www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 20

El Barcelona se entrega a Messi para escapar del Leganés | 3-1

El Barcelona se entrega a Messi para escapar del Leganés | 3-1
Ampliar
domingo 20 de enero de 2019, 22:39h
El argentino fue suplente, pero Valverde recurrió a él para arrancar los sufridos tres puntos. Por M. Jones

El Barcelona no podía permitirse siquiera pensar en ceder dos puntos en la visita al Camp Nou del Leganés. Real Madrid y Atlético habían vencido, quedando su liderato a tiro de un partido. Pero, a pesar de la presión de los perseguidores, Ernesto Valverde se la jugó y dio descanso de partida a nombres gruesos como Lioel Messi, Rakitic y Arturo Vidal. Aleñá y Coutinho gozarían de la alternativa como compañía de Busquets y Arthur, mientras que Ousmane Dembélé sería el gestor de lo ofensivo, al lado de Luis Suárez. Vermaelen tambié ascendió a titular.

La apuesta por la rotaciones tenía un claro motivo: el hacinamiento de partidos que circunda a los equipos que juegan la Copa en estos meses de enero y febrero. El 'Txingurri' era conocedor de la exigencia global y consideró que podía permitirse sentar a algunos de sus pilares, entre los que figuraba el genio legendario. Y el colectivo se lo agradecería, ya que implementarían una intensidad y compromiso considerables. Los menos habituales rendirían con ardor en la presión, arrinconando a la reclusión a un bloque madrileño que abrazó con celeridad el modelo de robo y contragolpe.

Le quedó la pelota y la posesión por completo a un Barça que vería examinada su paciencia. Y en ese paisaje sobresaldrían Dembélé y un rebelde Aleñá. El canterano evidenció peso y solura en la distribución dentro del engranaje del líder y audaría a nutrir un gobierno de circulación perenne que el extremo francés se encargaría de traducir en peligro. El punzón campeón del Mundial ruso abrió el campo, eludiendo el colapso central pretendido por Pellegrino. Y por su carril nacieron las aproximaciones que más inquietarían a 'Pichu' Cuéllar. De hecho, a pesar de las dificultades para filtrarse entre las líneas del muro blanquiazul, Luis Suárez remataría varias veces a pase del francés.

Y el propio Dembélé se erigió en decisivo en el minuto 32. Embocó a las mallas un centro de Jordi Alba, en una jugada que él mismo inauguró. Su lanzamiento pegado al poste tranquilizaría a un Barça que no detectaba la manera de desestabilizar al afán intensivo del achique pepinero. Sin amenaza contraria, el anochecer aparentaba resultar plácido para los azulgranas. Habían viajado en un monólogo en el que Stegen no era más que espectador. Mas, en la reanudación cambiaría la cosa.

Los visitantes, con poco que perder y urgidos por su situación clasificatoria, daría un paso al frente que rimó con la bajada de revoluciones y atención de los colosos. En consecuencia, mutó el envite y viró el tempo y la sensación venenosa. No obstante, la pegada daría la razón al ascenso de la ambición madrileña, pues en su chut inicial, en el minuto 57, hicieron diana. En Nesyri activaría una maniobra que el enrachado Braithwaite significó en el 1-1. Dejando al respetable congelado y a Valverde obligado a deshacer las rotaciones. El técnico echó mano en el 66 de Lionel Messi -por Aleñá- y también inyectaría a Rakitic -por Arthur-. Y lo complicado del desperezo se agudizó con la lesión en el tobillo de Dembélé, que fue suplido por Malcom.

En cambio, los nubarrones de lo incierto se disiparían cuando Messi se enchufó a la dinámica. El argentino irrumpió determinante con un latigazo que rechazó Cuellar. El cuero suelto fue rematado a gol por Luis Suárez, en una acción que, tras ser revisada por el VAR, se validó -ante las flagrantes quejas de la delegación visitante, cabreada por ver clara falta del charrúa sobre el portero-. Corría el minuto 71 y el golpe, en el ajedrez comprimido desarrollado, se antojada definitivo. Nada más lejos.

Porque el Leganés lució orgullo y gen competitivo hasta el descuento. Sin la velocidad de Dembélé obligando a no soltar más peones al ataque, el sistema de Pellegrino se atrevería a ir a por el punto trabajado, gestando una anarquía sin centro del campo y rebosante de verticalidad que beneficiaría al Barça. Y es que Santos tuvo el 2-2 en una contra, en el minuto 85, pero sería Messi el que certificaría los tres puntos en el 92, con su decimoctava liguera y en otro capítulo de la explícita dependencia que de él tiene el proyecto catalán cada curso.


- Ficha técnica:

3 - FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Gerard Piqué, Thomas Vermaelen, Jordi Alba; Sergio Busquets, Carles Aleñá (Messi, min.64), Arthur (Rakitic, min. 64), Dembélé (min.69), Luis Suárez y Coutinho.

1 - Leganés: Cuéllar; Nyom, Rodri Tarín, Siovas, Omeruo, Jonathan Silva; Vesga (Eraso, min. 85), Recio, Óscar Rodríguez (El Zhar, min.85); En-Nesyri y Braithwaite (Santos, min.78).

Goles: 1-0, min. 32: Dembélé. 1-1, min. 57: Braithwaite. 2-1, min. 71: Luis Suárez. 3-1, min. 92: Messi.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Mostró cartulina amarilla a Braithwaite (min.8), Busquets (min. 12), Tarín (min. 22), Omeruo (min.30), Aleñá (min. 54) y a Sergi Roberto (min. 60).

Incidencias: Partido de la vigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 50.670 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.