www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Nairo Quintana asoma en Colombia y Ackermann triunfa en la Clásica de Almería

domingo 17 de febrero de 2019, 23:36h
El corredor de Movistar se repuso de una caída para ganar la etapa final de la prueba cafetera.

El ciclismo ha visto cómo este domingo se ponía el punto y final a dos pruebas sobresaliente en el inicio del curso. El Tour Colombia bajó el telón con una etapa montañosa que encumbraría a Nairo Quintana pero que entregaría la victoria general a Miguel Ángel López (Astana). El corredor del Movistar luciría piernas y mentalidad en un día en el que se cayó y fue capaz de reponerse hasta ganar en el Alto las Palmas, en Medellín, ubicado a 2.550 metros sobre el nivel del mar. No llegaba con aspirante al título en la general, por lo que le permitieron que demarrara y lo aprovecharía para estrenar su palmarés en esta temporada.

El escalador cafetero permaneció ajeno a la pugna por el entorchado que mantenían, igualados, 'Supermán' López, Iván Ramiro Sosa (Sky) y Daniel Martínez (EF Education First). Se presentaba un recorrido de 173,8 kilómetros que contempló la fronta formación de una fuga. La escapada, compuesta por Diego Ochoa, Edwin Ávila, Wilmar Paredes y Álex Cano, llegó a alcanzar los tres minutos de ventaja sobre un pelotón tirado por el Deceuninck Quick Step -que bregaba por el maillor naranja de Julian Alaphillipe-.

En esas, los trenes del GW Shimano y Coldeportes Bicicletas Strongman metieron a 13 corredores para echar abajo la aventura, con el español Oscar Sevilla (Team Medellín) como campeón del esprint. Ese esfuerzo coordinado deparó la reducción del colchón antes del comienzo de las ascensiones. Cuando las rampas hicieron acto de presencia exhibiría músculo el Sky, con Chris Froome a la cabeza. El británico actuó como gregario, pues en la quinta etapa había cedido sus opciones al verse involucrado en pérdida de tiempo por caídas. Y el pelotón atraparía a los valientes en ese ritmo exigente que erosonaría a Alaphillipe y al luxemburgués Bob Jungels

Con el primer filtro de los equipos profesionales implementado, el Movistar entendió que era propicio mover a Winner Anacona, reciente campeón en la Vuelta a San Juan. Se pegarían a su estela 'Supermán' López, seguido de Iván Sosa, en unión con su compañero en el Sky Egan Bernal, defensor del título y favorito para alzarse con el Giro italiano. Y en esa subida revoluciones Nairo Quintana se probó, cambiando el tempo y luciendo clase con ataques fructíferos que remataría con una convulsión postrera, a cinco kilómetros de meta.

El jefe de filas de la estructura española se caería al engancharse con un aficionado, en medio del paroxismo de una hinchada que tenía a su ídolo compitiendo tan cerca de casa. Pero ese imprevisto no le sacó de la crono-escalada que protagonizaría, ignorante de la batalla por la general que se detonaba por detrás. Bernal y López dejaron a Martínez y Rigoberto Urán (EF Education First), en la persecución de Nairo, mas no llegarían. es bastaría a Sosa y 'Supermán' con jugársela en el cara a cara. Quintana llegó primero y sacó ocho segundos a esa dupla que entró junta.

En consecuencia, el corredor del Astana se hizo con el trofeo, amortizando la astucia evidenciada en la montaña desplegada en la etapa previa, en las carreteras de La Unión. Ahí dio la estocada y en esta fecha remató su jolgorio personal. Con 25 años, este ciclista sin techo aparente le arrebató el maillot naranja a Alaphilippe y relegó a Sosa al segundo puesto por un margen de cuatro segundos. Martínez cerró el podio, a 42 segundos y Bernal y Nairo completaron el Top -5 -a 54 segundos y un minutos y cuatro segundos del ganador, respectivamente-.

Por otro lado, la segunda gran prueba de este domingo se desarrollaría en territorio español. Se trató de la trigésimo segunda edición de la Clásica de Almería, disputada entre Almería y Roquetas de Mar. En un recorrido de 192,5 kilómetros, que depararía una llegada masiva para los velocistas, se coronaría Pascal Ackermann, del Bora-Hansgrohe. El alemán alzó los brazos después de 4 horas, 27 minutos y 59 segundos, doblegando a dos sprinters de la talla de Marcel Kittel (Katusha) y Luka Mezgec (Mitchelton-Scott).

"Estoy contento de haber ganado a dos de los mejores esprinters del mundo. Han sido dos de mis ídolos de los últimos años y estoy feliz de haberles alcanzado", apuntaba Ackermann al finalizar una carrera que empezó caliente. Siete corredores no esperaron para probarlo y obtuvieron con prontitud una ventaja de dos minutos sobre el pelotón. Carlos Verona (Movistar), Juan Antonio López-Cózar (Euskadi-Murias), Axel Journiaux (Direct Énergie), Justin Timmermans (Roompot-Charles), Jetse Bol (Burgos-BH), Emerson Oronte (Rally UHC Cycling) y Petr Rikunov (Gazprom-Rusvelo) confromaban la escapada del día.

Volaron por las metas volantes de Tabernas y Uleila del Campo, y atravesaron sin dificultades las ascensiones a Cuesta Blanca, Lucainena, Sierra Alhamilla y Turrillas. Cabe subrayar en Verona aceleraría en las tres cimas mencionadas con anterioridad oara asegurarse ser el mejor escalador, pero el hambre de los bloque con velocistas acabaría neutralizando la fuga con una distancia suficiente como para sembrar una llegada masiva. Ya entrando en el circuito urbano en Roquetas de Mar, a 20 kilómetros de meta, el pelotón se cohesionó -se habían formado dos grupetos- y se abocó a un acelerón del que saldría triunfal Ackermann. Campeón inaugural de las pruebas de categoría 1.HC del calendario europeo. La única española de ese pedigrí.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.