www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 15

El Barcelona arrasa al Espanyol y defiende su estatus de patrón liguero | 0-4

El Barcelona arrasa al Espanyol y defiende su estatus de patrón liguero | 0-4
Ampliar
sábado 08 de diciembre de 2018, 22:35h
Los azulgrana explotaron en Cornellá en un primer acto imperial. Por M. Jones

El Barcelona se presentó en Cornellá para afrontar el caracreado derbi catalán más igualado que se recuerda. La excepcional salida de curso del Espanyol equilibraba los pronósticos y, por si fuera poco, Atlético y Sevilla habían puntuado durante la tarde de este sábado. Con esa perspectiva de presión y exigencia de concentración los azulgrana saltarían al verde con una alineación que dejó fuera a Coutinho para apostar por Dembèlè como compañeros de Messi y Luis Suárez. Arturo Vidal y Lenglet ocuparón los escaños de Arthur y Umtiti para completar el once prototípico de Ernesto Valverde.

Rubí, el encargado de devolver la ilusión a la tribuna local, decidió replegar de antemano. Alineó una formación en la que inyectó más músculo y destrucción de la que acostumbre. Y esta muestra de respeto fue entendida como miedo por el hambriento puntero de LaLiga. En concreto, por un Lionel Messi empeñado en demotrar que es el mejor jugador del planeta, días después de que la gala del Balón de Oro no le hubiera colocado ni entre los tres primeros.

El argentino se erigió en protagonista, si bien los blanquiazules supieron cerrar filas en el primer cuarto de hora. Desafiaron al gigante a crear enestático y sin espacios, una de las suertes que más les cuesta a los visitantes, y se afianzaron en el achique intensivo. El problema para el plan especulativo de Rubí es que no pudieron alternar contras, pues el control del cuero fue correspondido con equilibrio tras pérdida por el favorito. Sólo una escapada de Borja Iglesias susurró el horizonte a sus compañeros. En consecuencia, la cancha se fue inclinando hacia la meta de Diego López, aunque los remates todavía no hirieran a los 'pericos'.

Hasta que en el minuto 18 Messi abrió el marcador. Lo hizo frotando su genialidad y trazando un lanzamiento de falta delicioso, que golpearía el poste ante de cruzar la línea de gol. Un fogonazo de belleza que premiaba todo el trabajo de presión alta que venían desarrollando sus colegas. Y, de inmediato, Suárez a punto estuvo de amortizar el shock sufrido por el Espanyol con un chut, en posición franca, que Diego López sacó como pudo. Y esta parada despertó a los locales, que esta vez sí arribarían a Stegen con un cabezazo desviado de Victor Sánchez -a centro de Javi López-. Mas, la reacción del bloque en desventaja fue abortada por la pegada culé. En el 26 Dembèlè restó importancia a su indisciplina recurrente al descerrajar un latigazo angulado que instaló el 0-2. Messi había dañado la espalda del renacido dibujo contrincante, lanzando una transición precisa y culminada con asistencia.

El completo ejercicio jerárquico de los azulgrana vería cómo todavía habría hueco para el 0-3 antes del descanso. Entró en colapso la convicción de los locales y esa circunstancia devino en la apertura de grietas, un escenario poco frecuente en la temporada 'perica'. Sus imprecisiones con la redonda afianzaron a un Barça rápido y coordinado en ambas fases del juego. Rakitic chutaría a la madera en el 37, y Luis Suárez pescó el rechace, enviándolo también al poste. Pero el charrúa no se iría sediento, pues anotó su diana al apurar hasta línea de fondo y, desde ahí, batir a Diego López con un envió que le superó por bajo. Entre las piernas.

Ya con la competitividad desplomada, los de Cornellá atisbaron, em la reanudación, relajación en su rival y aceleraron, subiendo líneas y revoluciones. La honra estaba en juego. En cambio, se cruzaría de nuevo la imperial técnica de Messi para tirarles a la lona. El argentino metió su segundo lanzamiento de falta, esta vez en el minuto 65. Y lo intentaría una vez más, buscando un particular triplete a balón parado que no llegaría. Desde este punto de inflexión definitivo hasta la conclusión, los jugadores de Rubí buscaron anotar un tanto. El técnico quemó las sustituciones con cambios atacantes, pero sería el zaguero Óscar Duarte el que batiría a Stegen. Eso sí, el VAR decretó fuera de juego en esa acción. Y la senda hasta el 90 se recorrería bajo un denso y gris soliloquio en la posesión del merecido líder de LaLiga. Piqué no gozaría del brete para anotar la ansiada 'manita'.


- Ficha técnica:

0 - Espanyol: Diego López; Javi López, David López, Óscar Duarte, Dídac; Víctor Sánchez, Marc Roca, Darder (Granero, min.73); Hernán Pérez (Baptistao, min.59), Melendo (Sergio García, min.63) y Borja Iglesias.

4 - Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Rakitic (Denis Suárez, min.82), Busquets, Vidal; Messi, Dembélé (Coutinho, min.67) y Suárez (Munir, min.79).

Goles: 0-1, min.18: Messi; 0-2, min.33: Dembélé; 0-3, min.45: Luis Suárez; 0-4, min.65: Messi.

Árbitro: Del Cerro Grande (comité madrileño). Amonestó a Dídac Vilà (min.79).

Incidencias: partido correspondiente a la decimoquinta jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 24.037 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.