www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Kate Morton: La hija del relojero

domingo 16 de diciembre de 2018, 19:21h
Kate Morton: La hija del relojero

Traducción de Máximo Díaz. Suma de Letras. Barcelona, 2018. 560 páginas. 22,90 €. Libro electrónico: 12,99 €.

Por Jorge Pato García

Casi siempre que abordamos una novela buscamos seres de carne y hueso, pero en el caso de La hija del relojero además de un reparto coral de personajes tenemos dos protagonistas principales inanimados. El primero es el Radcliffe Blue, una piedra preciosa codiciada por todos, un diamante que además es un amuleto que protege la vida de aquel que lo posee. Será una joya que pasará de unas manos a otras bajo el lema de que el que la protege recibe protección a cambio. La segunda es una casa que podríamos decir que tiene vida propia, Birchwood Manor. Es una mansión bordeada por un río al típico estilo de la campiña inglesa situada a orillas del Támesis.

Pues bien, estos dos objetos irán relacionándose con todos los personajes en un entramado de historias que se inicia en el siglo XIX y que acaba en la ciudad de Londres en la actualidad. Es allí donde Elodie Winslow encuentra un libro de bocetos del pintor Edward Radcliffe. Junto al de la casa aparece una fotografía de una mujer muy bella, ahí comienza el hilo del relato que lleva al pasado de la madre de Elodie. Removerá cielo y tierra para averiguar quién es la mujer de la fotografía, que finalmente resultará ser la musa de Edward Radcliffe, y descubriremos que ambos están involucrados tanto en el robo de una joya como en un asesinato.

Elodie sabrá que hubo un romance entre su madre y Radcliffe, rodeado de un ambiente bohemio dentro de un grupo de artistas llamado la Hermandad Magenta. Este grupo no es una traslación directa de algo que existiese, pero sí evoca a los prerrafaelitas. Creadores cuya obra se dedica a plasmar en esos años del siglo XIX, el estilo de los pintores del antiguo Renacimiento, del Quattrocento y el Trecento, incluso pasajes de la época clásica.

La australiana Kate Morton, autora de best-sellers como El jardín olvidado o El último adiós, entre otros, vuelve a engancharnos con una novela que demuestra toda su madurez literaria. En La hija del relojero vamos a encontrar un auténtico tratado que reflexiona sobre el arte, la verdad, la belleza, el amor y sobre todo las pérdidas, y como estas marcan el devenir de cada persona.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios