www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Ortega, volver a empezar

martes 29 de enero de 2019, 20:51h

Es para nosotros lo que Sócrates fue para los griegos e hizo de toda su vida una obra en servicio de España. Ortega es el gran educador político del pueblo español. Nadie ha igualado su defensa del Estado democrático dentro de una nación europea y su deriva totalitaria. Nadie ha indisociado mejor, del dintorno a la entraña, la crítica del idealismo y la revolución. Nadie ha procurado mayor herramienta de soberanía mental a los individuos de una sociedad para elevarse sobre el morbo de su masa. Nadie ha examinado con tanto rigor su propia acción y filosofía políticas. Ortega es el gran ciudadano, el gran liberal del siglo XX. Su fracaso es el nuestro. Y su ejemplo de libertad, de inteligencia patriótica, civilizada, el magisterio necesario para rescatar nuestra esperanza de la fatalidad.

Ortega es aquí, hoy mismo, la aurora de la razón histórica de España, nación de la ultranación europea. Agradezcamos pues, al filósofo Agapito Maestre, que nos haya recordado en su denso y decisivo Ortega y Gasset. El gran maestro (Almuzara, 2019) * esta verdad tan llana y luminosa del mayor pensador contemporáneo en lengua española, y seguramente de otras muchas. A saber. Que el gran magisterio de Ortega fue aristotélico, moderno, político. Agradezcamos, sí, al profesor Maestre, también filósofo de la política y consagrado desde hace décadas al análisis del Estado-nación, este durísimo y formidable estudio sobre nuestro filósofo-ciudadano número uno.

Un libro inevitable, luego necesariamente discutible, que por fin ha puesto los mimbres exigidos para una genuina Teoría Crítica sobre el legado orteguiano. Ha logrado, Agapito Maestre, el sueño de cualquier autor. Hacer un libro por el que haya que pasar. Un libro que no pueda uno desconocer al hablar de Ortega sin quedar como un tonto. Un libro que tendrán que empollarse todos los currutacos y chisgarabís que no aparecen en su ausente índice onomástico. Pero que sin duda quedan perfectamente retratados en la majestad de sus tristes enjuiciamientos sobre un genio, Ortega, con cuya complejidad nada tenían que hacer los que le han mirado desde el sucio ángulo de sus propios complejos.

Y como para cultivar antes hay que limpiar, este es precisamente el primer tercio del libro: la crítica a la ideología que ha embarrado la recepción orteguiana hasta nuestros días. La primera bibliografía crítica sobre Ortega, con un aparte clave sobre el programa de un filósofo ateo y su fecundo encaje entre sus muchos y brillantes discípulos católicos. Ahí queda eso. Y de segundo el silencio de Ortega. El decir de su callar. Se impone aquí, Maestre, el deber de explicar, de contar el silencio del gran maestro. De recordar que Ortega no se exilió de Burgos en el 36 ni volvió con Franco en el 45. Que Ortega huyó del Madrid republicano para salvar la vida y regresó a su nación para vivir en ella. Para seguir diciendo a los fachas lo mismo que dijo a los rojos: Yo no. Ni comunista, ni fascista, ni populista ni nacionalista. Yo no. Ni politicismo integral ni democracia morbosa. Yo no. Yo no soy un mandarín ni un filósofo-rey. Yo soy uno que habla y escribe en la plazuela de su patria. Una vértebra más en el designio compartido para la construcción permanente de nuestros bienes en común.

Yo soy un filósofo-ciudadano, recuenta Maestre dándonos finalmente, sobre este fondo, el diálogo crítico de Ortega con su propia obra. Un capítulo fundamental para desenmascarar a todos aquellos que alabando al escritor han negado al gran filósofo, al político. Al hombre, insisto, que con su afán de libertad y en servicio de su patria empeñó su vida en ayudarnos a construir el tesoro más tardío, deteriorado y apremiante de la nación española: una democracia de hombres libres e iguales ante la Ley en el espacio supranacional de una Europa unida.

Ortega y Gasset. El gran maestro es obviamente el libro más importante que se publicará en español este 2019. Los papeles de un demócrata radical, que ha aprendido a dudar de su propia duda, sobre la inteligencia creadora más fértil que ha dado la razón vital en nuestra lengua. Será ya para siempre, insisto, un peldaño imprescindible y de alegre factura para el árido y sosegado quehacer de los académicos. Aunque en realidad lo que ha conseguido Maestre con este libro es algo mucho más relevante y perentorio para la educación política de la sociedad española de hoy. Ha puesto el toro en suerte al cineasta que se atreva a realizar una franca película sobre Ortega. Un desafío tan bello, tan abismático, que no le echaremos a nadie en cara si suelta el capote. Como decía el confiable filósofo Carlos Díaz, autor de más de doscientos sesenta libros y citado amigo de Agapito Maestre: No puedo escribir sobre Ortega, me envuelve como boa constrictora, me sobrepasa, me inmoviliza y sólo bendigo su escritura. Hay límites.

* Agenda: La presentación oficial del libro Ortega y Gasset. El gran maestro (Almuzara 2019) tendrá lugar este miércoles 30 de enero, a las 19:30 horas, en el Centro Cultural Sanchinarro (C/ Princesa de Éboli, 29) de Madrid. Acompañarán al autor el cineasta José Luis Garci, el filósofo Gabriel Albiac y el periodista Dieter Brandau.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(3)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.