www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. El LeBron James soñado por los Lakers amenaza con revolución

martes 20 de noviembre de 2018, 21:33h
A falta de más incorporaciones de relumbrón, los angelinos han crecido en torno a su nuevo jefe.

Parecería que en estas semanas se está gestando la nueva relación de fuerzas en la NBA. Un escenario renovado que acabe con la jerarquía de los Golden State Warriors. Y el culpable de ello sería LeBron James. Esa es la teoría que manejan un buen puñado de analistas estadounidenses, especializados en la mejor liga de baloncesto del planeta. Según esa hipótesis, el fichaje del astro de Akron y su rendimiento en este curso -de él y de los Lakers-, estaría sembrando la semilla para desencadenar una explosión en el próximo mercado de agentes libres, del verano venidero.

La primera parte del condicional está arrancando. Lo hizo en el American Airlines Arena de Miami, cuando King James gritó al planeta que es el que era y quiere seguir siendo, para tirar de su camarín hacia puestos de playoffs, con el mismo récord que los mismísimos Houston Rockets. En la que fuera su cancha antes de regresar a Cleveland para entregar a los Cavs el primer anillo de su historia. este alero sin igual asombraría a propios y extraños por la dimensión de su vigencia.

Con 33 años firmó la siguiente tarjeta: 51 puntos y ocho rebotes. Lo hizo con un tono dominador que recuerda al de sus mejores versiones. No obstante, se encargó de acomplejar a los Heat con 19 puntos en el primer cuarto. En su decimotercer partido de 50 o mas puntos, incluidos los disputados en playoffs, LeBron refutó el chispazo que le vio ponerse a la altura de leyendas de este deporte desde el prisma de lo estadístico en cuanto a puntuación.

Esa gesta se certificó con la elástica angelina -elemento aglutinador de talento trascendental- el 15 de noviembre. Entonces se fue hasta los 44 puntos, 10 rebotes, nueve asistencias y tres tapones. De ese modo, sus registros de puntuación superaron a los del legendario Wilt Chamberlain. En el entretanto, su equipo consiguió dar otro golpe de carácter y competitividad sobre la mesa, ya que tumbaron a los imparables Blazers por un 126-117 que remarca el crecimiento y potencialidad de la obra de Walton y 'Magic' Johnson.

La marca se daría a 3:55 para el final. Pero, es que lejos de quedarse en lo individual, la inspiración de James se concentró en la victoria: anotaría 28 puntos en los dos cuartos finales, quedándose a una asistencia del triple-doble número 75 de su trayectoria deportiva. Ya desde el quinto puesto de la clasificación histórica de anotadores -en este curso ya ha superado a Dirk Nowitzki y a Chamberlain- susurró que está en codiciones de volver a resultar dominante en esta liga. Y lo refutó en Florida.

Los Lakers han remontado su comienzo de curso dubitativo y firman un 7-3 en sus últimos 10 duelos. La versión más lúcida vista en el Staples de LeBron ha coincidido con la mejoría en lo relativo a los automatismos defensivos y la complementariedad en pista de los jóvenes Kuzma, Ingram, Hart y Ball con la veteranía de Rondo y de las torras McGee y el recién fichado Tyson Chandler. Pero, lo que es aún más importante, lo ha hecho al tiempo que los vigentes campeones se están despeñando como equipo.

En este punto entra en escena la otra parte de la teoría. Con James y sus Lakers dando muestras consistentes de competitividad sin demasiado talento en el vestuario, hacía falta que algunas de las estrellas que habitan en este torneo sientan la necesidad de salir de su zona de seguridad. Y ahí entra en juego el efecto llamada y el magnetismo histórico que desprende LeBron. Un talento capaz de reclutar a los más grandes para ganar anillos. Y, lo que es mejor, ganarlos con él y en Hollywood. Lo máximo en el presente para muchos aspitantes a leyenda en la NBA.

En esa fórmula, según las pesquisas, entrarían Kevin Durant y Anthony Davis. El primero ya ha cumplido su deseo de ganar el anillo y de ser MVP de las Finales durante su estancia en la franquicia de Oakland. Y será agente libre en 2019, hecho que ha provocado un cisma con Draymond Green que tiene aspecto de incendio de complicado sofoco. Porque 'Durantula' sabe lo erosivo que es convivir con el ala-pívot y no está dispuesto a volver a perdonar la millonada de se ha ganado con el fin de convertir en dinastía a los Warriors. Así lo ha dejado entrever su entorno. La pelea entre ambos, amigos hasta la derrota ante los Clippers, casi ha decretado que estos meses serán los últimos de ambos compartiendo bus.

Y Davis sigue engordando su estatus por medio de actuaciones ejemplares que le hacen resplandecer como uno de los mejores center del panorama. Pero este fino gigante aspira a trascender, y para lograrlo deberá de salir de los Pelicans. Su condición contractual no le facilitaría mirar al mercado en el verano del próximo año, mas la mezcla de Los Ángeles con LeBron James le parece apetitosa a cualquiera. El pívot, que viene de endosarle 40 puntos a los pujantes Nuggets, estaría deshojando la margarita. Si Durant se reúne con King James en los Lakers, los directivos de la franquicia californiana podrían ver incrementado su trabajo de forma exponencial para cuadrar salarios de cara al octubre siguiente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios