www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tour. Lance Armstrong y el dopaje abonan un cisma en el Sky de Froome

martes 20 de noviembre de 2018, 20:31h
Wiggins ha efectuado una defensa del estadounidense que no ha sentado nada bien en los líderes actuales del equipo.

Las aguas bajan revueltas en el paraíso. El equipo Sky ha logrado vencer seis Tours de Francia en la última década, un hecho inaudito para el ciclismo británico que no ha dejado de levantar sospechas fuera de las islas británicas. Por eso, no resulta productivo que miembros reseñables de esa estructura, que ha pasado a monopolizar el mando de este deporte, se alinee con una figura tan polémica y contaminante como es Lance Armstrong. Pues bien, esto ha ocurrido y la discordia endógena ha acabado por hacerse pública.

Bradley Wiggins, el iniciador de la sorpresiva era gloriosa de la estructura inglesa, ha publicado un libro llamado 'Icons'. En esta obra trata de compartir con el aficionado los logros de los ciclistas que para él han resultado inspiradores en su camino para perfeccionar sus aptitudes hasta el punto de ganar el Tour de Francia, contra todo pronóstico. Y en esa lista se encuentra el estadounidense, ganador de siete Tours pero desposeído de todos ellos al confesar su dopaje estructural en el también dominador US Postal.

Después de haber pasado años critando al tejano, el británico ha reconocido en este libro que mantiene una devoción por Lance que excede cualquier tipo de filtro ético. "Fue durante una carrera ciclista y el vino y rodó a mi lado. Me dijo: ‘¿Qué estás haciendo aquí Wiggo?’. O algo parecido, y me sonrió. Me sentía a diez pies de altura. Porque era Lance Armstrong el que me lo decía", explicó en una charla con un medio de comunicación, enmarcada en la promoción de su producto litertario.

"¿Se me permite decir esto o eso me convierte en un ciclista hereje?", se preguntaba en esa manifestación un Wiggins que señaló lo siguiente: "Lance en ocasiones rozaba lo sociópata y siempre era muy especial. Ahí está la paradoja por la que Lance ha sido despojado de sus títulos. A sus oponentes no les gustaba, pero seguro que le respetaban. Lance ha pagado un precio muy alto por lo que ha hecho. Cierto es que el deporte ha sufrido, pero no estaba sólo en ello".

"(Armstrong) Fue el ganador perfecto", remató Wiggins. Esa defensa del estadounidense no ha sentado nada bien a Geraint Thomas, vigente ganador del Tour de Francia y nueva cara pujante del Sky. El otrora gregario -hasta el desplome en 2018 de Chris Froome- ha contestado al que fuera jefe de filas en sus primeros años como profesional sobre este extremo. "Bradley (Wiggins) tiene un libro que vender", sentenció, tajante, el corredor galés que aspira en 2019 a seguir alimentando su palmarés, en este despertar tardió de su trayectoria deportiva.

Y, ante los micrófonos, quiso justificar la imprudencia de 'Wiggo'. "Él ya no tiene que preocuparse de nada. No tiene que correr in lidiar con los periodistas. Puede decir lo que quiera y conceder las entrevistas que quiera, así que puede decir algo así y conseguir mucha publicidad", remató un Thomas que sí ha de torear con las acusaciones de dopaje que están arreciendo contra su equipo y, por ende, contra los logros que llevan amontonando desde 2012.

Precisamente a ese año corresponde el primer Tour de Wiggins, una victoria que se encuentra bajo sospecha por culpa del doctor Richard Freeman, galeno que comparecerá ante el Consejo Médico General (GMC) por haber sido receptor de unos parches de testosterona, prohibidos, en la sede de la British Cycling. Ocurrió en junio de 2011 y las autoridades parlamentarias del Reino Unido quieren saber si ese hallazgo, no esclarecido, supone un indicio de una presunta trama de dopaje que favoreció el exponencial rendimiento del equipo.

Freeman, que arguyó que le robaron sus archivos médicos durante un viaje de vacaciones, se negó a acudir a testificar, pero la pasada semana le fue emitida otra invitación. Por el camino se ha destapado que en 2016 el grupo ruso de hackers llamado Fancy Bears conseguió unos ficheros que refutan que Wiggins y Froome se granjearon unas exenciones por uso terapéutico relativas a aquella época. Una etapa en la que el doctor italiano Fabio Bartalucci cobró "200 millones de libras (229.740.000 euros) por 100 días de trabajo" en el Sky, debido a su "conocimiento especial" en unos controvertidos programas de recuperación intravenosa.

Y, por si fuera poco, Armstrong no se ha quedado callado ante todo esto. El denostado ciclista se ha burlado del robo al trofeo del Tour ganado por Thomas, ocurrido hace días. La sustracción aconteció en una exposición que celebraba Pinarello en Cardiff y un descuido de la seguridad provocó el hurto. Al enterarse, el tejano escribió este ácido mensaje a Geraint: "Qué lástima amigo. Tengo siete de esos en casa. Si quieres te presto uno". En efecto, Lance se quedó con las copas, aunque la UCI suprimiera sus entorchados. Todo ello se ha desarrollado mientras que el galés grita jerarquía ante Froome y se avecina una lucha endógena de difícil gestión para el Sky en el próximo Tour ed Francia. Sus dos gallos ya no admitirán no partir como favoritos en la Grande Boucle venidera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.