www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MARÍA JOSÉ SEGARRA

La fiscal general del Estado rechaza presionar al TS por la causa del 1-O

La fiscal general del Estado rechaza presionar al TS por la causa del 1-O
Ampliar
(Foto: Efe)
lunes 15 de octubre de 2018, 09:34h
La ministra Delgado dice que "no se va a dar instrucciones a nadie".

La fiscal general del Estado, María José Segarra, ha pedido que se deje trabajar al ministerio público "con tranquilidad" ante la causa del "procés" y ha pedido que no se entre en "conjeturas" sobre cómo será el escrito de acusación contra los dirigentes independentistas implicados.

Segarra ha hecho estas declaraciones antes de asistir a un desayuno informativo en el que ha participado la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como invitada y después de que varios medios elucubraran este fin de semana sobre las penas que puede pedir la Fiscalía para los investigados.

"Estamos ante una causa muy compleja; querría que hasta el momento en que no se nos dé el traslado para formular el escrito de conclusiones provisionales se nos deje trabajar con tranquilidad y no se entre en conjeturas que en todo caso no proceden de la Fiscalía", ha manifestado Segarra.

La fiscal general del Estado no ha querido ni avanzar cuándo se presentará el escrito provisional de acusación y se ha limitado a señalar que será cuando les dé traslado el Tribunal Supremo de la confirmación del fin de la instrucción. "Cuando sea el momento procesal oportuno se dará el escrito de acusación y se explicará a la opinión pública y a la prensa", ha concluido.

La ministra de Justicia ha considerado, por su parte, que ERC sabrá lo que hace ante unos presupuestos "sociales y de progreso", pero ha reiterado que el Gobierno no va a dar instrucciones a la Fiscalía en la causa del "procés" y ha pedido que se deje trabajar con "sosiego" al ministerio público.

"No se va a dar instrucciones a nadie", ha garantizado Delgado en un desayuno informativo organizado por Europa Press ante la decisión de ERC de condicionar su apoyo al proyecto de presupuestos a que el Gobierno pida a la Fiscalía que retire las acusaciones a los dirigentes independentistas presos.

Tras insistir en el "absoluto" respeto del Ejecutivo a la independencia fiscal y a la autonomía del poder judicial, ha pedido esperar a que se presenten los escritos provisionales de acusación y ha considerado que "ni procesados ni ciudadanos merecen estas especulaciones en este momento".

Penas de hasta 25 años

La Fiscalía ultima su escrito de acusación en la causa por el "procés", que se formalizará por rebelión en el caso de los miembros del govern cesado sin pedir en ningún caso la máxima pena (30 años), siendo el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras para quien reclamará la mayor condena como dirigente.

La acusación por el 1-O se dividirá en tres grandes bloques dependiendo sobre todo de la responsabilidad que atribuya el Ministerio Público a cada uno de los 13 procesados por rebelión, según han confirmado a Efe en fuentes fiscales.

El primero englobaría a los seis exconsejeros por su papel decisorio en la preparación del referéndum ilegal y a los que acusará de rebelión en su modalidad agravada, quedando absorbido en ese delito el de malversación, por el que también están procesados.

La mayor petición de pena recaerá en Junqueras por ser quien ostentaba entonces uno de los principales cargos del Govern -junto al huido Carles Puigdemont- por lo que la Fiscalía podía pedir hasta 25 años sin llegar al máximo de 30 años.

Para el resto, los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Dolors Bassa, la Fiscalía baraja pedir penas que no superarían los 20 años.

A un segundo grupo -los exlíderes de ANC y Omnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell-, la Fiscalía se plantea acusarle solo por rebelión (sin agravarla por la malversación), por lo que en estos casos las penas reclamadas serán más bajas, y oscilarían en una horquilla de entre 10 y 15 años, si bien podrían llegar hasta los 25 años si se les considera jefes.

Finalmente, a un tercer grupo -Carles Mundó, Meritxell Borràs y Santi Vila- la Fiscalía prevé acusarle solo de malversación y no por rebelión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.