Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINAL

Copa Libertadores. Impera la lógica y el River-Boca de la vergüenza se aplaza

domingo 25 de noviembre de 2018, 18:10h
Tras el ataque de este sábado, los jugadores 'Xeneizes' no estaban en condiciones de competir.

Que la histórica final de la Copa Libertadores que disputan River Plate y Boca Juniors se decidiera horas después de que algunos jugadores 'Xeneizes' sufieran lesiones por el ataque a su autobús y los gases lacrimógenos empleados por la Policía parecía una idea peregrina. La Conmebol esgrimía la necesidad de celebrar el evento este fin de semana, por la proximidad del G20 que acogerá Buenos Aires. La capacidad para mantener la seguridad con los dos eventos desarrolándose de forma simultáneo era un desafío imprudente. Por ello, el organismo fijó que este domingo se zanjaría, como fuera, el título.

Pero llegó la jornada dominical y, con ella, la razón amaneció. El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez confirmó que el partido de vuelta de esta cita legendario se posponía sin fecha. "No están dadas las condiciones y como estamos por el bien del fútbol vamos a convocar a los dos clubes a Asunción para buscar una nueva fecha", señaló el dirigente, citando la resolución adopatada por el Consejo de Conmebol. Y, ante el micrófno de la cadena televisiva Fox Sports, expuso que "queremos que los jugadores cuando entren sea sin ninguna excusa. El Consejo de la Conmebol no garantiza el espectáculo y por ese motivo vamos a posponer el partido".

Aunque el sábado no contemplaran tan importante la igualdad de los dos equipos y no calibró el impacto del shock en la platilla de Boca, Domínguez rectificó a tiempo y defendió que "no es culpa de la Conmebol sino de los inadaptados. Tenemos reportes médicos que no garantizan que haya igualdad deportiva. La decisión ya está tomada". El mandatario de origen paraguayo cambió su posición del mediodía después de la petición realizada por Boca Juniors. Y lo hizo 45 minutos después que se abrieran las puertas del estadio Monumental. "No hay tiempo que perder, no quiero que la gente se movilice. La violencia no es algo que tengamos que dejar de lado, tenemos que hacer autocrítica", zanjó.

El lío se había catapultado de nuevo porque, minutos antes del anuncio de la Conmebol River Plate proclamó que el partido se disputaría en la tarde de este domingo. "River Plate informa que conforme a lo resuelto por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), el partido se disputará a las 17 hs. del día de hoy. Asimismo, cabe destacar que River Plate se ajustará a lo dispuesto por el ente organizador", rezaba el comunicado de la entidad 'Millonaria'.

"En igual sentido, se recuerda a todos los espectadores que las puertas del estadio ya se encuentran abiertas y que, para su ingreso, deberán concurrir con el mismo ticket del día de ayer acompañado de DNI", proseguía un escrito que venía a contradecir al comunicado que había emitido Boca con anterioridad. Los visitantes solicitiaron la suspensión del encuentro porque entendían que no se podía realizar "en igualdad de condiciones".

"El Club Boca Juniors realizó este domingo una presentación formal ante la Conmebol para solicitar que la final de la Copa Libertadores se pueda disputar en condiciones de igualdad, tal como acordaron los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River, en el acta que firmaron el sábado en el Monumental", arguyó el conjunto de la Bombonera, que este sábado vio cómo la lamentable algarada contra su autobús dejaba dos lesionados por cortes y otro puñado de intoxicados por gas lacrimógeno.

Antes de ese intercambio de comunicados entre los clubes interesados, Domínguez aclaró a Fox que el partido se disputaría según lo establecido. "Se juega a las 17 (horario local) y no hay nada que afecte esta decisión. Estamos en una situación desagradable por culpa de inadaptados. Las piedras no resuelven nada", sentenció el mandatario del organismo continental. Aunque desde el club 'Xeneize' se subrayara que "luego de los hechos de violencia sufridos en las inmediaciones del estadio, de haber constatado la magnitud de la gravedad de los mismos y las consecuencias que han generado en el plantel, Boca considera que esas condiciones no están dadas y solicita la suspensión del partido, así como la aplicación de las sanciones correspondientes previstas en el artículo 18, para que Conmebol actúe en consecuencias".

Finalmente, el presidente de River salió al paso de la petición de suspensión a su club y entrega de la copa a Boca. "River nunca quiso jugar con ventaja. Ayer firmamos jugar hoy a las 17, pero no se pudo y está bien. No tengo ninguna duda de que el partido se va a jugar en River y con gente", dijo en rueda de prensa Rodolfo D'Onofrio. Y desplegó que "ayer, después de que el presidente de FIFA (Gianni Infantino) dijera que se jugaba a las 19:15, le dije a (Alejandro) Domínguez (presidente de la Conmebol) que River no quería jugar porque no quiere tener ninguna ventaja". Este martes D'Onofrio y Daniel Angelici, presidente de Boca, se reunirán con Domínguez en Asunción, Paraguay, para definir la nueva fecha del partido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.