www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MERCADO DEL ARTE

El pintor Diego Gadir denuncia mala praxis de la casa de subastas SEGRE

viernes 08 de febrero de 2019, 12:24h
El pintor Diego Gadir denuncia mala praxis de la casa de subastas SEGRE
Ampliar

En enero, la casa de subastas madrileña SEGRE anunció en internet la oferta de una pieza original firmada por el pintor Diego Gadir en 1998, titulada Desnudo con granada, que fue encargada por la galería granadina Jesús Puerto como matriz o modelo referencial para ser reproducida en una tirada gráfica de 100 ejemplares, numerados del 1 al 100, más un número de pruebas de estado y pruebas de artista, con numeración romana.

La galería de arte, clausurada en 2010, encargó una obra original por cabeza a un grupo de pintores con los que trabajaba regularmente con el fin de editarlas en técnica serigráfica. El conjunto de serigrafías se ofreció a la venta dentro de un estuche forrado en tela bajo el título Granada.

Según apunta Gadir, los requisitos de ejecución del trabajo gráfico-artístico no se respetaron por parte del galerista-editor. “No se me permitió intervenir en el proceso de realización técnica de la serigrafía, lo cual es más que suficiente para no considerar aquellas reproducciones una obra gráfica artística original. Aun así, se numeraron y firmaron”.

El pintor asegura, asimismo, no haber recibido las estampas a las que tenía derecho. Con todo ello, el pintor consintió la estampación de la serigrafía al informarse de que, al no haber intervenido directamente en el proceso de ejecución, la tirada no tendría valor artístico alguno como procedimiento creativo, quedando el asunto en una mera reproducción del tipo fotomecánico o de offset. El editor fue informado de estos pormenores, según afirma el pintor.

En la técnica serigráfica, el dibujo o pintura original a partir del cual se hace una estampa se denomina matriz y, junto con las pantallas de impresión (estarcido), constituye lo que en el grabado tradicional es la plancha. En conclusión, la obra original actúa en la serigrafía como soporte o plancha.

Gadir reconoce haberse preocupado por estas cuestiones tanto desde el aspecto de la integridad profesional, como del de la legalidad. Para aclarar las cosas, Gadir consultó personalmente estos detalles con importantes profesionales de la estampación gráfica de rango artístico, como es el caso de Pepe Herrera, quien le asesoró al respecto: “El sr. Herrera me aseguró -relata Gadir- que en la estampación con valor artístico, la matriz original hay que desfigurarla, rayándola o marcándola visiblemente, una vez que ha sido reproducida en serie, para evitar futuras reimpresiones y, con ello, el fraude de sacar más copias de las comprometidas en la numeración”. Es lo mismo que sucede con las planchas metálicas o en madera o linóleo de las técnicas clásicas del grabado.

El pintor y dibujante gaditano concluye: “Según me informaron los expertos, cuando se decide firmar una tirada de estampaciones solo con un valor deferencial para con el cliente, solo como suerte de dedicatoria, hay que hacerlo con rotulador o bolígrafo, y sin numerar. Evidentemente, el precio de estas estampaciones no se ajustará a la cotización de mercado del creador de las mismas, toda vez que no poseen estatus de creación artística”.

Por tanto, y como concluye el pintor, “la obra original de mi autoría puesta a la venta en Subastas SEGRE, con datos referenciales Lote 0366/ Desnudo con granada/ 1998/ Ceras de colores y acuarela sobre papel/ 36,5 x 27 cm, está siendo objeto de una venta irregular, al tratarse de la matriz original de una serie de serigrafías, pretendidamente artísticas. A todas luces, es una propuesta indebida, cosa que ocurre por no habérseme consultado previamente como autor y propietario de los derechos de la imagen, que nunca vendí, a la vez que se hace una apropiación indebida de mi nombre profesional, que está registrado como marca comercial en el registro nacional de patentes y marcas. También quiero hacer hincapié en las anomalías relativas a los datos técnicos publicados de mis obras subastadas, parece que prefieren inventárselos. En el caso concreto que nos ocupa, la obra fue realizada con lápices de color acuarelables y las ceras ni están ni se les espera. Estas irregularidades, por llamarlas de alguna forma, no es la primera vez que las sufro. Nadie decide consultarme ni pedirme permiso para la utilización de mis derechos y registros. Es lamentable”.

Gadir asegura que las únicas estampaciones seriadas que ha firmado en su vida son el cartel Benalup y la carpeta Un drama japonés, editados por el hotel Fairplay de Benalup, ambas sin valor artístico, al haber sido ejecutadas por procedimientos fotomecánicos y, por ende, sin intervención suya en el proceso creativo. También, la serigrafía editada por la Diputación de Cádiz para conmemorar el 25º anniversario de la creación de los ayuntamientos democráticos, cuya matriz original, en propiedad de la Diputación gaditana, aún no ha sido desfigurada para evitar futuras reimpresiones, cosa que es imperativo hacer, como Gadir comunicó al departamento de patrimonio de dicha institución.

Aparte de éstas, no existe ninguna otra obra gráfica del pintor hasta la fecha, según nos reconoce.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.