www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FINALES DE NFC Y AFC

NFL. Ya hay Super Bowl: los Patriots de Tom Brady contra los Rams de Goff

lunes 21 de enero de 2019, 06:36h
Las Finales de Conferencia resultarían dos duelos vibrantes, salpicados de polémica y con prórroga incluida.

El fútbol americano vivió este lunes el penúltimo capítulo de los playoffs y de la temporada 2018-19. Con la Super Bowl LIII en el horizonte -se disputará el 4 de febrero, en el Mercedes-Benz Stadium de la ciudad de Atlanta, Georgia-, los aficionados de la NFL gozaron de lo lindo con los duelos entre los cuatro mejores equipos del curso. Lo que se presentaba como un posible relevo generacional de quarterbacks no defraudaría en absoluto, exprimiendo a cada conjunto al extremo para certificar el billete con destino a la batalla definitiva por la gloria.

El relato cronológico situó la acción, en primer lugar, en el atronador Mercedes-Benz Superdome de Lousiana. Allí, los New Orleans Saints recibían a Los Angeles Rams, hecho que pronosticaba una explosión anotadora. Pero la presión y el estudio táctico del oponente desembocaría en un envite comprimido, repleto de afrentas físicas y con la calidad de los creadores de jugadas limitada a los fogonzados decisivos. En ese cauce discurriría la final de la Conferencia Nacional (NFC).

Los pronósticos otorgaban un 84 por ciento de probabilidad de éxito a los Saints, en parte por la presencia del oficio del experimentado Drew Brees. El quarterback, plusmarquista y ganador de un anillo, afrontaba la enésima batalla de post temporada, mientras que su homólogo rival, Jared Goff, se estrebnaba en estas lides. Y comenzaría con un 13-0 en el primer cuarto que refutaba esas hipótesis sobre la relevancia de la experiencia. Mas, los augurios se romperían, quedando como protagonista de un intercambio de buenos ejercicios defensivos el kicker Greg Zuerlein.

Ver esta publicación en Instagram

Back-to-back 😈

Una publicación compartida de Los Angeles Rams (@rams) el

De sus botas salió impulsada el gol de campo de 57 yardas que facturó el viaje de los Rams a la Super Bowl, por cuarta vez en su historia. Lo hizo en la prórroga, después de que cuando quedaban 19 segundos para la conclusión del último cuarto firmara las tablas que obligaran a la disputa del tiempo extra con una patada a palos de 45 yardas. Finalmente, el 26-23 entregó la razón y la alternativa al técnico Sean McVay, en detrimento de veterano Sean Payton.

La inercia equilibrada saltaría por los aires cuando la franquicia de Nueva Orelans tuvo en su poder la capacidad para, con tablas en el electrónico y posesión, quemar el minutaje con una serie de drives terrestres. Sin embargo, Payton se la jugó al pase y no le saldría bien. En primer lugar porque la zaga de los Rams le leyó las intenciones y sus pass rushers -excelsos a lo largo de la jornada- apretaron a Brees. Y, en segundo término, porque los colegiados no pitaron una clara pass interference de Robey Coleman sobre Tommylee Lewis. Las protestas ante el clamoroso error de los jueces devino en un field goal que abría la ventana de oportunidad a los californianos.

Y Goff lo aprovechó, colocando todo en las botas de su pateador. La determinante intercepción de John Johnson permtiría recuperar el balón a unos Rams que rematarían la conquista de semejante templo. El aspirante, de 24 años, se fue con la siguiente tarjeta: completó 25 de 40 pases para 297 yardas, con un pase de anotación y una interceptación. Por otro lado, Brees, de 40 años, acumuló 26 de 40 envíos para 249 yardas, con dos pases de anotación y dos interceptados.

