www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. La mente de un genio tímido: Jorge Lorenzo casi se retira en 2018

jueves 03 de enero de 2019, 23:27h
La forma en la que fue excluido de Ducati le pasó más factura de lo que pensaba.

Jorge Lorenzo ya es de Honda oficialmente. El piloto balear ha estrenado 2019 compartiendo con Honda sus sensaciones optimistas de cara al equipo que conforma con Marc Márquez. Un 'dream team' soñado por la escuadra española que ya se está cociendo. Y es que el ex de Ducati se encuentra enfrascado en el estudio de su moto, un trabajo de acople y desarrollo que espera que le lleve a recuperar al competitividad perdida cuando decidió salir de Yamaha para aventurarse a un imposible italiano.

"Todos los pilotos tenemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles. Marc también los tiene. Yo intentaré aprender de sus fortalezas como él también supongo que intentará aprender de las mías. De esta forma nos empujaremos el uno al otro; yo querré batirle y el querrá batirme a mí, y eso siempre hace crecer el nivel del equipo y ayuda a aportar nuevos aspectos técnicos a la moto", ha proclamado en un comunicado emitido por la escudería.

Lorenzo, además, ha admitido que "venía de una moto muy grande y muy alta, quizás un pelín demasiado grande para mi estatura. La Honda, en cuanto a dimensiones, me venía mejor. Es una moto más compacta, más pequeña y baja, con la que llego mejor al suelo. Me sentí un poco más seguro a la hora de entrar en las curvas, porque cuanto más cerca del suelo estás, más confianza tienes. La primera impresión fue positiva y vi mucho potencial". Y no esconde el placer de defender los colores del "posiblemente, el equipo más laureado de la historia. El que tiene más victorias y campeonatos. Quizás sea, por compararlo a un equipo de fútbol, como un Barça o Real Madrid. No hay un equipo con más títulos y mayor importancia a nivel mundial que este".

Ver esta publicación en Instagram

#2019: The power of Dreams (#HappyNewYear to everyone!)

Una publicación compartida de Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

Tras probar el nuevo aparato con el que ha de propulsarse a la élite en Valencia y Jerez, estas son las conclusiones sacadas: "Una de las cosas que más me impresionó fue esa capacidad de reacción que tiene el equipo Repsol Honda en darte lo que pides. Lo tenía bastante claro, Honda tomó nota de todas mis indicaciones y en pocos días lo tuvieron todo preparado y tuvimos un depósito casi al cien por cien a mi gusto". Y expuso que cuenta las horas para la presentación del equipo, que acontecerá el 23 de enero en Madrid.

"Va a ser muy especial para mi. Creo que está generando mucha expectación porque son doce títulos mundiales y muchas victorias juntos en el mismo equipo. Y, sobre todo, hay mucho talento y mucha velocidad en el equipo más laureado de la historia. La expectación y el optimismo que se respiran actualmente es muy grande y ese día lo vamos a pasar bien", ha analizado un piloto que representa la guinda de la apuesta de Honda para festejar el 25 aniversario de alianza con Repsol en este 2019.

Pero el mallorquín, que ya parece haber pasado págica, cerró 2018 confesando el trauma que el causó enterarse que Ducati no contaba con él de la forma en la que se enteró -Domenicali lo hizo público en la presentación de su nuevo comercio, sin habérselo comunicado antes al piloto-. La puñalada trapera que le asestaron dejó a Lorenzo tocado y las lesiones que acabaría arrastrando le llevaron a un lugar mental muy oscuro. Tanto que antes de que apareciera la ventana de aire fresco que supuso Honda se llegó a plantear la retirada del profesionalismo.

Se lo explicó a BT Sport del siguiente modo: "Apareció en mi cabeza la idea de dejarlo y me deprimí. Antes lo imaginaba y en parte me sentía feliz y aliviado, pues no volvería a sentir la presión ni me lesionaría. No esperaba que el ver que realmente esa posibilidad se podía cumplir me provocase tanta tristeza. Y así fue”. "No esperaba que el ver que realmente esa posibilidad se podía cumplir me provocase tanta tristeza. Y así fue", finalizó. Esa aseveración cayó como un golpe hacia sus aficionados, pero no es más que la ampliación coherente del carácter del ganador de múltiples Mundiales.

Antes, a comienzos de diciembre, desglosó al mismo medio británico sus augurios de cara al salto de Ducati a Honda. "Tengo muchas cosas que aprender de Marc, porque este será su séptimo año en el equipo, así que tiene mucha más experiencia que yo. Pero estoy seguro de que él también aprenderá cosas de mí, aunque tal vez sean menos. Somos dos campeones y dos pilotos muy rápidos", reconoció, dando al vigente campeón su lugar preponderante. Pero, ojo, Lorenzo llega con hambre.

"Soy el único piloto que ha sido capaz de ganarle un título a Márquez. Aquel año (2015) también Valentino Rossi lo podría haber logrado. Creo que fui el más rápido y por suerte pude proclamarme campeón por pocos puntos de ventaja. Pero eso no significa que no pueda volver a pasar. Voy a dar lo mejor de mí para hacerlo de nuevo y ganar mi sexto Mundial, aunque, obviamente, no va a ser fácil", avisó antes de remarcar que "seguro que tendré que cambiar mi conducción, aunque sea sólo un poco, porque cada moto te pide cosas distintas. Pero la base de cada piloto se mantiene, eso no cambia. Marc no cambia y Valentino tampoco. Yo voy a conducir de forma suave con cualquier moto que me den. Lo fui con Yamaha, también con Ducati y lo seguiré siendo con la próxima moto". Tras su desvinculación con Ducati el 31 de diciembre, ahora le toca demostrar su valía. Esto es, el mejor escenario posible para un deportista de su pelaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios