www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

Venezuela: el ridículo del Grupo de Lima

jueves 10 de enero de 2019, 20:29h

En efecto, Venezuela va mal. En efecto, el inmaduro de Maduro ha forzado las cosas internamente, como lo hizo Chávez y, en efecto, Venezuela ha pasado años terribles. Y en efecto, el tema venezolano compete, ante todo, a los venezolanos.

Porque…donde ya no coincido es con el bloqueo económico, con el diplomático y en la injerencia del Grupo de Lima (GL) y de la Unión Europea (UE). Y desde luego que desestimo y condeno el intervencionismo de los Estados Unidos, que, por boca de su secretario de Estado, Pompeo, va en un plan metomentodo y opina y dispone de Venezuela, cosa que no le incumbe. La declaración de tal grupo es un desatino, como la carta de exmandatarios hispanoamericanos al Papa –para el caso mexicano, dos de derecha– recriminándole con mucha soberbia y poquita vergüenza su reciente petición navideña de que llegue la paz a Nicaragua y Venezuela. No cabe duda que tanta suma de despropósitos es condenable por desorbitada. Porque no estamos para chulerías ni para sostener la burda careta de defender derechos humanos, cuando se responde a presiones de Washington jugando a esquiroles y se vuelve ariete un GL fundado como supuesto puente a la solución del conflicto.

El pasado 4 de enero el GL suscribió un documento instando a Maduro a no asumir su segundo mandato. Por tal desfachatez se abstuvieron de firmarlo México y otros países que así restaron efecto a la declaratoria. ¡Qué desfachatez de los países firmantes del GL! pasar de mediadores, como un intento loable de intercesión hasta donde pudieron y los dejaron, a exigir, a siquiera sugerir que los venezolanos hagan o tornen en su casa. La batahola despertada por nuestra negativa a firmar es histérica y desmedida y merece responderse. Desde luego que va a instituciones tan desacreditadas por proyanquis y parciales como Human Rigths Watch que hay que creerles ni el bendito. Carecen de estatura moral para acusar a nadie por su entreguismo y solapamiento demostrados a las graves violaciones en derechos humanos en que incurre EE.UU. dentro y fuera de su territorio.

Para el caso mexicano en buen momento de produce un cambio de gobierno que recupera algo que fastidia a sus opositores: la no intervención en asuntos de terceros. Y no hay Derechos Humanos que valgan para solapar injerencismo e intereses muy ajenos a tales derechos humanos. La careta de tales se cae evidenciando presiones a esos emisarios del GL y deseos de hacerse de los recursos locales, donde Maduro nada ayuda a salir del trance, cierto, añadiéndose el simple placer de mangonear a sus anchas en el continente desde Washington, lo que pesa más que defender los derechos humanos de nadie. Farolear que no es así, es solo una falacia. Si tan importante es el tema y solo ese tema, déjese a los venezolanos resolverlo. Nada justifica una injerencia de ninguna especie. Maduro es un burdo pretexto que no merece comprarse fuera. Ya sabe que a mí eso de que miles sufren por Maduro y demás, no me conduele. Me gusta ver las cosas más fríamente. Venezuela es capaz de resolver sus asuntos y es apremiante que lo haga ella. Hasta allí.

La Constitución mexicana es clarita; reconoce entre otros principios de política exterior, la autodeterminación. Como puede ver, no hay ni medias tintas ni caben titubeos ni dobleces. Internamente, priistas que solaparon la estúpida política exterior del priista Peña Nieto de ir a meterse no solo donde no lo llamaban, sino afectando los intereses de México sencillamente donde nada tenía que defender, con tal de no admitir esa torpeza ni de admitir la conveniente rectificación del actual gobierno, llaman obsoleta a la postura de negarse a secundar. Mentecatos. Pues que cambien la ley fundamental mexicana y santas pascuas para que satisfaga sus deseos interventores. El PRI se plegó a EE.UU. sin la inteligencia de obtener nada a cambio. Así de brutos los orquestadores priistas. Hay que tener mucha cara y nula vergüenza para sostener que no hubo un equívoco mayúsculo de México apoyando temas que no eran de su incumbencia y confrontándonos gratuitamente. Venezuela es un país soberano que debe asumir.

