www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Iniesta, sobre su depresión: "Quería que llegara la noche para tomarme una pastilla"

EL IMPARCIAL
lunes 26 de noviembre de 2018, 21:14h
El icono del balompié español ha compartido el problema de salud mental que atravesó hace años.

Andrés Iniesta se desnudó ante el planeta en una entrevista concedida este domingo. El autor del gol que dio a España el único Mundial de fútbol que ha podido paladear en toda su historia ha explicado que ha sufrido una dura etapa de depresión en pleno ejercicio del profesionalismo deportivo. Su testimonio, expuesto con el fin de naturalizar la problemática que las enfermedades mentales suponen para los que las padecen, ya generado una ola de empatía para un nombre que tanta emotividad mueve en el Barcelona y en todo el país.

"A las personas nos mueve la ilusión y en una situación así no tienes nada, no sientes las cosas. Deseaba que llegara la noche para poder tomarme una pastilla y descansar", avanzó antes de reflexionar que "cuando sufres depresión, no eres tú. Cuando estás tan vulnerable es difícil controlar momentos de la vida". Y el excelente generador de belleza futbolística, todavía en activo, profundizaría en su padecer y en el contexto en el que desarrolló la enfermedad.

"A mí me viene todo después de ganar el triplete con el Barça", ha confesado. Al parecer, sufrió el peso de la exigencia y la presión toda vez que cumplió los objetivos, en una suerte de golpe de ansiedad cuando el organismo tiene que bajar el biorritmo. "Ganas el triplete, metes el gol al Chelsea, ganas la Champions y ganas tres títulos. Un año increíble. Y llega el verano y te empiezas a encontrar mal. No sabes qué pasa", desplegó el genial creador.

Y se atrevió a desglosar su vivencia ante los focos, a pesar de la timidez y el cuidado de su intimidad con el que siempre ha tratado de conducirse. "Ahí empiezas a entrar en un proceso tuyo, interior, de comenzar a pensar que te encuentras mal y no sabes por qué. Y te hacen pruebas y todo está bien. Pero tú no. Ahí ya entras en un bucle en el que te encuentras muy vacío", reconoció. Sólo sus más cercanos dentro del club azulgrana, como Víctor Valdés, conocieron la gravedad de la situación.

Porque por medio se cruzó el fallecimiento de Dani Jarque, su amigo personal que murió de manera imprevista cuando pertenecía al Espanyol. "Una tarde estaba en casa y me encontraba muy mal. Llamé al médico y le dije 'o hacemos algo o no se qué va a pasar'. Esa misma tarde bajamos a la ciudad deportiva y le dije 'necesito ayuda, necesito algo, porque sino no salgo de esta situación'", expuso un cerebro capaz de hacer florecer el verde al tiempo que luchaba por salir de la oscuridad.

En la charla tuvo tiempo el actual jugador del Vissel Kobe para mostrar cierta nostalgia sobre la posibilidad de haber finalizado su carrera deportiva en el Barcelona. No obstante, pasó por todas las etapas imaginables por las que atravesó la entidad hasta tocar la leyenda de la mano de Pep Guardiola. Pero, tras 15 cursos en la primera plantilla decidió que era el momento de marcharse. Así lo razonó: "Ojalá hubiera podido jugar toda mi vida en el Barça, pero no estaba para dar mi 100% al equipo".

Y también salió en su relato la etapa en la que los duelos entre Real Madrid y Barcelona arribaron a cotas de tensión históricas. "Mourinho fue el componente clave en la mala relación que hubo en aquella época entre Barça y Madrid", diagnosticó antes de resultar claro en su opinión. "Quien no lo quiera ver es que traspasa los límites de la radicalidad. Aquello hizo mucho daño a la selección, a los compañeros. Era surrealista. No veías la rivalidad de siempre, veías odio. Se cultivaba ese ambiente y era insoportable", sentenció.

Finalmente, tuvo palabras para la experiencia vivida en el Mundial de Rusia, decepcionante para la selección española y para el manchego, que se despedía de esa camiseta tras tanto dado a esos colores. "Cuando Julen Lopetegui se fue de la selección, deportivamente no fue positivo. No podía serlo de ninguna de las maneras", manifestó. Y, abierto del todo, desentrañó sus sensaciones más dolorosas al respecto: "Lo que mal empieza, normalmente, mal acaba. El último partido acabó de poner la guinda. El 'mister' (Fernando Hierro) me habló antes. Pero me hablara antes o después no entendí esa decisión (fue suplente) y se lo dije. La respeté pero no la compartí. Me daba igual lo que me dijese. Lo único que quería yo era pasar. Estuve puteado, imagínate".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios