www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SUSANA CHASQUEADA

jueves 27 de diciembre de 2018, 11:23h
Vencedora pírrica de las elecciones autonómicas andaluzas, Susana Díaz creyó, en pleno voluntarismo...

Vencedora pírrica de las elecciones autonómicas andaluzas, Susana Díaz creyó, en pleno voluntarismo político, que podría continuar en su poltrona presidencial enmerdando de tal forma a Vox que se hiciera imposible la menor colaboración con el partido liderado por Santiago Abascal. Las terminales de la izquierda han sido, en efecto, implacables y han golpeado con saña al maniqueo por ellas creado.

Al final se ha impuesto el sentido común y Susana Díaz ha quedado por completo chasqueada. Después de casi cuarenta años de control socialista en Andalucía, al estilo del PRI mexicano, los partidos de oposición no podían desaprovechar la ocasión de desmontar democráticamente la hegemonía del PSOE. A muchos nos parecía claro que, con todas las reservas que se quieran, el Partido Popular y Ciudadanos llegarían a un acuerdo para contar con los escaños imprescindibles de Vox. Y así ha sido.

Más de veinte mil enchufados por el PSOE, entre parientes, amiguetes y paniaguados, viven en pleno desasosiego ante la limpieza que PP y Ciudadanos han acordado realizar Y eso sin contar que en Andalucía sobran dos de cada tres funcionarios. Y que es asombroso el número de patrocinios y subvenciones a grupos afines, a veces con los más insólitos propósitos y las más peregrinas justificaciones, y siempre a cargo del dinero público. Muchos de ellos se quedarán sin pesebre en unos meses.

Difícil calcular el efecto de perder el poder después de 36 años de ejercerlo sin contemplaciones. Los analistas políticos tendrán en los próximos meses ocasión de reflexionar sobre lo que supone para un partido una derrota electoral de tan inquietante significación.