Ver esta publicación en Instagram

February 3, 2019. @patriots vs. @rams in Atlanta! #SBLIII

Una publicación compartida de NFL (@nfl) el

En resumen, los fantasmas de la injusticia arbitral planearán en los próximos días sobre la liga. Pero eso no empaña el rigor de nombres como Suh y Donald en el trabajo para abortar la efectividad del juego aéreo de los Saints. La neutralización del arma terrestre -lo mismo le pasó a los descontextualizados Gurley y CJ Anderson- beneficiaría al planteamiento exitoso de Sean McVay, que se convierte a los 33 años en el más joven que lleva a un equipo al Super Bowl. La cima del proyecto que iniciafron los dueños de los Rams cuando decidieron trasladarse de San Luis a Los Ángeles. Los dos mejores ataques de la NFC tuvieron que confiarlo todo a sus cuerpos defensivos. Y, en ese peldaño, los californianos rebosaron.

Ahora se las tendrán que ver con los New England Patriots. Y es que la dinastía conformada por Tom Brady y Bill Belichick conquistó el título de la Conferencia Americana al sobrevivir al tiroteo postrero descerrajado en el estadio de los Chiefs. El público de Kansas City paladearía la confirmación como elemento estelar de la NFL del quarterback Patrick Mahomes, aunque no alcanzó a vislumbrar a sus jugadores llegando a la orilla y refutando su condición de locales ante el eterno candidato al anillo. Perderían por 31-37 en la segunda prórroga de la madrugada.

La desembocadura del esfuerzo que ha granjeado a los Pats su tercera Super Bowl seguida les vio dar un golpe sobre la mesa en el epílogo. Nunca bajo el paraguas de Andy Reid el equipo de Kansas Cit había producido menos al descanso de un partido. El marcador reflejaba un descriptivo 0-14 en el incio del tercer cuarto y se afrontaría el último periodo como un 7-17 que elogiaba el trabajo de presión sobre Mahomes de la línea defensiva visitante. El pasador de rango legendario naciente tardaría en gritar su clase. Mas lo haría.

Ver esta publicación en Instagram

The rookie does it.

Una publicación compartida de New England Patriots (@patriots) el

En los minutos finales dictó, junto con el paso al frente del cierre de los Chiefs, un intercambio de golpes en el que los locales anotaron 24 puntos. Una barbaridad sobre la que Brady tuvo que navegar, apoyado en los intermitentes pero fiables en los momentos clave Rob Gronkowski y Julian Edelman. Las dudas a las que les empujó el tino de Mahomes en la remontada ajena, que dibujó una alternancia vertiginosa en la ventaja en el electrónico como postre del evento, sentenciarían la necesidad de tiempo extra. Antes, se protestaría mucho una falta sancionada a la defensa de los Chiefs, muy rigurosa y discutida, cuando se completaba la tercera intercepción a Brady. Brete que habría cerrado el triunfo de la franquicia de Kansas City.

En cambio, la lección de lucidez atacante que dieron los quarterbacks, capaces de armar drives frenéticos en los minutos postreros, se cercenaría cuando Matthew Slater acertó al elegir cara en el sorteo de la posesión inicial de la prórroga. La moneda cayó del lado de New England, a los que les bastaba con anotar un touchdown para silenciar al fin al Estadio Arrowhead. Una majestuosa concatenación de conexiones con los receptores predilectos coronaría a Brady. Fueron 4 minutos y 52 segundos de poesía en la ejecución de terceros downs. Una maravilla casi industrial que remataría Rex Burkhead con una carrera de dos yardas que legitimó el pedigrí de la dinastía de Nwe England.

Para el recuerdo y los anales de la NFL quedará la rivalidad plasmada entre Brady y Mahomes. El considerado como mejor de todos los tiempos amontonó 30 de 46 envíos para 348 yardas con un pase de anotación y dos envíos interceptados, mientras que el joven completó 16 de 31 pases para 295 yardas y tres envíos de anotación, para confirmarse como claro candidato a MVP del año. En todo caso, el icono de los Pats sintetizaría lo vivido así: "Completamos algunas jugadas decisivas en los momentos clave del partido que nos abrieron el camino al gran triunfo. Demostramos en el campo que nos ganamos el título a base de nuestro esfuerzo, el de todos los compañeros, porque conseguir este tipo de trofeo no te no regala nadie". A Mahomes, de 23 años, le espera una extensión de contrato de 200 millones de dólares, un acuerdo jamas visto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.