www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL REY PADRE, DON JUAN CARLOS I, CON SU HIJA EN ABU DABI

martes 27 de noviembre de 2018, 12:31h
El Rey padre Don Juan Carlos I ha tenido el gran acierto de tomar del brazo a su hija la Infanta Cristina y viajar con ella...

El Rey padre Don Juan Carlos I ha tenido el gran acierto de tomar del brazo a su hija la Infanta Cristina y viajar con ella a Abu Dabi para acompañar a uno de los grandes deportistas españoles, Fernando Alonso, que ha decidido retirarse de la Fórmula 1. Se solidarizaba así Don Juan Carlos con el campeón del mundo y premio Príncipe de Asturias.

La Infanta Cristina ha sido víctima del acoso de un juez con aspiraciones de estrella. Otro juez, hoy diputado de Podemos por Baleares, presidente de la Audiencia Provincial entonces, la sentó en el banquillo. El “sindicato” Manos Limpias que la acusó no era sindicato ni nada sino una organización dedicada a la extorsión y al chantaje en combinación con Ausbanc. A la Infanta le pidieron 3 millones de euros por retirar la denuncia. Miguel Roca acertó al rechazar el chantaje. La Infanta se sentó en el banquillo y fue declarada inocente. Algunos medios de comunicación que se cebaron en la denigración de la Infanta apenas se hicieron eco de la absolución.

Con el gesto del Rey padre, la Infanta se ha incorporado con normalidad a la Familia Real. La imagen de padre e hija en Abu Dabi ha quedado desdibujada por una cuestión menor. Allí estaba Mohamed bin Salman, al que la CIA implica en el asesinato del periodista Kashoggi. El saludo entre el príncipe saudí y Don Juan Carlos era una cuestión elemental de protocolo. Y no tiene otro alcance. Rosa Belmonte, en ABC, afirma, con ironía, que el heredero saudí buscó la foto como el Pequeño Nicolás.

No vale la pena dedicar una línea más a una cuestión tan diminuta y sí insistir en el acierto de Juan Carlos I al acudir a la despedida de Fernando Alonso en compañía de su hija Cristina, una mujer inteligente y seria que está dando una lección de serenidad y responsabilidad.