www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 3

Inglaterra despeña de la nube a la confiada España | 2-3

Inglaterra despeña de la nube a la confiada España | 2-3
Ampliar
lunes 15 de octubre de 2018, 22:31h
La mayor intensidad y hambre de los visitantes destrozó el duelo en el primer acto. Por Diego García

A España le bastaba con empatar ante Inglaterra para sellar su acceso a la fase final de la Liga de Naciones, que guarda un puesto para la Eurocopa de 2020. La victoria en Londres y la goleada ante Croacia diseñaron un colchón que bien podría tender a la especulación nacional. Pero Luis Enrique ordenó mantener la identidad atacante, más vertical que en la pasada década, para afrontar lo que se desnudaría como un severo examen a la precisión y el rigor táctico.

El asturiano reprodujo el 4-3-3 pero colocó a Nacho -central-, Jonny -por Carvajal- y Marcos Alonso -lateral zurdo- en la renovada zaga. Busquets se verían flanqueado por Saúl y Thiago, con Asensio e Iago Aspas en e rol de extremo y Rodrigo en punta. Prosiguió con las rotaciones el entrenador del conjunto local ante un bloque británico mejorado, que prescindió definitivamernte de los tres zagueros. Plagió el dibujo rival Gareth Southgate y suplió a Henderson y Stones -sancionados- con Dier y Gomez. Winks y Barkley batallarían para que el tridente -Kane, Sterling y Rashford- resolviera en vuelo. El duelo de estilos estaba servido.

Los favoritos saltaron al verde con la pretensión de herir a los visitantes y marcar el territorio. Al galope de una circulación rápida en los cinco minutos iniciales se encadenarían llegadas sobre el arco defendido por Pickford. Thiago abrió el fuego al rematar, lamiendo el poste, una jugada de estrategia fraguada entre Asensio e Iago Aspas. A continuación el meta del Everton salvaría a los suyos con una suertura parada a la volea de Marcos Alonso -en córner botado por el balear madridista-. Y una pérdida de Trippier, presa de la presión española, se tradujo e la conducción de Asensio. Un punterazo débil atrapado por el portero clausuraría el fogonazo.


Y también dio paso al equilibrio de fuerzas que reinaría desde entonces. Los británicos evidenciaron competitividad y personalidad y pasaron de replegar en cancha propia a alternar subidas de líneas que trompicarían la placidez en la asociación española. Sin juego entre líneas, Thiago, Saúl y Busquets naufragarían en la distribución, obligando a avanzar en horizontal y estático. Mas, la anhelada superioridad por banda se vería contrarrestada por las ayudas de Sterling y Rashford. Asensio y Aspas perdieron influencia y Jonny y Marcos Alonso no sumarían en ataque y flaquearían en el achique. Pasado el primer cuarto de hora el libreto de Southgate planteó un nudo que congeló a los locales.

España sufriría impotencia en los lances individuales -a los que quedó abocado ante la superioridad energética de la medular isleña- y, lo peor de todo, padecería una desequilibrio táctico que acabó por desnudar a 'Lucho' las carencias por las que la selección patria ha abandonado los grandes torneos precedentes antes de lo previsto. El creciente ardor inglés en fase defensiva contaminó de dudas a sus contrincantes, y la otrora concatenación segura y fluida de pases se tornó en una montonera de imprecisiones y fallos técnicos. Perdido el ecuador del campo, restaba aferrarse a la concentración en las coberturas. Pero ésta no despertaría.

Tras varios avisos de la amenaza latente que concernía perder el cuero y ofrecer a los visitantes un contraataque, Inglaterra sacudiría su frescura física con severidad. Sobre el característico fundamento de la velocidad de transición y la primacía de la potencia anatómica dañaron de forma sistemática a un equipo nacional partido. Saúl, Thiago y Busquets navegaron sin rumbo en la ocupación de espacios y Harry Kane resplandeció en la venenosa lectura de juego. El delantero del Tottenham, criticado por su mala racha anotadora, se erigió en el mejor creador de futbol. De sus botas nació y germinó la afrenta que devino en goleada antes del descanso.

Comenzó su estilosa maniobra de derribo, en el compás vertiginoso del contragolpe, penalizando la apatía de Busquets en la marca. Le llegó la redonda y puso en ignición a Rashfond. El jugador del United desbordó en banda y centró para que Sterling batiera a De Gea con un cañonazo cruzado -minuto 17-; localizaría una hectárea a su alrededor Kane en otro envío largo que captó con clase y trazó una serie de amagos que nubló a tres peones españoles. Todo ello para asistir al 0-2, autografiado por Rashford -minuto 30-; y en el 38 puso la guinda a su exhibición al alimentarse de los brazos bajados de la retaguardia local al recibir un pase aéreo de Barkley y regalar a Sterling el 0-3. Este último tanto retrataría la profunda desconexión a la que fue empujada una España abatida. Los fantasmas del envés del pasteoreo de la iniciativa habían regresado con un pelaje impío.