Arguyen lerdos que en derechos humanos no hay fronteras. Solo que deben recordar que no es el único tema de esas crisis, es el parapeto y, en efecto, sí hay mecanismos internacionales para atenderlos y el GL no es uno de ellos. No secundarlo más México, no es cosa menor. Hablamos de un referente mundial miembro del G20, la APEC, la OCDE, integrado a Norteamérica y con tratados de alto impacto como el TTP, la Alianza del Pacífico y con la UE. No de un país bananero. Así como Chávez sabía que su integración regional era muy incompleta sin México, que lo sepan los secuaces del GL. Es una ausencia importante. Han quedado en el descrédito y en el ridículo rotundos. La negativa mexicana demuestra que hay otros caminos, no una voz única y hay la capacidad de acción para no secundar dislates o sinrazones yanquis. Punto. Y no lo callemos. En relaciones internacionales nada es por nada. ¿Defender dd. hh. en Venezuela? Sí ¿a cambio de qué? ¿por un plato de lentejas? Seamos serios. No por los venezolanos. No nos vamos a contar historias a estas alturas. Y es una idiotez decir que nos vuelve cómplices de Maduro. Si es eso, ¿en cómplices de quién nos convertimos, apoyando la declaratoria? Lo sabemos bien. Así que no lo secundo.

Por eso se puede salvar el anatema de que la grosera declaración del GL –del cual me pregunto qué sentido tiene que México siga siendo parte– es inaudita y burda. Olvida que lo de Venezuela incumbe antes que a nadie a los venezolanos. A los de adentro y a los de afuera. ¡Tengan dignidad! Nadie ha de irles a decir qué hacer en su casa. Solo ellos. México no da lecciones ni las admite, pero va, puede darles dos si las ocupan y pocos las tienen: a) Una. La bélica. La revolución como la Mexicana desechó una dictadura. Y b) por la vía pacífica: la complicada y borrascosa transición, vivida desde 2000 tratando de echar al PRI en definitiva que se resiste a dejar de desfalcar a la nación, con su putrefacta estructura e ideología y su podrida manera de entender el servicio público y el Estado. Hasta ahora no nos hemos precipitado en una guerra civil. Y eso que nuestra democracia está sentenciada por un impresentable líder priista, Fidel Velázquez (1900-97) que amagó: “no nos dejaremos quitar con los votos, lo que ganamos por las armas”. Así de autoritarios y antidemocráticos son los priistas.

El papelón del GL es verdaderamente del asco. Esta América Latina que había logrado superar las presiones desde Washington no prestándose al jueguito, retrocede. Vergonzoso. Parece que no hemos aprendido nada. Testaferros del yanqui, hipócritas y cobardes jugándole al vivo defendiendo posturas que solo abonan a debilitarnos como región en vez de plantarle cara y por méritos propios, con iniciativas verdaderamente responsables y constructivas para actuar como puente y no como esquiroles. Y no al compás o al manotazo de Washington. Si a Trump le fastidia tanto Maduro que efectúe, solo, la invasión que tanto alardea Maduro, y que no se ha producido. Pero que no se preste el resto a hacer el trabajo sucio. Van de patiños y bisoños los iberoamericanos. Cual muñecos de ventrílocuo. Sí, del sujeto del Potomac, para vergüenza de todos y alipori nuestro.

Mi país sabe perfectamente lo que es ser invadido y bloqueado o que sean otros los que pretendieran encausarlo para sí, como para que haya conciudadanos encandilados que denosten la digna postura mexicana de no secundar este atropello injerencista; y de no desenmascarar las intenciones de los firmantes. Estaremos globalizados dicen, pero respondo: hay temas sensibles que no se dejan a la globalización: el petróleo, por ejemplo. No comprometamos temas clave como la independencia regional con la impostura de defender dd.hh.. La impostura no alcanza a distinguir la defensa de intereses clave. No hay derecho y quien lo tenga, que lo acredite. La tiene cruda. Hoy Maduro asume mandato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.