www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 24

El Barcelona defiende su liderato con lo mínimo ante el Valladolid | 1-0

El Barcelona defiende su liderato con lo mínimo ante el Valladolid | 1-0
Ampliar
sábado 16 de febrero de 2019, 22:36h
Los catalanes sacan tres puntos de otro esfuerzo alejado de su mejor versión. Por M. Jones

El Barcelona, como el Atlético, llegó a esta vigésimo cuarta fecha liguera tras dos pinchazos y a las puertas de la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones (en Lyon, el martes). Ese brete examinaba la gestión de un Ernesto Valverde que apostó por unas rotaciones no tan ortodoxas. Rakitic y Luis Suárez descansarían, con Kevin-Prince Boateng probando a ser delantero referencial. Messi y Dembèlè habrían de llevar el peso del desequilibrio, con Vidal y Aleñà acompañando a Busquets en un dibujo en el que Vermaelen se tornó titular.

Y en la delegación del Valladolid, que presentaba una zaga de cinco piezas, Sergio González no escatimó en sus prespuestos defensivos y contragolpeadores, dejando en el verde un tridente atacante que conformaban Enes Ünal, Sergi Guardiola y Verde. Sobre ese presupuesto especulativo se desarrollarían los catellanos hasta que concluyó el envite. Aguantarían las acometidas de un favorito alejado del brillo y la fluidez que le son exigidos.

Vidal y Aleñà amontonaban imprecisiones, con lo que el pretendido ritmo blaugrana era boicoteado por la red de ayudas visitante. Muy rígurosa y de gran actividad energética. Tanto que Masip no pararía de bostezar en los 45 minutos iniciales. La superpoblación de la parcela central, estudiada por los técnicos visitantes, ldes dio rutos, ya que por banda los catalanes no están resultando determinantes. Y del acierto de su técnico y de su mayor concentración e intensidad brotó la apertura de fuego seria, obra de Ünal. Pasó el conjunto local de ver cómo Boateng chutaba flácido a cómo el Valladolid explotaba su desequilibrio a la contra. Ahí, Verde no pudo dejar al turco en mano a mano con Stegen por poco.

La densidad de los líderes quedaría retratada en esta estadística: sólo en el minuto 41, cuando Messi embocó un derechazo -rechazado por la zaga oponente-, volió el Barça a dar muestras de amenaza nítida a la omodidad vallisoletana. Se sabían falibles los culés tras pérdida y ciertamente prefirieron protegerse de ese escenarios de transición venenosa de Pucela, como dejando correr el tiempo y confiando en que la inercia y Messi localizaran el camino del éxito. Porque sólo un penalti discutido sobre Piqué les rescataría antes del entretiempo. En el 43, en central lanzó una contra que concluiría con presunto derribo de Míchel. Messi tomó el cuero y la responsabilidad, antondo el 1-0. Y contraviniendo lo visto, que susurraba como justo el empate.

El Valladolid, urgido por la clasificación, no sólo no acusó el golpe, sino que se fue adelante, subiendo líneas, para buscar tras tablas. La indolencia y los desajustes sin pelota de los locales les invitaban a jugársela, y Sergio González lo hizo. Más ambición táctica. Y dibujó un relampagó que no llevó peligro por falta de precisión de sus puntas. El susto puso en alerta al gigante y el Barcelona se desesperezaría, en u punto salpicado de espacios a la espalda de la valentía castellana. En ese escenario se multiplicarían sus aproximaciones, encumbrando a Masip.

El arquero voló ante un misil que Messi emitió desde dentro del área y, de inmediato, 'La Pulga' conectó un pase de Dembèlè muy cerca del poste. Valverde, que leyó la mejoría de los suyos, intentó sentenciar el presunto trámite para ahorrarse un disgusto. Acabó con la probatura de Boateng -muy deslucido- para fijar a Luis Suárez en su posición. Y el charrúa marraría un mano a mano con Masip nada más entrar. No estaba rematando su dominio sobrevenido del envés de la gallardía posicional ajena, lo que depararía un desenlace pleno de incertidumbre.

Insistieron Suárez, Aleñá y Sergi Roberto, jugando a la contra, pues el duelo quedó uniformado de correcalles. Un ida y vuelta en el que los visitantes parecían intentar morder sin colmillos. Para colmo, el talentoso Toni Villa se lesionaría -entró en el 66 y fue fuplido en el 76-. Mas, no bajarían los brazos y mostraeron competitividad, siempre lejos de Stegen. Aguardaban un milagro que les transportara a una acción a balón parado, al menos. No llegaría. Todo lo que pudieron hacer es llevar a la despesración a un Barça que ganó, apurado, chocando contra su mal tino. Incluso Messi falló el penalto cometido por Kiko Olivas a Coutinho. Masipt detuvo el intento y también el segundo cara a cara con Luis Suárez. Sin pólvora, la dignidad vallisoletana no llegó a la orilla pero sí sembró de dudas a un Barça que no despega en 2019.


- Ficha técnica:

1 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Gerard Piqué, Thomas Vermaelen, Jordi Alba; Busquets, Aleñá (Rakitic, min.76), Arturo Vidal; Dembélé (Coutinho, min.70), Prince Boateng (Luis Suárez, min.60) y Messi.

0 - Valladolid: Masip; Antoñito, Joaquín, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Anuar, Míchel, Verde (Toni Villa, min.66; Plaza, min.76); Enes Ünal (Keko Gontan, min.78) y Sergi Guardiola.

Gol: 1-0, min.43: Messi, de penalti.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonsetó a Messi (min.67), por parte del Barcelona; Enes Ünal (min.11), Anuar (min.34) y Míchel (min.70), por el Valladolid.

Incidencias: partido de la vigésima cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 67.435 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.