www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. El asesinato de Trayvon Martin, un joven negro de 17 años, cambió a LeBron James y Wade

EL IMPARCIAL
domingo 03 de marzo de 2019, 20:02h
Ambos compartían éxito en Florida, lugar en el que aconteció el suceso que conmocionó a la comunidad afroamericana en Estados Unidos.

En febrero de 2012 Dwyane Wade y LeBron James eran jóvenes y estaban hambrientos de gloria. Venían de haber perdido las Finales anteriores contra los Mavericks de Dirk Nowitzi, en el primer asalto a la gloria del equipazo conformado por los Miami Heat. Se habían consagrado como el mejor equipo de la liga antes de ganar los dos anillos siguientes, a pesar de la presión que se granjearon en la presentación de los fichajes de Kin James y Chris Bosh y del fisco inicial contra los tejanos.

Pero, además, en ese mes de aquel año sufrirían un shock que sólo el tiempo ha colocado en su justa dimensión. El 26 de febrero Trayvon Martin, un joven afroamericano de 17 años, fue asesinado por un guardia voluntario de la comunidad de Twin Lakes, en Sanford, Florida. George Zimmerman, tras consultar con la Policía, se enzarzó en una pelea con el adolescente que devino en un disparo mortal. Pero la Justicia del Estado absolvió de todas las acusaciones al tirador.

Con todo ello se levantaría una polvareda inconmensurable. Era el inicio de la oleada de protestas que han recorrido los Estados Unidos en cada caso público de violencia desmesurada por parte de las fuerzas de seguridad contra la población afroamericana no delincuente. Aquel caso sembró el germen de la sospecha de discriminación racial y abuso de la fuerza policial sistémicos. En aquel entonces, los Heat asumieron un rol de reivindicación social.

Liderados por LeBron James y Dwyane Wade, varios miembros del Miami Heat posaron juntos para una foto con sudaderas con capucha, antes del partido contra los Detroit Pistons. Sus cabezas estaban inclinadas. Sus caras estaban escondidas. El cuatro veces MVP escribió un mensaje en honor a Trayvon Martin en su zapatilla y publicó la foto con sus compañeros en sus redes sociales, convirtiendo a los miembros de los Heat en la colección más prominente de atletas negros que reclamaban justicia. El simbolismo era rebosante: Cuando la policía encontró a Martin, llevaba una sudadera con capucha. Los hashtags "#WeAreTrayvonMartin" y "#WeWantJustice" se hicieron virales.

En aquellos días LeBron y Wade no escondieron su indignación porque un joven negro fuera asesinado a tiros cuando iba desarmado y sólo porque un vigilante de seguridad voluntario consideraba que se encontraba "drogado o algo así" (según la testificación de Zimmerman). Dieron altavoz a la impotencia de una comunidad negra que interpretaron el suceso como un acto descaradamente racista y un recordatorio de que aún son percibidos como una amenaza por motivos raciales.

En aquella época los deportistas no se metían en asuntos políticos o sociales del mismo modo que en el presente. Y la consternación guerrera lanzada desde los Heat caló en otras personalidades de Florida. Gary Sheffield, jugador de béisbol de las Grandes Ligas durante 21 años y abonado de los Orlando Magic, sintetizaría el sentimiento generalizado: "Cuando tienes hijos y escuchas sobre cosas como esta, te asusta. Si mis hijos salen de esta casa, es posible que no regresen". Y al llamamiento lanzado por LeBron, Wade y compañia también acudieron Carmelo Anthony o Amare Stoudemire, y estrellas de la NFL como el legendario linebaker Ray Lewis -oriundo de Florida-, el running-back de Kansas City Chiefs, Jamaal Charles. Y es que la conciencia sobre el hecho de que la principal causa de muerte entre los hombres negros de 15 a 29 años es el homicidio estaba empezando a calar en la sociedad.

Toda esta vivencia ha sido sacada la palestra esta semana por Wade, que anda de retirada antes de jubilarse de la NBA cuando sus Heat concluyan el curso actual. El MVP de las Finales de 2006 ha concedido una entrevista en la que ha repasado ese momento. Así explica la necesidad que sintieron por reaccionar: "Creo que no sabía que con nuestra protesta cambiaríamos tanto, pero definitivamente éramos conscientes de la plataforma que teníamos para poner el foco de atención sobre algo que creíamos que lo merecía. El caso requería más justicia, más ojos, más atención y ciudado. Definitivamente entendimos eso. Creo que aquella protesta ha abierto el camino para que otros puedan expresarse de forma más cómoda y también para que se sientan más cómodos denunciando problemas sociales".

"Para nosotros, en aquel momento, se trataba de que éramos padre con hijos que tenían casi la misma edad que Trayvon y estábamos en el mismo Estado en el que ocurrió el suceso. Y, por eso, tomamos una posición y una declaración sobre algo en lo que creíamos. Y eso era pedir justicia para Trayvon Martin", concluyó. Cabe recordar que Wade, y sus hijos, Zaire y Zion, fueron porata de la revista Ebony para septiembre de 2013, en una publicación titulada 'We are all Trayvon' ('Todos somos Trayvon').

Y LeBron James ha hecho lo propio en agosto de 2018. Antes de estrenarse bajo la pompa de los Lakers, expuso a la CNN que el asesinato de Martin y la ausencia de culpabilidad de Zimmerman resultaron un "punto de inflexión personal" para él. Preguntado por el motivo por el que se ha vuelto más vocal en lo político, en sus críticas contra Donald Trump y en su apoyo a movimientos como el Black Lives Matter, el astro de Akron tiene claro dónde empezó su toma de conciencia del altavoz que posee.

"Creo que comienza con la situación de Trayvon Martin. Y la razón por la que comienza con eso creo que se debe a que tengo mis propios hijos, que me impactó en mi hogar al ver, aprender sobre la historia y pensar que en la posibilidad de que mi hijo se fuera de casa y que nunca volviera. Eso, un poco, golpeó un interruptor. A partir de ese momento supe que mi voz y mi plataforma tenían que usarse para algo más que para deportes". Y lo ha llevado con un rigor marcial. Hizo esta confesión justo después de haber abierto su escuela "I Promise" en su ciudad natal, en Ohio.

En ese diálogo, James dejó entrever que le afectó la muerte de Martin especialmente porque estaba cerca de casa, tanto figurativa como literalmente. Residía en aquel momento sólo a 400 kilómetros del suburbio en el que se detonó la tragedia. "Tengo dos hijos, LeBron James, Jr. y Bryce Maximus James. Junior cumplirá 14 años en octubre y Bryce tiene 11 años. Martin tenía apenas 17 años al momento de su muerte", recalcó. El asesinato de Martin ocurrió en la misma noche en que LeBron jugó el All Star Game de 2012, que se desarrolló en el Amway Center de Orlando. Para más inri. Desde entonces, al papel social de King James no ha parado de crecer. Exponiéndose a todo tipo de críticas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios