www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"REUNIÓN DE RAPIÑA"

Miles de manifestantes protestan contra el G20 en Buenos Aires

Miles de manifestantes protestan contra el G20 en Buenos Aires
Ampliar
EL IMPARCIAL
sábado 01 de diciembre de 2018, 00:35h
Las autoridades trataron de limitar las marchas contra le cumbre.

Buenos Aires, a pesar del estado de sitio y del protocolo de seguridad sin precedentes desplegado por las autoridades, tambien fue escenario este viernes de ua masiva marcha contra la cumbre del G20 que se celebra en la capital argentina entre este viernes y el sábado. Bajo el lema de "reunión de rapiña" miles de personas marcharon por las calles dejando bien clara su postura contraria a la presencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el país americano.

De ese organismo se diría que es el "verdadero Gobierno", haciendo referencia al histórico rescate pedido por el Ejecutivo liderado por Mauricio Macri con el fin de estabilizar una economía depauperada. Y en la convocatoria, que concluyó sin incidentes de resonancia, lanzarían sus proclamas contra la reunión de líderes mundiales más de un centenar de formaciones políticas, organizaciones sociales y sindicatos. Siempre custodiados por miles de policías y vallas que ha cercado, en todo momento, el recorrido de la macha.

Ese colectivo de ciudadanos y representantes políticos que salieron a las calles para atacar a G20 -como es tradición en todas las ciudades en las que se celebra una de sus cumbres-, la Confluencia Fuera G20 FMI, ha contado en su cabecera con un grupo de mujeres con los torsos desnudos y el cuerpo pintado con las banderas de los países participantes. Esa estampa es la que acabaría pr encetrar el foco de la atención de los medios de comunicación.

Pero también se elevaron pancartas y caretas de los que se consideran los más odiados por los manifestantes. En esa suerte de candidatura al descrédito popular vencieron Mauricio Macri, Donald Trump, y de la directora del FMI, Christine Lagarde. Y en la manifestación pacífica sobresaldría una figura de peso en la sociedad local: Nora Cortiñas, miembro de las Madres de Plaza de Mayo, de 88 años. Su voz expondría que "estamos acá para repudiar la política económica del Gobierno, que acepta que venga el G20 y el FMI a darnos instrucciones de cómo tenemos que gobernar el país económicamente. No los queremos acá, que se vayan".

Y Cortiñas añadiría a su argumentación, que sintetizaba el sentir de los miles de manifestantes, que "no queremos que nos hagan pagar una deuda externa que no tomamos nosotros. No queremos represión y no queremos más ajuste". La activista vino a resumir el mal recuerdo que se tiene en su sociedad de los primeros años del siglo XXI, en los que el corralito y el robo de miles de millones de dólares llevó a la multiplicación de la pobreza en Argentina. Por ello la diana también estuvo puesta en la obligación de atender a la deuda externa impuesta por el rescate del FMI.

El recorrido, según han desvelado fuentes paricipantes en la marcha, estuvo precedido de la negociación entre los organizadores y el Ejecutivo. El resultado de esas charlas fue el permiso para llevar a cabo la protesta, pero con la condición de cambiar una senda que acabó conduciéndose por la avenida 9 de Julio y la avenida de Mayo -dos de las vías bonaerenses principales-. La vigilancia de unos 22.000 policías ayudó a la ausencia de salidas violentas de tono hasta que la comitiva finalizó frente al Congreso. Horas antes las autoridades policiales detuvieron a dos personas al detectar una camioneta que transportaba 25 radios de comunicaciones y se registraron ocho bombas molotov metidas en un taxi quemado en el centro de la ciudad.

Vilma Ripoll, Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), participó de las protestas y reivindicó que "nos tendríamos nosotros que cuidar de ellos, si ellos son los que provocan las guerras, las hambrunas, los que castigan a los inmigrantes, los que provocan el hambre en los pueblos". "Pero tienen que saber que no les tenemos miedo, que vamos a seguir en la calle y que no les vamos a pagar la deuda como quieren, con el hambre del pueblo", recalcó.

A ese testimonio se sumó el de Hugo Godoy, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado. Su lectura de la manifestación contra el FMI y el G20 apuntó a "las políticas que los países centrales imponen sobre el conjunto de los pueblos del mundo: saqueo, especulación financiera, contaminación". Unas medidas que, aseguró, "solamente dejan la destrucción del trabajo y la producción y arrasan con la soberanía de las naciones". "Los Trump, los Bolsonaro, los Macri, lo único que dejan es saqueo y desolación de los pueblos. Necesitamos construir a contrapelo de este capitalismo devastador una perspectiva de civilización diferente", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios