www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA RELIGIOSA

"No he venido a ser servido sino a servir”

'No he venido a ser servido sino a servir”
Ampliar
(Foto: Efe)
domingo 16 de diciembre de 2018, 12:02h

Este es el lema de José María Gil Tamayo que este sábado ha sido ordenado como Obispo y ha tomado posesión de la sede de Ávila, en una emocionante ceremonia, en la que el ex secretario general de la Conferencia Episcopal Española se ha presentado como un verdadero servidor del pueblo de Dios a imitación de Cristo.

Siete cardenales, más de 60 Arzobispos y Obispos y más de cien sacerdotes, con la presencia del Nuncio de Su santidad en España, Renzo Fratini, han querido acompañar a José María Gil Tamayo en la ordenación episcopal que se ha visto interrumpida durante más de media hora, al tener que ser atendido un familiar del nuevo obispo tras sufrir un infarto, lo que ha hecho necesaria la intervención de los voluntarios de Protección Civil y de los servicios sanitarios. Se trataba de un primo que, finalmente, ha fallecido. Ha sido un momento muy emotivo, pues el hecho se ha producido justo cuando el cardenal Blázquez , estaba ordenando al nuevo obispo de Ávila.

José María Gil Tamayo, que hasta noviembre de este año ejerció como secretario general de la Conferencia Episcopal Española, ha lanzado en su intervención un mensaje de ánimo a los sacerdotes y ha considerado “injusto querer extender un velo de sospecha sobre la multitud inmensa de sacerdotes que sirven a Dios y a la gente de forma ejemplar a raíz de pecados y delitos que desde la comunidad eclesial se han cometido”. El nuevo prelado ha hecho mención también a la acción educativa de las instituciones de la Iglesia en sus diferentes etapas de educación especial hasta la universitaria, pasando por la Infantil, Primaria, Bachillerato, Formación Profesional y universitaria.

Antes, y durante la homilía, el Presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid, ha dicho al nuevo obispo que “la situación actual de la Iglesia en nuestras latitudes requiere especialmente que seas para ellos padre, hermano y amigo”. “Frente a la intemperie inhóspita que nos envuelve con frecuencia, deben crear ámbitos acogedores tanto el afecto de los fieles, como la fraternidad del presbiterio y el cuidado del obispo”.

Blázquez también ha hecho referencia al lema episcopal elegido por José María Gil Tamayo “No he venido a ser servicio, sino a servir”, para señalar: “Es un test de autenticidad si los llamados por el Señor a presidir la iglesia no convertimos nunca la autoridad del servicio en poder despótico”.

Deseamos lo mejor al nuevo prelado, gran persona y ejemplo der sacerdote, que seguro hará más grande su lema.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(2)

+
1 comentarios