www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Voz/x

domingo 02 de diciembre de 2018, 19:15h

Una escurridiza banda de atracadores acudía rutinariamente a su guarida para repartirse el botín tras el saqueo. Entre sus miembros había un mudo al que sus correligionarios apodaban familiarmente Mudito. El reparto era siempre con las mismas proporciones: 40% para el Jefe, 25% para Johny, 25% para Charly y 10% para Mudito. Un día, Mudito estalló y de lo más hondo de su cavidad bucal salió un sonoro “¡cabrones!”. Sorprendido, el jefe de la banda exclamó: “¡Caramba Mudito! pero si hablas”. Y Mudito sentenció: “Con vosotros hablan hasta las piedras”. En Andalucía, algunos muditos, por fin, han hablado emitiendo una retumbante Vox.

Es voz de alarma que previene contra el exceso y la falsificación de demagogos de talla. Voz que alerta contra la verborrea empalagosa de políticos que concentran la mayor cantidad de palabras en la mínima cantidad de pensamiento sin transmitir absolutamente nada. Voz que delata a dirigentes revanchistas, tergiversadores de la Historia y faltos de honradez intelectual. Voz crítica contra un presidente que no ha vacilado nunca en contradecirse ni faltar a su palabra o renegar de sus promesas. Voz resistente a ser ahogada por el silencio cómplice de quienes con buenas palabras disfrazan malas acciones y omisiones al servicio del clientelismo partidista postergando el interés general de España. Voz que denuncia la carcoma totalitaria que devora, sutil pero severamente, el edificio democrático, anulando la independencia informativa o judicial, enturbiando la transparencia en la gobernación y cercando a la libertad con la perversión del lenguaje. “Con palabras se inventa un sistema”, se jacta ufano Mefistófeles en el Fausto de Goethe.

Es voz pero también eco de ciudadanos hartos del utilitarismo materialista y de la fría desolación relativista, de ese nefasto todo vale, que confunde tolerancia con apaciguamiento, dinamitando principios morales. Hartos de la homogeneización cultural y banalización de la realidad impuestas por fatídicas epidemias de pensamiento único y corrección política. Hartos de un pacifismo buenista y blandengue que tras sus telarañas esconde infinitas claudicaciones. Hartos del desarme moral de una sociedad que arrumba sus mejores valores en el desván del desprestigio.

Ante una voz así, la demagogia y la degeneración tiemblan gritando: ¡Que viene Vox! ¿Quién entraña más peligro para la democracia? ¿Vox o el separatismo golpista? ¿Una víctima como Abascal o un verdugo como Otegui? ¿Quién daña más al progreso democrático? ¿Vox o un PSOE, que tras décadas en el poder condena a los andaluces a ser los primeros de la nada cometiendo la mayor corrupción de la democracia? Un discordante PSOE, que Despeñaperros abajo defiende la unidad de España, pasteleando, Despeñaperros arriba, con los enemigos de la nación. Cómo recuerda al personaje bipolar de Psicosis, Norman Bates: persona de orden en la recepción del motel y desordenado mental en su casa. Un PSOE sometido como títere a la antipatria, que cadavérica se balancea en una mecedora arrinconada en el sótano del odio. Ha sonado una nueva voz timbrada y potente para abandonar la mudez y mudar la conciencia colectiva de España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (23)    No(0)

+
0 comentarios