www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 20

La seducción del Real Madrid resurge para derribar al Sevilla | 2-0

La seducción del Real Madrid resurge para derribar al Sevilla | 2-0
Ampliar
sábado 19 de enero de 2019, 18:08h
La mejor versión de los merengues sometió a los hispalenses, aunque sólo un cañonazo de Casemiro batió a Vaclík. Por Diego García

Real Madrid y Sevilla se citaron este sábado en el Bernabéu. Lo hicieron empatados a puntos en la pugna por la tercera plaza, a 10 unidades del liderato que posee el Barcelona. Los andaluces aterrizaron en la capital con la convicción de que ésta era la mejor opción para ganar por vez primera en una década en Chamartín, pues la irregularidad en la concentración de los locales se había constituido como característica. Debían vencer los vigentes campeones de Europa y de esa urgencia bien podría beneficiarse la astucia del competitivo bloque hispalense.

Sin margen de maniobra y con una plantilla plagada de bajas, Santiago Solari decidió seguir invirtiendo en la meritocracia. Isco y Marcelo empezarían en el banquillo, dando paso a Ceballos y Reguilón. El regreso de Courtois -ante la lesión de Keylor Navas- y la presencia en punta de Vinicius y Lucas Vázquez, flanqueando a Benzema, cerraban el apartado de variantes en el estudio del partido efectuado por el técnico argentino. La idea era desplegar un 4-3-3 en ataque y 4-4-2 defensivo. Mas, lo que necesitaba el 'Indiecito', más que cualquier otro parámetro, era el compromiso de todas sus piezas durante los 90 minutos.

Pablo Machín, por su parte, reprodujo el 3-5-2 que arrolló a los merengues en la primera vuelta (3-0, cosecharon en el Pizjuán). Jesús Navas y Escudero ejercerían como carrileros largos, con Carriço, Kjaer, Sergi Gómez en la labor de los tres zagueros posicionales. Banega ordenaría, con Sarabia y Franco Vázquez uniformados de nexo de la medular con los dos delanteros -Ben Yedder y André Silva-. Discutir la posesión con la superioridad numérica en el ecuador del terreno y amenazar en transición constituían el libreto punzante del cuartofinalista copero.

Y el minutaje comenzaría dando la razón a Solari. Los representantes del madridismo saltaron al verde con una voluntad jerárquica que se plasmaría en un monólogo abonado por la ardorosa y coordinada presión tras pérdida. Se negaban los sevillanos a encerrarse, pero la velocidad en el pase de los locales terminaría por dibujar un cuarto de hora inicial de vértigo en la cancha visitante. Eso sí, el achique mordaz de los andaluces devendría en la conducción del avance ajeno hacia el amontonamiento de centros laterales. En esa suerte resistirían sus tres centrales y sólo concederían dos chuts de Vinicius y un cabezazo débil de Benzema. El carioca marraría un mano a mano con Vaclík -minuto 7- tras el robo adelantado de Modric a Banega y la asistencia de Karim.

Ordenaría Machín más revoluciones y valentía posicional y, en consecuencia, los sevillistas ganarían peso en la trama. Sus circulaciones se tornaron más prolongadas y se abrirían las ventanas para lanzar contras, pasada la asfixia. En ese paisaje, Banega empezaría a gobernar, de la mano del 'Mudo' Vázquez y con Navas y Escudero más presentes. Y, por ende, la relación de llegadas se equilibraría. El lateral zurdo enviaría al lateral de la red un relámpago andaluz y André Silva emitiría un testarazo a los guantes de Courtois antes del 25 de juego. Los visitantes asumieron que pasada la exigencia podían soltarse. Y lo hicieron, trompicando el ritmo y la celeridad en la recuperación de los capitalinos.

En torno a la media hora, el colmillo de la presión madridista aflojaría y los huecos entre sus líneas se desnudarían, con Silva y Ben Yedder como receptores de los envíos dañinos que imaginaba Banega. Se estaban refrescando las dudas y en esta altura el Sevilla apretaba la salida de pelota contrincante de forma racheada, con el timón del drama sin patrón. El centrocampismo alejaría a la redonda de las porterías, y la dinámica se salpicó de interrupciones e imprecisiones, congelando el tempo. Únicamente un slalom de Vinicius y un derechazo centrado de Benzema rompería el devenir comprimido -minuto 37-. El francés y los dos puntas andaluces sucumbieron al navegar colectivo.

