www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

16:15 | BEIN LALIGA

El Real Madrid y el Atlético colisionan compartiendo incertidumbre en el derbi

sábado 09 de febrero de 2019, 01:07h
Los dos colosos capitalinos se cruzan en medio del mes más exigente del curso.

Cuando Atlético y Real Madrid se saludaron en la idea liguera del derbi capitalino, en la que empataron a cero goles en el Santiego Bernabéu, los merengues estaban entrenador por Julen Lopetegui y atravesaban las últimas fronteras de la decacencia del compromiso colectivo, mientras que la obra de Diego Pablo Simeone mantenía como podía la cohesión defensiva y el ratio goleador que le permitiera remontar un arranque de campeonato menos brillante de los esperado. Muchas páginas se han quemado desde ese día de septiembre hasta este mediodía de febrero en el que el Metropolitano sen engalanará.

Y es que en esta segunda cita los colchoneros viajan en la segunda plaza, tras haber mantenido una inercia más regular que la de su oponente en el acecho del liderato del Barcelona. Han logrado los locales solidificar su repliegue hasta hacerlo puntero, pero no disfrutan de una capacidad colosal para cerrar los triunfos, ni mucho menos. Les ha faltado consistencia en la producción anotadora y con esa merma han llegado a este cruce de altura frente a su enemigo íntimo. Al galope de una senda más plomiza de la calidad contratada en verano, aunque efectiva.

La adquisicón de Álvaro Morata en la ventana invernal ha venido a subrayar que el 'Cholo' ha intrepretado la necesidad de sumar pegada y mordiente a un sistema urgido de resolución para que su planteamiento granítico quede legitimado en la continuidad de los meses. Y más ahora que afrontan un mes en el que se juegan mantener la seguna plaza liguera, no despegarse de la estela culé y combatir en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, precisamente ante Cristiano Ronaldo y su Juventus.

Para afrontar la empresa de este sábado el arquitecto rojiblanco no podrá contar con el lesionado Koke -se perderá su tercer encuentro seguido por una dolencia-, Diego Costa y Stefan Savic. Eso sí, recuperará para la apuesta por el ardor a Diego Godín y Saúl Ñíguez, elementos nucleares, aunque menos que Jan Oblak y Antoine Griezmann, los nombres que han sostenido las aspiraciones colchoneras entre tanta lesión. Las paradas del esloveno (su meta a estado a cero en 23 de sus 27 duelos más recientes) y las dianas del galo (25 en los 30 enfrentamientos precedentes) volverán a emerger como imprescindibles guindas de un equema que aliñarán, presumiblemente, Lucas Hernández -sentaría a Filipe-, Santiago Arias, José María Giménez, Rodri y Thomas. La duda está fijada en la participación como titulares de Morata, Correa y Víctor Machín, 'Vitolo'. Y en la proporción de valentía posicional y lucha por la posesión que elija el estratega argentino.

Sabe el dueño del timón de la otra trinchera, Santiago Solari -ex jugador del Atlético y pupilo de Simeone en San Lorenzo-, que los atléticos bien pueden jugar a un partido largo, amortizando el cansancio que lastra a un Madrid de vuelta del empate cosechado en el Camp Nou hace tres días. Y conoce ya la facilidad con la que los fantasmas de la desconcentración acuden para fustigar las opciones de sus subordinados, con lo que habrá de elegir bien las piezas que incluye en un evento que tomará forma a cuatro días de competir en el Amsterdam Arena contra el Ajax. En el resbaladizo cruce de octavos de Champions que les ha caído en gracia.

'El Indicecito' posee la certeza de no disponer de Isco -mermado en su espalda- y Marcos Llorente, mas goza de uno de los tramos con menos jugadores en la enfermería desde que asumió el cargo. En consecuencia, se trata para el otrora extremo zurdo de medir riesgos y preferencias. Tiene que repartir descansos, pero rotar ante un club que tiene en su estadio un templo inexpugnable -19 partidos de competición oficial sin perder hasta que cayeron ante el Betis el fin de semana previo- es peligroso. Casi tanto como mantener a algunos de los peones tendentes a la complacencia y al apagón en fase defensiva. Es por ello que no constituye un examen sencillo el que sobreviene a Solari.

El estado resplandeciente de Benzema, el despliegue imperial e Sergio Ramos, el crecimiento de la forma de Modric y Kroos y la solidez y equilibrio que aporta la dupla Carvajal-Lucas Vázquez con parámetros que les asegura protagonismo. No funcionan los méritos de igual modo en el caso de Vinicius, que estaría vislumbrando el banquillo en favor de Bale -y de recuperar la energía antes de hacer las maletas con destino Países Bajos-. El galés tiene hambre, mas se ha mostrado falto de chispa. El regreso al 4-3-3 se lee como una temeridad por parte de un dibujo madridista que ha ganado seguridad con y sin pelota, llevando la iniciativa y compitiendo a la contra. Todo confluye a la posible incorporación de Reguilón por Marcelo y la irremplazable participación de Casemiro. Nacho, Asensio, Mariano y Fede Valverde esperarían turno, al igual que Lemar, Juanfran, Filipe, Kalinic y el canterano Mollejo.

Sobre el tapete se desarrollará una fiscalización mutua que buscará herir tras pérdida más que en estático y en el que los locales elevarán sus opciones si conducen la dinámica al físico, al tiempo que los visitantes necesitarán elegir sus presiones a toda cancha y afinar la precisión y velocidad en el toque para sobrevivir. En todo caso, restalla ya la sinfonía sudorosa y exigente que siempre envuelve a estos choques de vecinos que se tuercen el gesto, de tú a tú, desde el advenimiento de Simeone. Parecería que esta vez la confrontación calificará, más que a otro aspecto, al seguimiento de la tensión reclamada por Solari a sus jugadores desde su aterrizaje y a la vigencia de los postulados conservadores del 'Cholo' cuando tiene que luchar con un gigante. La delegación de Chamartín sigue sangrando tras pérdida y a la del Cerro del Espino se le sigue secando la boca en el área contrincante.

La prolongación de la imagen sólida dejada en Can Barça -que prolonga su inercia a seis duelos sin perder, cinco triunfos- aseguraría una competencia exitosa a los de Concha Espina, acuciados si salen de vacío en su anhelo de entorchado liguero. Y los rojiblancos pretenden la catarsis casera que le devuelva la percepción de invencible en su coliseo. La presión está distribuida en términos más similares que en otras ediciones del derbi, ya que el margen de maniobra es reducido -están a seis y ocho puntos del liderato- y el fuelle ha de gastarse con mesura a esta altura de hacinamiento de partidos. Lionel Messi y compañía estará atento, amémn del universo futbolístico, ansioso por paladear otro plato de cuentas pendientes y pasión vertiginosa único en España.

- Alineaciones probables:

Atlético de Madrid: Oblak; Arias, Giménez, Godín, Lucas; Saúl, Thomas, Rodrigo, Correa o Vitolo; Griezmann y Morata.

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Reguilón; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Bale y Benzema.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.