La peor cara colectiva rimaría con el desatino en el golpeo a portería de elementos que debían trascender. Asensio reaccionaría al tanto que mutó el envite en el correcalles deseado por los británicos con un derechazo desde el pico del área y a las nubes. Y Saúl probaría, sin éxito, a Pickford en un acción de pizarra, resultando el zurdazo al cielo de Marcos Alonso el colofón atacante de unos 45 minutos calamitosos. La asimetría en la actividad tras pérdida, en la atención a la cohesión esquemática, en el derroche y compromiso, y en la convicción en el plan repartió los puntos y puso a Luis Enrique en situación después de su dorado estreno en el banquillo nacional. La posesión había rozado el 70%, pero la actitud defensiva y los tiros a puerta se definieron como desfavorables (dos a tres).

La reanudación se desplegaría sin mayor interés que medir el orgullo de unos y las ganas de reivindicación de otros. Saúl y Asensio chutarían temprano -sin desafiar a Pickford- y los visitantes contemporizarían con y sin el cuero. Repitieron el abrazo engañoso del modelo de achique y contra, al tiempo que Jonny rozaba un penalti sobre Sterling, los creativos patrios seguían desacertados en su relación con la redonda y Ceballos y Alcácer sentaron a Saúl y Aspas -minuto 57-. Y el delantero levantino enviaría su primer conectado con esférico a la red: cabezazo angulado maravilloso al córner propuesto por Asensio -minuto 59-. La inyección pensada por 'Lucho' premiaba la mejor actitud puesta en escena en el segundo tiempo.

El quemar del minutaje susurró metamorfosis. Los ingleses cedieron metros y empezaron a sembrar pérdidas de tiempo. Un regate sobrado de confianza de Pickford a Rodrigo le salió mal al arquero, que salvó la papeleta agarrando al valencianista y despejando a córner. El ascenso español en la agresividad redirigió la dirección del peligro y el portero del Leicester se vio inquietado con continuidad. Ceballos tomó las riendas en la mediapunta y el movimiento trasnformador del escenario se completó. Morata fue incluido a falta de 20 minutos -se fue Rodrigo-, cuando Marcos Alonso mandó por encima del larguero una falta en la frontal.

Southgate recuperó la zaga de tres defensas -cinco en esta tesitura-, metiendo a Walker por Barkley, y confirmó el intento de poner el candado al triunfo desde el catenaccio. Por tanto, una España volcada se enfrentaba a una contrarreloj que pondría nota a su capacidad de inventiva ante un muro de diez obreros. Sin embargo, sólo un centro-chut de Alcácer se acercaría al objetivo -Pickford hubo de estirarse-. La presión a cancha completa funcionaría, atrincherando a los británicos, y Thiago, Asensio, Morata y Alcácer dispararían fuera de la diana. Marcos Alonso remataría al poste y Ramos hizo el 2-3 en el descuento. Pero el respingo en todos los parámetros de los jugadores nacionales no arribó a la orilla. La versión rocosa de los semifinalistas del Mundial 2018 les bastaría para celebrar un clinic inesperado. Luis Enrique tiene trabajo, si bien sigue siendo líder del grupo (por dos puntos).

- Ficha técnica:

2 - España: De Gea; Jonny, Nacho, Ramos, Marcos Alonso; Busquets, Thiago, Saúl (Alcácer, m.57); Aspas (Dani Ceballos, m.57), Rodrigo (Morata, m.72) y Asensio.

3 - Inglaterra: Pickford; Chilwell, Maguire, Gomez, Trippier (Alexander-Arnold, m.85); Barkley (Walker, m.76), Dier, Winks (Chalobah, m.90); Rashford, Kane y Sterling.

Goles: 0-1, M.16: Sterling. 0-2, M.29: Rashford. 0-3, M.38: Sterling. 1-3, M.58: Alcácer. 2-3, M.97: Sergio Ramos.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó a los visitantes Dier (m.11), Winks (m.64) y Maguire (m.71), y a los locales Sergio Ramos (m.64), Jonny (m.75), Nacho (m.87) y Morata (m.97).

Incidencias Partido del grupo A-4 de la Liga de las Naciones disputado en el estadio Benito Villamarín ante 50.355 espectadores, entre ellos unos 2.500 seguidores ingleses. Durante el descanso del partido el teniente general Juan Gómez de Salazar, en representación de las Fuerzas Armadas, entregó una bandera conmemorativa por el 175 aniversario de la enseña nacional al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y el presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.