www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CIRCUITO EUROPEO

Golf. ¿Qué le espera a Sergio García tras su afrenta en Arabia Saudí?

martes 05 de febrero de 2019, 23:47h
El jugador español desató un ataque de ira en el que menospreció al país árabe.

El primer torneo de la historia del European Tour celebrado en Arabia Saudí había recibido una gran cantidad de críticas. La repercusión del asesinato de Jamal Khashoggi generó una polémica notable cuando se supo que se iba a mantener la organización del evento, contra la opinión multitud de organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos. Y, en ese contexto tenso, Sergio García acabó por resultar el protagonista negativo de una cita envuelta en una atmósfera complicada.

El español desató su frustración el pasado sábado como nunca. El Royal Greens Golf and Country Club, en la King Abdullah Eonomic City a orillas del Mar Rojo, le vería maltratar los 'greenes' entre improperios. El ganador del Masters de Augusta de 2017 se desahogó en la tercera ronda, golpeando o arrastrando los pies en dos de los 'greenes'. El resultado fue el perjuicio de las condiciones de campo para los jugadores que competirían a continuación. Éstos emitieron una queja y la organización les dio la razón.

El castellonense fue descalificado. Así se excusó: "Ha sido una semana complicada. No está saliendo nada y el campo no está ayudando. Respeto la decisión de mi descalificación. Como fruto de las frustración he dañado un par de 'greenes' y pido disculpas por ello. He informado a mis compañeros de que nunca volverá a ocurrir". Pero no quedó ahí la cosa, ya que en palabras a medio de comunicación españoles, el golfista, que fue justa víctima de la regla 1.2a, que permite la descalificación si un jugador comete una grave falta de conducta, declararí que "no volveré a Arabia Saudí durante unos años".

Antes de esta explosión. García ya había ofrecido síntomas de no encontrarse en su mejor momento mental. En la jornada previa a la hecatombe, el jugador se expresó de este modo: "¡La madre que los parió a todos ya, hombre! ¡Puta mierda! ¡Joder, los caddies de mierda que no saben arreglar los bunkers! ¡A tomar por culo!". Lo hizo mientras que golpeaba la aerna con el palo. En ese instante, otros golfistas nacionales que participaban esa histórica primera edición del torneo le advirtieron de lo complicado del horizonte si proseguía con esa actitud.

Jorge Campillo y Borja Simó, su caddie, estaban jugando detrás de Sergio en los instantes previos al ataque de ira. "Sabíamos que nos podía perjudicar tanto a nosotros como a los compañeros que venían por detrás. A todos nos puede pasar una vez, pero varias veces no es normal", expuso Campillo. Y el caddie español Javier Erviti, que también estaba compitiendo por detrás de García, explicó que "stamos acostumbrados al carácter porque somos latinos, pero nos dio la sensación de que era un cabreo demasiado exagerado". Empezó sentirse mal por su colega Víctor García, el hermano y caddie de Sergio.

Gonzalo Fernández Castaño, que venía cinco grupos detrás, sospechaba que el castellonense había causado los daños. "Al terminar, lo primero que hice fue buscar a Sergio y hablar con él y decirle que lo que había hecho era inaceptable. Se lo dije porque es un buen amigo y los amigos tienen que estar ahí para dar consejo y ayudar en malos momentos", comentó este madrileño que desconocía que David Phillips, el director del torneo, armado con una tableta electrónica, esperaba a García para leerle la cartilla.

El revuelto ha sido tal que el European Tour sólo quiere cerrar el caso. "El incidente se acabó. Nos hemos ocupado del tema. Sergio ha pedido disculpas a los jugadores y es hora de seguir adelante", dijo Keith Pelley, director ejecutivo del circuito. Para él, de manera estrambótica, se vino fenomenal que los focos se dirigieran hacia la ira de García, para que se aliviara la presión que arrastraba por haber mantenido la disputa del torneo a pesar de los recientes acontecimientos políticos en Arabia Saudí.

Horas más tarde, Sergio García se disculpó y despidió de los responsables de la Federación Saudí de Golf. "Lo de esta semana no es algo que me enorgullezca. Todos somos humanos y todos cometemos errores, lo importante es intentar aprender de ellos. El error es no aprender de los errores", sintetizó. Pero, ¿qué le puede ocurrir al español después de haber mostrado su peor cara, lo que se ha entendido como una afrenta por parte de la nación árabe?

El diario británico The Telegraph ha enconrado un precedente a algo parecido al episodio desatado por el castellonense. Narra que en 2013, Simon Dyson fue expulsado del BMW Masters y tuvo que pagar 30.000 libras y cumplir una suspensión de dos meses. Y expone que García podría llegar a tener que devolver todo el monto cobrado por participar en el evento ( unos 570.000 euros), ya que alegan que podría figurar una cláusula en el contrato firmado entre las partes. Sólo el tiempo definirá la profundidad del arrebato del jugador español. Desde los analistas anglosajones se entiende que no ha convencido en su muestra de arrepentimiento y podría depararle una sombra de sospecha continuada en sus próximos torneos, incluido el Masters.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.