www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LIBROS

Blanca Marsillach: "Mi padre ha sido el Almodóvar del teatro"

De izquierda a derecha: Mercedes Lezcano, Pedro Víllora y Blanca Marsillach.
Ampliar
De izquierda a derecha: Mercedes Lezcano, Pedro Víllora y Blanca Marsillach. (Foto: Juan Pablo Tejedor Ansón)
EL IMPARCIAL
lunes 21 de enero de 2019, 22:26h
Se presenta en Madrid Teatro Completo, la primera recopilación de todas las obras teatrales del prolífico artista barcelonés, Adolfo Marsillach.

Adolfo Marsillach vuelve a pisar las tablas. Por primera vez, las obras teatrales de este prolífico director teatral, actor y escritor -entre otras muchas cosas- han sido recopiladas en Teatro Completo (Punto de Vista Editores, 2019).

En este libro, que edita Pedro Víllora, se encuentra reunido "todo el teatro que el dio por bueno" -como indica el editor-: Desde la clásica Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, pasando por Mata-Hari o Proceso a Mata-Hari, hasta Se vende ático, Feliz aniversario, El saloncito chino o Extraño anuncio y llegando hasta su último texto teatral: Noche de Reyes sin Shakespeare.

Durante la presentación de este compendio, que ha tenido lugar este lunes en la sala Manuel de Falla de la SGAE, Blanca Marsillach, hija del fallecido artista, ha recordado con emoción a su padre, al que ha calificado como el "Almodóvar teatral" por la centralidad que siempre ocuparon en sus obras los personajes femeninos y populares. La actriz también ha confesado lo duro que fue trabajar con su padre. "Recuerdo que decía: '¿Cómo es posible que entre lo que dices y la cara que pones no haya ninguna conexión?'. "Hacía de mujer mejor que yo", ha bromeado durante la presentación.

La intérprete Mercedes Lezcano, mujer del director y autora del epílogo del libro, ha recordado la predilección de Marsillach por los personajes femeninos y las actrices, a las que consideraba "más dotadas que a los actores": "En sus obras teatrales hay un amor y una inclinación especial hacia los personajes femeninos. Era un enamorado de las mujeres y de ese amor se nutrían los caracteres femeninos que inventaba. La mujer era para él más sensible, menos competitiva, más leal, más inquietante, más divertida y misteriosa", ha subrayado.

Lezcano también ha destacado de él su "espíritu ganador y su forma de ser, nadando siempre a contra corriente", lo que no le granjeó demasiadas amistades. "Como él decía: 'Los amigos son siempre enemigos en potencia'", ha rememorado citando al propio Marsillach, de quien ha dicho echar de menos su coherencia y compromiso: "El teatro se ha empobrecido con su ausencia".

El dramaturgo y editor literario de Teatro Completo, Pedro Víllora ha revelado que el día que Marsillach falleció se encontraba a punto de estrenar -en la misma sala dónde hoy ha presentado el libro- una lectura de su obra Bésame Macho, cuyo prólogo y programa llevaban la firma de Marsillach: "Convertimos aquel acto en un homenaje inmediato" ha resumido.

Víllora, que ha trabajado con todos los manuscritos y mecanoescritos de Marsillach, ha repasado las obras que se incluyen en el volumen. Desde la exitosa Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, la "escépticamente bienhumorada" Se vende ático, o la "mentirosa" Feliz aniversario, hasta la inédita El saloncito chino, "una de las obras más sofisticadas y audaces" del director teatral que Víllora ha reclamado "volver a hacer".

Adolfo Marsillach

Adolfo Marsillach (Barcelona, 1928 – Madrid, 2002) fue actor, director, productor, dramaturgo, guionista, novelista, articulista, gestor de teatros públicos y director general de las Artes Escénicas y de la Música del Ministerio de Cultura. Desde muy joven se dedicó al teatro y enseguida destacó como actor y director de escena.

En 1950 se incorpora a la compañía del Teatro Nacional María Guerrero y en 1955 debuta como director con Bobosse al que le siguen Después de la caída, Pigmalión, Marat-Sade, Tartufo o Sócrates, además de sus montajes de clásicos españoles.

También fue importante su labor actoral en el cine donde dio vida a Santiago Ramón y Cajal y protagonizó numerosas películas. En Televisión Española tuvo una labor muy destacada como actor, guionista y director en series que fueron auténticos revulsivos para la sociedad española tardofranquista y durante la transición como: Fernández, punto y coma, Habitación 508, Silencio… se rueda, Silencio… vivimos, Silencio… estrenamos y La señora García se confiesa.

En 1965 es nombrado director del Teatro Español de Madrid. En 1978 crea el Centro Dramático Nacional y en 1985 funda la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Entre sus muchos premios destacan el Premio Nacional de Dirección, el Premio de Interpretación del Festival de San Sebastián, el Premio Mayte, el Premio Nacional de Teatro, el Premio ADE, el Premio Goya, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes o el Premio Max de Honor.

Como escritor obtuvo el Premio Espasa de Humor por la novela Se vende ático (1985) y el Premio Comillas de biografía (1998) por Tan lejos, tan cerca (Mi vida).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios