www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FRACTURA DE LA ECONOMÍA CATALANA

miércoles 21 de noviembre de 2018, 12:36h
La Cataluña del proceso secesionista camina con pasos acelerados hacia la crisis económica. Las veleidades...

La Cataluña del proceso secesionista camina con pasos acelerados hacia la crisis económica. Las veleidades soberanistas fragilizan empresas y negocios. La situación se agrava de día en día. El racista presidente de la Generalidad, Joaquín Torra, marioneta de Carlos Puigdemont, despilfarra el dinero público en embajadas, viajes, subvenciones, patrocinios, publicidad, todo ello a costa del contribuyente catalán y en beneficio de la maniobra utópica del secesionismo.

Marina Valero, que es una periodista sagaz, aporta datos reveladores. Aparte las 4.000 empresas que han huido de Cataluña, las que no tienen otro remedio que quedarse contemplan cómo se fractura el negocio. El hotel Meliá Sarriá se ha deteriorado en un 24%. En Madrid y en Sevilla, esos mismos hoteles crecieron en idénticas fechas veraniegas en un 16% y en un 14%.

El deterioro sin precedentes de Meliá en Cataluña se debe a la tensión política, a la fuga del turista extranjero y del nacional y a la incertidumbre del proceso separatista. Aparte los sentimientos sinceros de muchos catalanes sobre la soberanía, una buena parte de los dirigentes políticos se envuelven en la estelada con la esperanza de zafarse de la Justicia que les acosa por corrupción y malversación. La imagen de la familia Pujol produce pavor entre los que han colaborado en adueñarse de las mordidas y tienen ante ellos un horizonte de barrotes carcelarios.

Produce infinita tristeza que una de las regiones más prósperas de Europa se deteriore sin cesar por el egoísmo de los que quieren sortear el cerco de los tribunales de Justicia. Y para colmo, las veleidades, las contradicciones y las concesiones de Pedro Sánchez contribuyen a fragilizar más la situación. La permanencia del flamante presidente del Gobierno en Moncloa depende del plato de votos que le vende Torra y su Generalidad, cobrándose facturas indecentes y onerosas que comprometen la unidad de España.