www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINAL

Copa. El Barcelona despega para eliminar al Tenerife y jugar la final | 92-86

sábado 16 de febrero de 2019, 21:16h
Los catalanes lucieron fortaleza para relajarse en el desenlace.

Parecería que el Barcelona se ha tomado esta Copa del Rey como la torneo que les puede dar el espaldarazo de confianza que necesitan para acabar con la sempiterna irregularidad que arrastran, esa que les hace liderar la ACB y sólo figurar en la Euroliga. Buena cuenta de esta percepción dio este sábado el Iberostar Tenerife, conjunto relegado al rol de sujeto pasivo en la primera semifinal del torneo copero. Y es que los pupilos de Svetislav Pesic salieron con seriedad y recogerían el fruto.

La intensidad en ambas fases del juego y el tino en la distribución de Pau Ribas y Thomas Heurtel les bastaría para marcar territorio temprano. Desde su exigente defensa ahogarían a los canarios y labrarían sus primeras ventajas. Los isleños tomarían la temperatura el evento tarde y lo pagaron: anotaron cinco puntos en los seis minutos iniciales, con un cúmulo de pérdidas como lastre. El Barça, en ese encuadre, aceleraría para amortizar a la contra y escaparse de siete puntos.

Los ajustes implementados por Txus Vidorreta valdrían para que los suyos ganaran en consistencia. Además, la inyección de Colton Iverson en la pintura apretaría en repliegue, a la espera de la llegada de fluidez atacante. Y el zigzagueo culé se añadió a un fórmula que igualaría el primer cuarto (17-15). Pero emergió la calidad de Kyle Kuric. Con dos triples, el estadounidense disparó un parcial de 8-1 que estaba aliñado por el dominio en los rebotes. Ese fogonazo en los segundos diez minutos bloquearía las tiritas puestas por el técnico del bloque canario y las cosas se les pondrían muy complicadas antes de caminar hacia vestuarios (41-29).

Adam Hanga, autor de ocho puntos, reclamó protagonismo en el segundo cambio de ritmo azulgrana, es que puso los 14 puntos de diferencia antes del intermedio. Ocho pérdidas llevaban los tinerfeños cuando saltaron a la cancha para disputar la reanudación. Salieron más sueltos en la ofensiva, pero la falta de tino de sus tiradores contrastaría con la consistencia de Pau Ribas y Víctor Claver. Las buenas acciones de Heurtel abortarían la pretendida reacción isleña y el 72-52 remató la competitividad en el minuto 30. No había brillo pero el rodillo culé seguía activo tras haber apeado al Unicaja en cuartos de final.

Y el desenlace comprendió un puñado de minutos de la basura en el que los jugadores en desventaja harían labores de maquillaje. Tim Abromaitis (24 puntos) daría la cara ante el apagón de Javier Beirán. La relajación de los barceloneses, ya conscientes de ser finalistas, rimaría con el orgullo canario para quedar a siete puntos en el minuto postrero. Allí, los vigentes campeones dieron carpetazo y sentenciaron a un bloque tinerfeño digno pero impotente. Sin pegas, el Barça se ha ganado el billete para pelear por el trofeo.


- Ficha técnica:

92 - Barcelona Lassa (17+24+31+20): Heurtel (11), Ribas (14), Claver (7), Singleton (2), Tomic (4) -equipo inicial-, Pangos (12), Seraphin (10), Hanga (11), Kuric (12) y Oriola (9).

86 - Iberostar Tenerife (15+14+23+34): White (3), San Miguel (6), Beirán (2), Abromaitis (24), Iverson (3) -cinco inicial- Staiger (6), Richotti (3), Niang (-), Brussino (3), Bassas (13), Saiz (8) y Gillet (5).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Antonio Conde y Carlos Peruga. Eliminaron por dos técnicas al entrenador del Iberostar Tenerife, Txus Vidorreta (min. 40).

Incidencias: primera semifinal de la Copa del Rey de baloncesto disputada en el WiZink Center ante 13.150 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.