www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Es hora de superar el retroceso argentino

lunes 14 de enero de 2019, 20:06h

Cuando termino la Segunda Guerra Mundial, la economía argentina era la mayor de America Latina, luego Brasil pasa al primer lugar, posteriormente Mexico tambien supera a Argentina. Este retroceso argentino tambien se manifesta en la evolución del PBI por habitante, que es un indicador del nivel de vida de la población. Hace decadas el liderazgo argentino era indiscutible en America Latina, con el nivel de vida mas alto, superado inicamente por Venezuela cuyo PBI por habitante en 1980 era mayor argentino. Pero la situación es hoy distinta .Veamos algunos ejemplos:

En 1980 el PBI por habitante argentino era casi el doble que el de Chile, ahora el chileno es 26 por ciento mayor. En 1980 el PBI por habitante en Argentina era el doble que el de Uruguay, ahora el de este país es 13 por ciento mayor. En 1980 el PBI por habitante argentino era 9 por ciento mayor al de Mexico, ahora el mexicano es 1 por ciento mayor. En 1980 el PBI por habitante argentino era nada menos que 132 por ciento mayor al de Colombia, ahora esta diferencia se ha reducido a 33 por ciento. En 1980 el PBI por habitante argentino era 100 por ciento mayor al de Peru, ahora esta ventaja se ha reducido al 45 por ciento. Algo similar ocurre cuando la comparación se hace con otros países, por ejemplo, Brasil, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Paraguay.

Los países que crecen expandiendo de una manera sostenida su producción y su empleo, lo hacen impulsados por el esfuerzo de su propio ahorro, orientado a financiar las inversiones destinadas a aumentar la oferta de bienes y servicios. Esto no significa que la inversión extranjera no sea importante, aunque en menor medida que la propia inversión nacional financiada por los recursos aportados por el ahorro interno. El papel de la inversión extranjera es complementario, pero nunca sustituto de la inversión financiada por el propio ahorro. Casi siempre las inversiones generadas internamente en un país son mucho mas importante que las inversiones externas, cuya primacia históricamente se manifestó únicamente en algunos países subdesarrollados y con grandes riquezas mineras, como algunos países africanos.

No hay crecimiento económico sin inversión, y no hay inversión sin ahorro pero atención, aquí entra a jugar negativamente el déficit fiscal, ya que el déficit fiscal es ahorro negativo, es decir mientras mayor sea el déficit fiscal, menos será el ahorro y por ende menos serán las inversiones. Es decir con déficit fiscal excesivo y prolongado no puede haber un sostenido crecimiento económico. El desafio que enfrenta Argentina es como reducir su enorme déficit fiscal, pero sin un amplio acuerdo político será prácticamente imposible, ya que no se trata de incrementar aun mas la presión tributaria sino de reducir el gasto publico superfluo. No será una tarea fácil.

Este año habrán elecciones en Argentina para elegir un nuevo Presidente. Esperemos una campaña electoral con propuestas fundamentadas que nos expliquen que debemos hacer para volver a crecer con mas producción, mas ahorro, mas inversiones, mas exportaciones y mejores empleos. Esperemos que los candidatos no agoten sus discursos en promesas impactantes pero infundadas. Es hora de superar el retroceso con propuestas que sean ambiciosas pero realistas, dejando atrás las proclamas incoherentes y vacias.

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios