www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

De fichajes, purgas y ajustes de cuentas

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 19 de marzo de 2019, 20:18h

No sé si les pasa a ustedes lo mismo que a mí, que tengo últimamente la sensación continua de vivir en esos días de verano, cuando, sin Liga de Fútbol ni competiciones europeas, los diarios deportivos se afanan cada día por dar la campanada con el último y estelar súper fichaje del Real Madrid o el Barcelona, por mencionar los dos equipos que más portadas acaparan. La diferencia es que, en esta ocasión, no fichan ni culés ni madridistas, sino el PSOE, el PP o Ciudadanos.

Hay que reconocerle el origen de la idea –o por lo menos el volver a ponerla de moda– a Pedro Sánchez, que durante la formación de Gobierno nadie hablaba de las excelencias de ninguno de los elegidos para la mesa oval del Consejo de Ministros, sino de la popularidad de un presentador de televisión, un astronauta o un juez estrella.

Renovarse o morir, que se suele decir. Pero también experiencia en la gestión e impacto mediático frente a años de trabajo silente en el partido sin saber lo que es la vida real o también haberse posicionado en el bando perdedor de algunas de las corrientes internas. Igualmente, quizá por esto último, hay quien prefiere hablar de purgas o ajuste de cuentas en lugar de achacarlo a la obligada transformación.

De un tiempo a esta parte, insisto, son tónica general los anuncios sorpresa, los fichajes de la sociedad civil, los cambios de un equipo a otros con políticos del PP que se pasan a Cs o a Vox, los rumores sobre si los que dejan un partido acabarán en el equipo contrario o la pelea por ver quién reúne a más militares, generales o no.

Así, hemos visto a una ex diputada que vuelve a presentarse en primera fila y lo hace por Barcelona sin hablar catalán (seguro que sabe más que muchos) o a un entrenador de baloncesto o un periodista de tertulia televisiva o un alto director de empresa con mucha “chispa de la vida” o un abogado del Estado “incómodo” para el presidente del Gobierno o, finalmente también, el padre famoso y mediático, imagino que no por gusto, de una niña asesinada.

Como siempre debe haberlas, varias excepciones hacen buena la regla en el PSOE y Podemos. Si bien se entiende por fichaje la adquisición o incorporación de un elemento conocido, renombrado y de valor, lo cierto es que puede darse la circunstancia de que estas nuevas inscripciones sean totalmente desconocidas para el resto del equipo. Perdón, quiero decir lista.

Qué le pregunten a los socialistas andaluces, que han visto cómo entre los cambios introducidos obligatoriamente desde Moncloa por Pedro Sánchez hay nombres que no sabían “ni quiénes eran”. Son políticos, sin duda, que se sacrificarán y trabajarán por el equipo y que servirán para presionar en todas las líneas y recuperar balones. Los sustituidos, a verlas venir. O espabilan o tendrán que cambiar de equipo porque se quedan fuera.

Por cierto, Podemos no debe tener dinero para fichar porque no se está quedando con ninguna portada. Más bien está sufriendo alguna baja en la línea defensiva del Senado. Quizá se lo estén jugando a una única carta y, de la misma forma que en el Sevilla han recuperado a Monchi y el Atlético hizo lo propio con Costa, la formación morada sólo confía en el regreso de su líder absoluto y máximo goleador, Pablo Iglesias.

Como fuere, tanto la Liga como la Política, últimamente, pasan siempre por Barcelona.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios