www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FESTIVAL DE CINE DE SEVILLA

José Luis Cienfuegos: "Se echaba de menos un poco más de cine político en España"

José Luis Cienfuegos: 'Se echaba de menos un poco más de cine político en España'
Ampliar
(Foto: Óscar Romero / Festival de Sevilla)
jueves 08 de noviembre de 2018, 12:49h
Entrevista con el director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, que celebra su XV edición desde este viernes hasta el 17 de noviembre.

Este viernes, y hasta el 17 de noviembre, se pone en marcha la XV edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Nueve días de proyecciones con más de 220 películas en cartel, de las cuales 35 son estrenos mundiales y 116 estrenos nacionales. Todas ellas, además, con el sello que ha caracterizado al festival los últimos años de ser un referente del cine europeo y nacional más arriesgado y militante.

José Luis Cienfuegos (Avilés, 1964), llegó en 2012 a la dirección del festival con la misión de unir el nombre de la ciudad al cine. Seis años después, la ciudad hispalense se ha convertido en una cita ineludible donde lo más granado del cine europeo actual se mezcla con un cine español más desconocido por el gran público.

¿Qué tiene el Festival de Sevilla que lo diferencie de los demás?

Ahora mismo creo que tiene un espíritu de cierta reivindicación, de un cierto cine militante –y este año más que nunca-. Pero, sobre todo, el de ser un festival muy abierto. Un lugar en el que cineastas, público, crítica, gente de la industria… todos se mezclan en una especie de convivencia. Me quedo con ese espíritu de punto de encuentro, que va más allá de proyectar o programar películas.

¿Qué espera de la edición de este año? ¿Cuáles son los retos?

En primer lugar, que se cumplan las expectativas. Este año, con los grandes nombres del cine europeo que nos visitan, son muy altas. También, como en años anteriores, espero poder seguir contando con el apoyo del público. Tenemos, en salas, más de 75.000 espectadores en la pasada edición, por lo que será fácil mantenerse, viendo además lo que está pasando con la exhibición cinematográfica en nuestro país. Aunque he de confesar que el mayor reto será sobrevivir a esos nueve días y poder lidiar a situaciones, como esta que va a ocurrir, de tener en el plazo de una hora y media en los Cines Nervión a László Nemes, a Abdellatif Kechiche, a Florian Henckel, a Aleksey German Jr., que ganó el oso de plata en Berlín, a Yolande Zauberman, que ganó el premio especial del jurado en Locarno, a Pablo Llorca… una barbaridad de directores, nombres irrenunciables del cine europeo en la actualidad.

Se echaba de menos que hubiera un poquito más de cine político y de militancia en España

El cine independiente y reivindicativo ha sido una de las marcas diferenciales los últimos años. Este año, además, va bastante fuerte en este último sentido con cintas como El Rey, El silencio de los otros, Idrissa, M, Putin’s witnesses

La verdad es que no ha sido buscado. Lo que hacemos es tomar el pulso a lo que se está haciendo ahora mismo en Europa. Esto son señales de que algo está pasando. Que haya tantos cineastas, simultáneamente en muchos lugares de Europa, haciendo este tipo de cine, poniendo los puntos sobre las íes y dando un puñetazo en la mesa a través de sus películas. Hablando de cine español, hace unos años se echaba de menos que hubiera un poquito más de cine político y de militancia, aunque también es verdad que los 90 eran otros tiempos. En la música ocurría tres cuartos de lo mismo. El signo de los tiempos.

 (Foto: David Vico / Festival de Sevilla)Un tipo de cine que, sin la presencia de este tipo de festivales, apenas tendría recorrido.

Los festivales servimos para eso, para conectar cineastas y público. Y decir las cosas a la cara a los espectadores. Que haya esa especie de despertar, que los cineastas cojan por la solapa al espectador y le obliguen a reflexionar y repensar esta Europa que estamos viviendo.

¿Cómo se eligen las películas de este festival? ¿Qué criterio se sigue?

Somos un comité de selección absolutamente plural. Ahora que hay tantas reivindicaciones y tantas firmas, nuestro equipo lleva siendo paritario desde hace años. Dos mujeres y dos hombres. El cine militante feminista forma parte de nuestra programación con total normalidad y no nos hace falta ponernos ningún tipo de pegatina. Forma parte de nuestra naturaleza de programar películas. Lo que intentamos de verdad es no repetirnos. Ser un festival reconocible y no previsible.

Somos unos espectadores cada vez más acomodados, que vamos a lo que nos dan en casa a golpe de click en el ordenador

¿Cómo se confronta el problema de atracción de público en el cine español? Películas como El mejor verano de mi vida, Campeones, La tribu… se convierten en éxitos de taquilla; sin embargo, otros como Quién te cantará, Petra… chocan con un muro.

Ahí la culpa, atención, no es ni de los distribuidores ni de los exhibidores. Aquí todos los espectadores, y yo me incluyo, también tenemos un punto de responsabilidad. Somos unos espectadores cada vez más acomodados, que vamos a lo que nos dan en casa a golpe de click en el ordenador.

 (Foto: Beatriz Sánchez / Festival de Sevilla)

Uno de los elementos clave del festival en los últimos años ha sido esa atención especial al público joven en busca de un enganche con el cine. ¿Cómo ha visto la recepción de este cine en ese público?

El público joven tiene una mentalidad mucho más abierta de lo que nosotros pensamos. Lo que pasa es que lo cómodo es programarles películas que ya estén prefabricadas para ellos. Es que es muy fácil programar, lo tengo que decir así, como hacen algunos festivales que vuelven a poner películas que ya se han estrenado comercialmente. Y que convierten las secciones dedicadas a jóvenes como un “llenacines” por la facilidad de hacer reservas con los centros de enseñanza. Mil, mil, mil… Nuestra política es completamente diferente. Son películas que nosotros buscamos por toda Europa. Se las ofrecemos a los chavales, sobre todo entre 14 y 18 años, en sus sesiones “escolares” por la mañana pero luego por la tarde son títulos que ven los espectadores adultos en secciones como Nuevas Olas o, incluso, en la Sección Oficial. Y esto es algo que deberían empezar a hacer en otros festivales de nuestro país.

Roy Andersson, Giraldillo de honor

El director sueco Roy Andersson recibirá uno de los Giraldillos de Honor que se entregarán en una edición que repasara su carrera en una amplia restrsopectiva.
El tunecino Abdellatif Kechiche, Palma de Oro en Cannes por La vida de Adèle, también recibirá otra de las estatuillas honoríficas aprovechando el estreno, fuera de concurso, de Mektoub, My Love: Canto uno.
La italiana Valeria Golino y la francesa Emmanuelle Devos serán también homenajeadas con los Ciudad de Sevilla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.