El trecho hasta el intermedio acogería la irrupción del plano físico. Sendas brechas en las cabezas de Modric -cada vez más voluntarioso, en la querencia por repescar el mando del evento- y el 'Mudo' Vázquez refutarían el viraje global que sacaría de dinámica del todo al peligro y la creatividad atacantes. Un latigazo desde larga distancia de Vinicius, inocuo, bajaría el telón de un primer acto de tablas merecidas. Los ajustes sevillistas bloquearon el vendaval precoz y devolvió el pelaje del ajedrez a la igualdad pronosticada. Solari quedaba forzado a localizar alternativas que desestabiliaran al rigor táctico oponente si no quería sufrir más descrédito. La grada todavía recordaba la derrota ante la Real del día de Reyes en Concha Espina y los pitos aguardaban a la vuelta de la esquina.

Sin sustituciones echaría a andar una reanudación que sí asistió a una modificación: el Real Madrid volvió a subir los vatios y dictó otro soliloquio con el balón. En esta oportunidad Modric, Benzema y Ceballos perforarían en la mediapunta, inquietando más a la reclusión sobrevenida visitante. Y Vinicius, Casemiro, Ceballos y Modric probaron suerte, fuera de tino, antes del minuto 55. El juego aéreo fue condimentado con la ruptura de líneas en los pasillos centrales y la argucia estaba sembrando amenaza sobre Vaclík. De nuevo la presión madrileña a toda cancha apocó a los andaluces. Debían los de Machín repetir la capacidad de sufrir. Y un pared entre Modric y Carvajal dibujó un derechazo del croata cercano a la madera en el 58. El tiroteo estaba activado.

Kjaer contenía a la mejor cara del combinado de Solari. Imperial como líbero de una retaguardia exprimida. El técnico sevillista esperó a mover ficha a pesar del ahogo de sus subordinados al tiempo que Vinicius rozó el 1-0 con una parábola mordida. Y en el 67 Ceballos puso su cañonazo angulado en el travesaño. Sólo sobrevivían los hispalenses. La mezcla de trabajo y de diversos enfoques de la construcción implentados por un gran Madrid borraron del mapa al contragolpe visitante. Promes sentaría a Ben Yedder -descontextualizado- y Munir hizo lo propio con André Silva, a 20 minutos para la conclusión: querían más equilibrio y vértigo después de robo.

Un testarazo de Casemiro que lamió el poste, a centro de Reguilón, constrataba que el asalto era vehemente -minuto 74-. El talento de Sarabia y Franco Vázquez fue sacrificado para repeler al coloso mientras que Solari recurría a Isco. El malagueño suplió a un cansado Lucas Vázquez. En cambio, el desatascador resultó ser Casemiro. El brasileño recibió a más de 25 metros del arco y emitió un trueno que se coló pegado a la escuadra. Una barbaridad de otro partido que premiaba el esfuerzo colectivo de su camarín -minuto 79-.

Entró el Sevilla, entonces, en una contrerreloj de menos de 10 minutos. Trataría de dar un paso al frente, descolgando a sus carrileros en ataque, mas la hiperactividad madridista no dejó de resultar pegajosa. Y la inyección de Isco se aliaría con Modric para el asiento de la anestesia combinativa como candado a estos valiosos -y casi catárquicos- tres puntos. Comparecerían Bryan -cambio ofensivo que dio descanso a Escudero- y Fede Valverde -por un Ceballos mejorado-. Y la recta postrera no acogió más que un lanzamiento de falta elevado de Isco y la sentencia, obra de Modric -recuperación y remate sublime para condecorar su actuación-. La actitud ganadora y consistente de los favoritos dio coherencia a la distancia técnica y tranquilidad a su entrenador.

- Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Reguilón; Casemiro, Ceballos (Valverde, m.88), Modric; Lucas Vázquez (Isco, m.77), Vinicius y Benzema.

0 - Sevilla: Vaclík; Carriço, Kjaer, Sergi Gómez; Jesús Navas, Sarabia, Éver Banega, Franco Vázquez, Escudero (Bryan, m.86); Ben Yedder (Promes, m.71) y André Silva (Munir, m.75).

Goles: 1-0, m.78. Casemiro. 2-0, m.92: Modric.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Casemiro (61) y Ceballos (65), por el Real Madrid; y a Carriço (30), Banega (54) y Kjaer (85), por el Sevilla.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 68.232 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios