www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Doncic sube el listón y se acabaron los paraísos de Warriors y Rockets

EL IMPARCIAL
viernes 21 de diciembre de 2018, 20:21h
Chris Paul se lesionó de gravedad y James Harden pudo dañarse los ligamentos de su rodilla.

Esta semana está resutando rica en elogios para Luka Doncic. El jugador esloveno está considerado como el mejor colocado para alzarse con el galardón a Novato del Año tras su arrebatador arranque de curso. Y es que antes de haber pasado la frontera de los 30 primeros partidos en la NBA, el base de los Mavericks luce unas estadísticas que resplandecen. Así lo atestigua la web Basketball Reference, el auténtico templo de los datos y cifras aplicadas al baloncesto estadounidense. Esa publicación se ha tomado el atrevimiento de usar a LeBron James como figura sobre la que establecer comparaciones de rango histórico. Y han cruzado el rendimiento de Doncic.

El resultado es el siguiente: los promedios del exjugador del Real Madrid en este punto de su debut son mejores a los del astro de Akron. Sólo King James había llegado a los 500 puntos, 150 rebotes y 100 asistencias tras sus primeros 28 partidos, además de Luka, pero el europeo ha llegado a esos guarismos con menos minutos de juego. Está viajando con esta tarjeta: 18,3 puntos, 6,7 rebotes y 4,8 asistencias. James tiene fijado 19,3 puntos, 6,1 rebotes y 6,1 asistencias habiendo jugado 217 minutos más. Todo un retrato de la explosión que ya se ha expandido a algunos de los analistas más reputados de la liga americana.

Es el caso del prestigioso ojeador de talento Chris Thomas. En declaraciones a la cadena televisiva CBS afirmó que "para mí no hay duda de que Doncic tenía que haber sido el número 1 del draft". El que fuera trabajador para Bulls, Jazz y Wolves lo tiene claro: "Luka tiene algo muy difícil de encontrar: un techo muy alto y capacidad al mismo tiempo para competir al máximo nada más aterrizar en la NBA". No lo pensaron así los Suns, Kings y Hawks. "Está demostrando que con inteligencia es capaz de suplir lo que no tiene en físico, tanto en ataque como en defensa por su colocación. Y en cuanto al tiro de tres, ha dado un gran salto adelante. Creo que Doncic será diez o deces All Star y un 'hall of famer' (miembro del Salón de la Fama) cuando se retire", zanjó el analista.

Pues bien, como si de una devolución del guiño a sus admiradores se tratara, Doncic eligió este viernes para establecer su mejor marca anotadora del curso. Fue en la derrota de la franquicia de Dallas ante los Clippers (125-121). Amontonó esta relación estadística: 32 puntos -mejor marca profesional-, incluidos 3 de 6 triples, cuatro rebotes ofensivos, cinco asistencias y cuatro robos. Ya son 16 los partidos en los que ha sumado 20 o más puntos. Una muestra de poderío que le tiene como líder anotador frente a sus rivales rookies. Aunque no pudiera evitar la cuarta derrota consecutiva del equipo. Danilo Gallinari (32 puntos) y Lou Williams (26 puntos) neutralizaron los 22 rebotes de DeAndre Jordan en el regreso a la que fue su casa, el Staples Center.

En otro orden de cosas, los Rockets han visto pasar lo que les queda de curso por delante de sus ojos en esta fecha. Venían lanzados, al galope del florecer ofensivo. Este jueves embocaron 26 triples, nuevo récord en la NBA, en su triunfo ante los Wizards (136-118). Era la quinta victoria encadenada de los tejanos, con James Harden (35 puntos y seis triples), Chris Paul (21 puntos y cinco triples), Eric Gordon (16 puntos y cuaro triples), Gerald Green (12 puntos y cuatro triples) y Clint Capela (20 puntos y 12 rebotes) liderando la histórica detonación. Tiraron 55 tiros de tres en una noche inolvidable.

En cambio, un puñado de horas más tarde, la franquicia de Houston tuvo que contener la respiración. No sólo porque perdieran en Miami (101-99) en la última posesión, cediendo el liderato de la División Suroeste a los Spurs. La hecatombe les rozó, no tanto por haber tirado 54 triples y anotado 18, un bajón en la eficacia de esa suerte, sino por la influencia de las lesiones. Chris Paul se retiró por un tirón muscular en el tendón de la corva de la pierna izquierda -se le hará una resonancia magnética para determinar el periodo de parón- y James Harden a punto estuvo de sufrir un esguince en los ligamentos de su rodilla. Cuando ha faltado alguno de los dos en esta temporada los Rockets han ganado un partido y perdido 7.

Tragado el susto, ver frenado su renacer triunal quedó en anécdota. Un Harden derrengado (volvió a pasar de los 42 minutos, no queda más remedio a Mike D'Antoni si quiere ganar partidos) llegaría a 35 puntos, 12 asistencias, seis rebotes y dos recuperaciones de balón. Eric Gordon asomó con 20 puntos, pero no fue suficiente. Su marca global queda en un 16-15 todavía alejado de la cima de la Conferencia Oeste. En los Heat fueron subrayados Josh Richardson (22 puntos), Tyler Johnson (19 puntos) y Derrick Jones Jr (15 puntos), ante la ausencia de Goran Dragic. Un rebote decisivo de Hassan Whiteside ante los fallos de Wade decidieron el reparto de optimismo y decepción. Eso sí, más que decepcionados, los Rockets se fueron de Florida con el miedo en el cuerpo.

Por último, en lo que a favoritismo previo al arranque de la competición se refiere, los Warriors están en mejor posición que los tejanos. Pero no mucho mejor en lo concerniente a las sensaciones. El jueves volvieron a ser amaestrados por los Jazz (108-103). Steph Curry (32 puntos) y Kevin Durant (30 puntos) dieron la talla, pero el colectivo se estrelló a un 32% en triples (10 de 31) y la imposibilidad de defender de manera enérgica y coordinada al competitivo bloque de Utah. Joe Ingles (20 puntos), Jae Crowder (18 puntos y 11 rebotes) y Rudy Gobert (17 puntos y 15 rebotes) gobernaron el tempo en otro capítulo de la irregularidad que arrastran los vigentes campeones.

Y en ese barco pomposo que dirige Steve Kerr suenan ya voces nítidas de discrepancia. Lo hacen apuntando hacia Draymond Green. El jugador, que ha atravesado una pegajosa lesión, está asumiendo tiros con un pobre ratio encestador. Tal es el panorama que no anota dobles dígitos en un partido desde el disputado en Halloween. Las defensas lo saben y le flotan, reduciendo la capacidad de corte de los triplistas (Klay Thompson sigue en su vaivén encestador particular desde la larga distancia, con un 0 de 4). Y Draymond, que parecería jugarse el puesto del año que viene con Durant, no para de tirar triples liberados. De tirarlos mal, lo que redunda en un perjuicio coral, ya que fractura el ritmo pretendido por los californianos. Este es el último problema al que se enfrenta Kerr, pues el ala-pivot está satifecho con su rendimiento. Así lo ha proclamado ante los medios, después de rubricar un 0 de 2 y de sólo dar una asistencia. Su falta de acople en ambos lados de la cancha ha salpicado el menú habitual de rumores en torno al futuro del coloso de Oakland.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios