www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNALES

Caso Kokorev: denuncias de manipulación, ahora en las comisiones rogatorias

Caso Kokorev: denuncias de manipulación, ahora en las comisiones rogatorias
Ampliar
martes 13 de noviembre de 2018, 10:17h

Después de catorce años de instrucción, la jueza de Las Palmas, Ana Isabel de Vega, no ha concretado en su último auto por el que prorroga la investigación, de qué acusa a Vladimir Kokorev, ciudadano hispano-ruso bajo el que recae la sospecha de ser testaferro de Teodoro Obiang en España. En unas pesquisas cuyo horizonte penal y para el juicio, según ha reconocido la propia Audiencia Provincial en Canarias, “no tienen un horizonte claro”, la última polémica ha salpicado a la iniciativa de la magistrada instructora de librar una comisión rogatoria a Dinamarca, donde Kokorev habría manejado a través de alguna de sus sociedades cantidades económicas asociadas a los veinte millones de euros por los que se cierne la sombra del blanqueo.

La defensa del empresario, al que desde hace un año se le mantiene cautivo en la isla de Gran Canaria, sin posibilidad de desplazamientos a la península o fuera de España, asegura que el juzgado ha remitido a las autoridades danesas informes policiales sobre las actividades de Kokorev que incluyen “falsedades e incorrecciones”.

El bufete Choclán, encargado de la dirección de la Defensa, ha puesto en conocimiento de la AP de Las Palmas que la instructora se ha lanzado a nivel internacional a investigar hechos que no guardan relación con el supuesto blanqueo de capitales. Aún más, añade que las ‘pruebas’ que se buscan en Dinamarca (operativa de sociedades, etc.), están entregadas con facturas, contratos y demás documentación al tribunal desde el 28 de marzo de 2016.

De acuerdo a las defensas del supuesto amigo de Obiang en España, “con el material que se obtenga de Dinamarca, en caso de que llegue, se pretende justificar un nuevo rumbo a la instrucción que, alejada de los fines que marcaba la querella inicial, puede adquirir un carácter prospectivo, infinito (…) la investigación se ha desviado: se ha pasado de concluir que Kokorev tenía una empresa fantasma sin actividad, a colegir que suministraba bienes y materiales de Defensa a Guinea Ecuatorial”, país que no está sometido a sanciones o embargos internacionales.

Manipulación en el material informático que ya conoce el juzgado

En los informes remitidos a Dinamarca para motivar la búsqueda de datos nuevos sobre Vladimir Kokorev se hace alusión a presuntos indicios de delito que derivarían de “material informático incautado” que no ha tenido control ni supervisión policial, sino que ha sido alterado por la policía, según la propia UDYCO canaria ha reconocido meses atrás en el juzgado.

En concreto, “la prueba original a partir de la que se construye el informe enviado a Dinamarca pidiendo auxilio no existe, fue destruida (…) se trata de un USB en el que es imposible recuperar o acceder a los ficheros que contenía originalmente. Sólo pueden ser accedidos y visualizados aquellos que han sido creados o manipulados por la policía (…) la policía profanó el contenido del USB y del portátil en el que se contenía la información que se ha enviado ahora a Dinamarca. Al no utilizar materiales forenses, dañó el conjunto de los archivos y documentos”, concluye taxativo el documento sobre el que se tendrá que pronunciar la Audiencia Provincial de Las Palmas.

En un caso sobre el que se ha pronunciado el Parlamento Europeo, poniendo el grito en el cielo por la vulneración de derechos primarios al investigado y su familia, y por no respetarse protocolos básicos de instrucción, ahora se pone en la picota el hecho de que “se solicite asistencia jurídica internacional para resolver un caso remitiendo información que, bien no se ha verificado, o no se puede verificar, o se ha comprobado ya que es incierta”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.