www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Poesía

José Mateos: El ojo que escucha

lunes 07 de enero de 2019, 01:09h
José Mateos: El ojo que escucha

Renacimiento. Sevilla, 2018. 121 páginas. 13,90 €.

Por Sergio M. Moreno Domínguez

Era muy joven cuando entré, por primera vez, en el Museo del Prado, un torpe estudiante de arte que pensaba que ya sabía pintar y dibujar, como si una sola vida bastase para aprender a hacerlo. Recuerdo la impresión que me produjo el ver de cerca a los grandes maestros, aquella sensación de ser minúsculo, el pulso acelerado y el temblor incontenible, tan propios del síndrome de Stendhal

Del mismo modo, pensando que sabía leer y escribir, entré en la obra de José Mateos. Un verso le bastó para despojarme del más leve atisbo de arrogancia, revelándome, como una zarza ardiente, que la poesía no brota del sentimiento sino de la verdad.

Por eso, el lector debe adentrarse en El ojo que escucha con el mismo respeto con el que entra en un templo el creyente convencido. Con la misma fe con que ya entrase, previamente, en Reunión, Otras canciones, Un mundo en miniatura o Un año en la otra vida.

El libro, editado en la colección Los cuatro vientos de la editorial Renacimiento, se divide en siete grandes consideraciones filosóficas. En ellas, el poeta indaga en los males de nuestra sociedad capitalista, centrando el foco de su crítica sobre el mundo de las artes y la deformada visión de la realidad que éstas, subyugadas por los mecanismos del consumo, nos ofrecen.

Sus páginas no se limitan a ser un mero reflejo de un mundo agonizante, ni pretenden, como dice el propio autor, “narcotizar a sus lectores”, sino que se convierten en una invitación indeclinable para la observación exhaustiva e interior.

Estamos pues ante una lectura obligatoria para los artistas del futuro. Una reflexión profunda, encabezada por la máxima de que una sociedad banal no puede generar un arte trascendente. Una crítica a la producción mercantilista que acaba por convertirse, gracias a su desbordante amor por lo real, en una verdadera obra de arte.

Como de costumbre, José Mateos no deja lugar a la indiferencia del lector. Pues, como siempre, quien entra en sus libros sale ungido por la esencia de ese arte puro, sincero y humilde del que tanto carece nuestro tiempo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.