www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

México sin gasolina y con un aprendiz de brujo

Diana Plaza Martín
lunes 14 de enero de 2019, 20:14h

El titular es un poco sensacionalista, pero es para llamar la atención de aquellos interesados en lo que está sucediendo en México en los últimos días. No obstante, ténganme un poco de paciencia, ya que necesito contarles una historia antes de pasar a los hechos.

Supongo que para una gran mayoría de lectores pensar en "el aprendiz de brujo" remite a la imagen de Mickey Mouse cargando cubos de agua con fastidio o tratando de parar a la multitud de escobas que le "ayudan" en esa tarea . Algunos también sabrán que ese fragmento cinematográfico de la película de Disney Fantasia, proviene del poema sinfónico de Paul Dukas, el cual descansa a su vez sobre la balada homónima de Goethe; quien se inspira en la historia que aparece en los textos de Luciano de Samosata, escritor sirio en lengua griega reconocido por sus escritos satíricos y morales como el que aquí nos ocupa.

En la primera versión, Luciano cuenta la historia a través de un personaje que visita junto a otros amigos a un enfermo de gota. La narración se da el calor de un debate de la época acerca de las creencias en los sobrenatural y lo maravilloso; cuestión que Luciano considera censurable y que refleja a través del caos generado por los objetos que han cobrado vida.

Las diversas versiones de esta historia arrojan diferentes enseñanzas morales, si bien en la griega el acento está puesto sobre las negativas consecuencias que puede traer el creer en “cuentos de viejas” para la salud u otros aspectos de la vida, en la balada de Goethe los problemas son otros. En primer lugar el peligro que supone querer mandar cuando no se está preparado para ello (el aprendiz usurpa el lugar del mago), en segundo la concepción cristiana de la magia como algo obscuro que no todo el mudo puede controlar y en tercero una moraleja: “No empieces lo que no puedes acabar”.

En esta enseñanza moral, es en la que he estado pensando estos últimos días en los que la “guerra al huachicol” iniciada hace una semana por la administración de Andrés Manuel López Obrador, esto es, al robo sistemático de gasolina que se produce en México con un costo aproximado de pérdidas para la empresa estatal de sesenta mil millones de pesos al año (el equivalente a 2.730 millones de euros), ha desatado una situación muy incómoda en algunas regiones en las que la escasez de gasolina ha ocasionado el cierre del 80% de las estaciones de servicio. Pero, si bien la escasez de combustible en los puntos de venta es un problema para los ciudadanos y de prolongarse también lo será para algunos rubros de la economía nacional, esto no es lo preocupante.

En el robo de combustible están implicados el narco , algunos trabajadores y directivos de la empresa estatal Pemex y el gobierno, lo cual es obvio, ya que a nadie le roban la cantidad de dinero mencionada sin que se cuenta. Es decir, estamos ante el robo del siglo y, como pueden imaginar, las actores que se concentran en torno a él son numerosos y poderosos.

Es por ello que, a pesar de que Andrés Manuel López Obrador y su equipo de gobierno tienen toda la razón y el deber de acabar con esta obscena situación que merma de forma brutal las arcas del Estado, no puedo evitar pensar que las fuerzas contra las que luchan no van a ser fáciles de doblegar y, por ende, la lucha contra el huachicol tal vez pronto nos traiga imágenes a lo Mad Max.

No obstante, por el bien de México y sus ciudadanos, esperemos que AMLO sea el mago y no el aprendiz. Tal vez necesite poderes sobrenaturales para hacerlo, en ese caso, desoyendo las enseñanzas de Luciano, trataremos de creer en relatos mágicos y maravilloso en los que se nos cuenta que el Estado de Derecho existe y que AMLO va a poder mandar a la esquina y dejar inerme a las miles de escobas rebeldes generadas tras el primer golpe de hacha.

En todo caso, es importante que los lectores no mexicanos sepan que en México, en ocasiones y lugares, ya éramos el país de Mad Max y nadie estaba haciendo nada.

Diana Plaza Martín

Coordinadora Maestría en Relaciones Internacionales Instituto Ortega y Gasset México

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios