www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tour. Chris Froome se baja del Giro y atraganta a Geraint Thomas

domingo 06 de enero de 2019, 21:58h
El ciclista británico ha explicado que se quiere centrar en su intento de ganar el Tour por quinta vez.

Que Geraint Thomas ganara el Tour de Francia 2018 no entraba en los planes del Sky. Ni de Chris Froome. El gregario sempiterno aprovechó el desplome de forma de su jefe de filas -que venía pulido después de haber conquistado el Giro- para volar en solitario y demostrar a todos, y sobre todo a su equipo, que está capacitado para liderar cualquier proyecto que tenga por objetivo alcanzar la gloria en París. Su rendimiento fue tal que arrasaría cualquier tipo de duda con el paso de las semanas. Y su festejo, amén de para gritar legitimidad, sirvió para sembrar un cisma en ciernes en el seno del equipo imperial de este lustro.

Porque desde ese triunfo sorpresivo hasta el inicio de 2019 se han desencadenado varios episodios que llaman a interpretar que Thomas ya no está cómodo como sufrido y gris trabajador de Froome. Y, claro, el gallo primordial, vencedor de cuatro ediciones de la Grande Boucle, no está a sus 33 años -correría el próximo Tour con 34- para bromas o transigir con exigencias de subalternos crecidos, emborrachados de éxito. Porque es consciente de la fugacidaz de sus facultades a estas alturas de su trayectoria.

Pero, es que la ausencia casi total de competencia real fuera del Sky susurra la posibilidad de imaginar quimeras, como la que trataron de implementar en el curso pasado, cuando imaginaron como verdadera la opción de que Froome, en el declive de su talento, pudiera acometer el doblete más exigente del ciclismo -acaparar los maillots rosa y amarillo en un periodo de tres meses-. Es por ello que el keniata sólo podría localizar una piedra en su camino entro del camarín británico. Y así ha sido.

Ver esta publicación en Instagram

What a journey it has been! Thank you Sky 💙 Let’s make 2019 the best year yet 👊

Una publicación compartida de Chris Froome (@chrisfroome) el

Noviembre resultaría un mes especialmente caliente en este sentido. El día uno Thomas publicó un libro en el que narraba su experiencia como ganador de la carrera por etapas más pomposa. En ese texto, entre otras reflexiones, denunció el trato de favor explícito del Sky a Froome, a pesar de la pujanza de Geraint a lo largo y ancho de cada semana. En 'The Tour according to G' se podía leer lo siguiente: "Eso es una mierda. Joder, muchachos, ¿no podríais esperarme? Me sentí frustrado porque pensaba que sería un ciclista protegido. Pero no fue una decisión que tomaron a la ligera. Ellos lo habían hablado y debatido. Di mi opinión y dijeron 'no'. Así que tuve que aceptarlo. La posibilidad de un pinchazo es muy reducida, pero en ese momento pensé que era una situación de mierda. Sí, me molestó, pero lo dejé pasar".

Así confesaba Thomas lo sentido cuando le ordenaron que no protestara aunque el dispositivo pensado por el escuadrón en caso de avería o pinchazo establecía que sólo se iba a esperar a Froome en la contrarreloj por equipos. Y prosigue el relato resaltando que en el paso por Roubaix "hacía mucho calor en el hotel pero cuando pusimos los aires acondicionados para los ocho corredores saltaron los plomos. Entonces dijeron: 'Sólo una persona puede tenerlo: 'Froomey'".

A ese rosario de daros a la hierática concepción del equipo por parte de los directores del Sky respondería 10 días más tarde un Froome necesitado de marcar el territorio. "Todavía no lo he decidido, hay que reunirse con el equipo y razonar. El Giro es una carrera muy espectacular y el Tour es la mejor manera para medir el valor de un corredor. No escondo que los cinco títulos en el Tour son un objetivo. Quiero entrar en ese club especial con Anquetil, Hinault, Indurain y Merckx", le comentó a La Gazzetta dello Sport.

"Estoy convencido de que puedo aguantar otros cinco años, hasta los 38 años. Pero tendré que estar al máximo de la forma", hizo hincapié. Thomas le había dicho al diario The Guardian que "el equipo sabe ahora que puedo ganar el Tour, así que estaremos en las mismas condiciones. Confío en que, mientras seamos honestos, podemos hacerlo. Estaría feliz de ayudar a Froome si él supera el primer tramo de montaña y es el más fuerte. No correría contra él para intentar ganarle. Pero me quedo en el Sky porque siento que tengo otros tres grandes años por delante". Y el jefe de la manada sentía que debía aclarar los términos a todos.

Ver esta publicación en Instagram

The #SPOTY voting lines are open! You know what to do 🤣👍

Una publicación compartida de Geraint Thomas (@geraintthomas86) el

El 20 de noviembre, Thomas desafió a Froome y al Sky rectificando en público a Bradley Wiggins, la piedra angular sobre la que se edificaría el triunfal proyecto del ciclismo británico -que ha ganado Tour, Giro y Vuelta en 2018-. "Wiggo" había escrito en su libro particular que Lance Armstrong "fue el ganador perfecto", y Geraint desglosó que "Bradley (Wiggins) tiene un libro que vender. Él ya no tiene que preocuparse de nada. No tiene que correr in lidiar con los periodistas. Puede decir lo que quiera y conceder las entrevistas que quiera, así que puede decir algo así y conseguir mucha publicidad". No sentó nada bien en Manchester.

Y Thomas redoblaría su órdago el 5 de diciembre. Entonces, le dijo a la BBC que 2019 "puede ser el año erróneo" para que su equipo le inscriba en el Giro. Porque, según su opinión, "sería una vergüenza estar allí, en el Tour, con el dorsal uno, y no estar en la mejor forma posible". Da por sentado que va a formar parte de los corredores que van a representar al Sky en Francia. Y puntualizó sobre la creciente rivalidad con Froome que "mientras no corramos el uno contra el otro nos irá bien. Tenemos nuestras propias ambiciones y funciona bien porque en los entrenamientos nos motivamos mutuamente".

Finalmente, esta semana Chris Froome se ha bajado del Giro, presionando sobremanera a los directores del escuadrón británico a la hora de distribuir las candidaturas en las tres grandes carreras por etapas del calendario venidero. "La decisión de no volver al Giro de Italia este año, para defender la maglia rosa, fue una decisión difícil para mí. Tengo muy buenos recueros de la pasada temporada, pero nos vamos a centrar en en el Tour. Ese es el objetivo principal y creo que va a ser lo mejor para mí no ir al Giro", ha proclamado al canal oficial del Sky. Y Thomas ha hecho lo propio sosteniendo que "mi objetivo es volver al Tour. Creo que si no lo hubiera ganado en 2018, me focalizaría en Giro o Vuelta, pero habiéndolo ganado sería triste no volver". La pelota está en el tejado de Sir Dave Brailsford.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.