azpilicueta, Nacho, Ramos, Marcos Alonso; Busquets, Thiago, Saúl; Aspas o Alcácer, Rodrigo, Asensio.

Inglaterra: Pickford; Chilwell, Maguire, Gomez, Trippier; Barkley, Dier, Winks; Rashford, Kane, Sterling.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.