www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Reclaman a la administración que retire el visado para acceder a los parches con lidocaína

Reclaman a la administración que retire el visado para acceder a los parches con lidocaína
Ampliar
miércoles 26 de diciembre de 2018, 17:11h

El Ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social de España asignó recientemente un visado especial para que los pacientes que sufren dolor postherpético puedan acceder a los parches de Lidocaina al 5% con indicación clínica. Esto significa que se evita el acceso a este medicamento a aquellos pacientes que pudieran presentar otro tipo de dolor neuropático que no sea específicamente el de origen posherpético.

Según indican algunos clínicos, hasta ahora, más de un 90% de estos parches de Lidocaina eran prescritos por los diferentes facultativos para tratar algún tipo de dolor, como por ejemplo ocurre con los pacientes que presentan dolor postquirúrgico-neuropático y siempre que este tratamiento demostrase su eficacia y eficiencia para el paciente.

“Se trata de un medicamento que si el paciente no presenta ninguna intolerancia al principio activo anestésico, no presenta efectos secundarios sistémicos, como sí ocurre en el caso de otros fármacos que se prescriben para abordar el dolor. Estamos muy contentos de que se haya reducido su precio, pero el Gobierno está dificultando su acceso con otras medidas”, declara el doctor Salvador.

La Administración Española recorta acceso a medicamentos a pacientes que sufren dolor

Ignacio del Rio, director de la Asociación Española de Pacientes con Dolor Neuropático, en representación de miles de pacientes que constituyen esta entidad SIN ANIMO DE LUCRO -donde su Presidente Científico y toda su Junta Directiva colaboran de forma voluntaria- expresa su malestar por esta noticia en representación de todos los pacientes que sufren dolor y son miembros de nuestra entidad.

“Bastantes dificultades tienen ya los pacientes que presentan dolor diario en nuestro país, que en si misma se considera una patología para que, además, se les pongan más dificultades a los pacientes, a los que los clínicos intentan mejorar su calidad de vida. Existe una dejadez total por parte de la Administración hacia los pacientes que sufren dolor y, la prueba es que un paciente puede tardar más de un año en nuestro Sistema de Salud en alcanzar la Unidad de Dolor y recibir tratamiento”, afirman fuentes de la Junta Directiva de esta entidad, creada en el 2006, por profesionales afectados y profesionales sanitarios colegiados.

Hay que evitar con todos los recursos que el Dolor se convierta en crónico

De hecho, recientemente el Doctor Cesar Margarit presentó en unas jornadas en Madrid un estudio Europeo que revela que los pacientes que sufren dolor crónico severo, según la escala EVA con una puntuación de más de 6, tienen peor calidad de vida que los pacientes oncológicos que no están en fase paliativa, comentó este clínico.

En España algunas administraciones están ahorrando por encima de la salud del paciente

Respecto al Dolor Neuropático, el Doctor Salvador, opina que su tratamiento es muy específico y requiere expertos en su abordaje. “Como clínico no entiendo que si hay un parche de Lidocaina que puede ayudar a un paciente que presenta dolor neuropático, o cualquier medicamento –el que sea- el paciente no tenga acceso al mismo porque su indicación sea exclusivamente para el dolor postherpético, y encima ahora, se le añada una complicación más con un visado. Como clínicos NO entendemos esta situación. Además, en el caso de este medicamento no ocurre como con la morfina que, en nuestra opinión, NO se debe utilizar para tratar el dolor crónico benigno, porque, aunque sea muy barata, puede crear adicciones y efectos secundarios severos y peligrosos para la salud del paciente”, resalta este Doctor.

A favor de un menor precio en todos los medicamentos

“Nos parece estupendo que la Administración baje el precio de todos los medicamentos para abordar el dolor en nuestro país. Como clínicos expresamos nuestra enhorabuena con la rebaja de los precios de cualquier medicamento al igual que piensan otras Sociedades Científicas. Así se debe ahorrar, pero nunca añadiendo un visado que dificulta el acceso a un medicamento que puede ayudar a aliviar el dolor de un paciente sin importantes efectos secundarios siempre que el paciente no presente alergias o intolerancias a este anestésico”, afirma este experto.

Más de una década escuchando el mismo discurso a los diferentes ministros de Sanidad

“¿Pero cómo se puede consentir esta situación en España?”, y, añade, “¿De qué sirven las reuniones con el Ministerio de Sanidad? Llevamos una década sufriendo la misma situación en la que el paciente en España tarda un año en acceder a Unidades de Dolor, comentan en la Junta Directiva de esta entidad.

