www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA REBELIÓN DE PEDRO SÁNCHEZ

viernes 02 de noviembre de 2018, 11:24h
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha envainado sus convicciones y ha forzado a la...

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha envainado sus convicciones y ha forzado a la Abogacía del Estado a retirar el delito de rebelión sobre los presuntos golpistas catalanes, acorralados por la Justicia. Hace solo cinco meses, el dirigente socialista declaraba en Antena 3 que consideraba clarísimo el delito de rebelión cometido por los que en septiembre y octubre de 2017 intentaron quebrar la unidad de España.

Por un plato de votos, Sánchez ha cambiado de opinión. Necesita los escaños de los secesionistas en el Congreso de los Diputados y está dispuesto a postrarse de hinojos ante el presidente felón Carlos Puigdemont y ante Oriol Junqueras cuantas veces sea necesario para permanecer en el poder. Los acuerdos enmascarados para convocar la moción de censura no pueden estar más claros. Ha acercado a los presos, que han establecido despachos “oficiales” en la cárcel de Lledoners. Ha presionado hasta la náusea a los jueces para terminar, sin conseguirlo, con la prisión preventiva. Ha entrado al galope también en la Abogacía del Estado para disminuir la gravedad del delito… Y cuando sean condenados los presuntos golpistas, los indultará, asegurándose permanecer en su poltrona monclovita hasta la primavera de 2020.

Le ha fallado la Fiscalía porque su capacidad de maniobra entre los fiscales es muy reducida. Así es que los presuntos golpistas serán juzgados por rebelión, sedición y malversación.

Y Pedro Sánchez se verá acosado por la oposición y la opinión pública cuando pague la factura comprometida con el secesionismo e indulte a los golpistas, todavía presuntos. Claro que también en esto puede cambiar de opinión, si no los necesitara por la cercanía de convocar de forma inevitable las elecciones.