www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUBALCABA LE DICE QUE NO A SÁNCHEZ

viernes 28 de diciembre de 2018, 10:56h
La ley de Abdicación, que suponía el acceso al trono de un nuevo Rey, fue aprobada por...

La ley de Abdicación, que suponía el acceso al trono de un nuevo Rey, fue aprobada por la soberanía nacional de forma abrumadora: 86 por ciento en el Congreso, 90 por ciento en el Senado. La voluntad general libremente expresada, representada por diputados y senadores, se manifestó de forma inequívoca.

Y eso fue así gracias, en gran parte, a Alfredo Pérez Rubalcaba, que respondió con inteligencia y firmeza al espíritu de la Transición, dando una gran lección de hombre de Estado. El exministro es un político demasiado serio y demasiado socialista para colisionar abiertamente con Pedro Sánchez, lo que perjudicaría al PSOE. La moderación y la prudencia han sido siempre los ejes de su actividad política, tan fecunda a lo largo de los años. Está claro para muchos que Rubalcaba no coincide con la política de Pedro Sánchez en Cataluña. El presidente del Gobierno ha llegado a quebrantar la dignidad nacional por un plato de diputados secesionistas, implorando de hinojos que le mantengan su apoyo y le permitan prorrogar su estancia en las mieles de Moncloa.

Las discrepancias de Rubalcaba con Sánchez y, sin duda, algunas cuestiones de su vida personal, han conducido al gran político a decir que no a uno de los puestos más suculentos de la vida española: la alcaldía de Madrid. Somos muchos los que pensamos que Alfredo Pérez Rubalcaba hubiera sido un gran alcalde. Pero también somos muchos los que consideramos que el exministro ha hecho bien en rubalcabear a Pedro Sánchez. Lo que está ocurriendo en Cataluña es una vergüenza nacional a la que contribuye la obsesión enfermiza, casi patológica, de Pedro Sánchez por permanecer en el poder.