De hecho, a grandes problemas, grandes soluciones, esta entidad cuenta con un Comité de Expertos que ejercen en otros países. “Entre que no se trata bien a nuestros médicos y tampoco a los pacientes, nos parece que primero está habiendo una emigración de especialistas a otros países y, ya estamos formando a pacientes en sus propias patologías para que elijan donde tratarse, porque en España el dolor crónico benigno se puede convertir en crónico al no diagnosticarse de forma adecuada a tiempo, señalan fuentes del Comité Clínico de esta ONG.

Algunos de los clínicos que trabajan en la Sanidad Pública sufren presiones farmacoeconómicas y políticas.

Los miembros clínicos del Comité Científico de esta Asociación se encuentran en otros países y alguno está en España. Sus declaraciones son radicales “Si el paciente presenta una respuesta positiva al medicamento debe poder acceder con equidad al medicamento que su clínico le prescriba, sin sufrir este profesional presiones políticas, como hemos detectado que está ocurriendo actualmente en España que es alarmante en el tratamiento del dolor”, explican fuentes del Comité Científico de esta entidad.

Más de una década reclamando una respuesta por parte de la Administración española.

María José Gómez, portavoz de pacientes de esta Asociación comenta: “Nuestra Junta Directiva lleva una década leyendo que todos nuestros Ministros de Sanidad han estado y están muy preocupados por la falta de especialistas clínicos en España. Estar preocupado no sirve para nada. El problema es que quién Gobierna no tiene ninguna autoridad sobre las competencias de salud delegadas en cada una de las Comunidades Autónomas. Debe resultar aburrido soltar siempre el mismo discurso sin que el Gobierno presente soluciones. Deberían centralizar el gasto sanitario, pero esto no le interesa a nuestro Gobierno”, señala esta portavoz de pacientes afectados.

Clínicos y pacientes formados

Esta portavoz añade “A grandes males, grandes remedios. En España muchos clínicos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud están totalmente presionados y no pueden prescribir con normalidad el medicamento más adecuado para sus pacientes porque se juegan el puesto. Y, así nos lo confiesan a los pacientes fuera de consulta. Al fin y al cabo los clínicos que trabajan en nuestro Sistema de Salud son funcionarios al servicio del Estado, que también tienen familias que mantener. Trabajan bajo una censura educada”, señala una de las portavoces de esta entidad.

Los especialistas médicos advierten a la población española que observen que en los hospitales públicos se aplica la escala oficial de fármacos que para eso existen las Guías de tratamiento y abordaje del Dolor. De lo contrario, se está cometiendo una negligencia médica. María Huerta, Coordinadora entre pacientes y clínicos en esta Asociación, comenta como lleva años –y no son casos aislados sino lo normal- donde el paciente pasa de recibir un analgésico anti-inflamatorio a recibir mórficos. “Estamos comprobando que muchos clínicos que trabajan en la sanidad pública se sienten presionados por sus Gerentes para reducir el coste sanitario, según nos informan los propios facultativos. Por lo tanto, como educadores sanitarios titulados y de la mano de nuestros clínicos voluntarios estamos formando a los pacientes para que intenten no quedarse estancados en las Unidades de Dolor eternamente -siempre que el paciente presente un dolor crónico benigno y tenga alguna viabilidad para salir de esa Unidad-,” señalan la Junta Directiva de esta entidad.

Presión y censura en el sector Sanitario

Algunos de nuestros periodistas sanitarios, registrados en ANIS, comprueban como algunos doctores que ejercen en la Sanidad Pública están sufriendo una censura mayor que antes de 1973. Y, luego, nuestra Ministra de Sanidad se queja en todos los medios de comunicación de que no hay médicos suficientes.

María Huerta, Directora de esta entidad revela que un 70% de los miembros del Comité Científico de esta entidad trabaja desde otros países de Europa. “Nuestros clínicos españoles agradecen el haber recibido una excelente formación pública en España para poder ejercer en otros países. Ahora ellos junto a educadores sanitarios colegiados estamos formando a los pacientes que sufren dolor para evitar –en la medida que podamos- que su dolor se cronifique”, explica.

Durante el mes de Diciembre del 2018, se celebró una jornada en el Congreso de los Diputados, en la que varios expertos en el tratamiento del dolor comentaron los resultados de un estudio en el que se mostró que el dolor crónico se está convirtiendo en una epidemia.

El Doctor Juan Antonio Mico, Presidente de la SED, declaró recientemente, que es urgente la necesidad de crear más Unidades de Dolor en el Sistema Nacional de Salud. “El 62% de los pacientes que sufren dolor no han sido nunca derivados y, de los que sí han sido derivados, el 69% tardó más de un año en acceder a la Unidad del Dolor y el 31% más de cinco años. La media de edad del paciente afectado por esta enfermedad es de 46 años. A lo que se suma que el 70% de los pacientes que sufren dolor sufren también ansiedad o depresión”, explicó este clínico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
0 comentarios