www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

López Obrador o la manipulación de la Historia

martes 26 de marzo de 2019, 14:32h
Últimamente, la izquierda, aun más la populista, parece empeñada en revisar la Historia. O peor, en tergiversarla, manipularla a su gusto, reescribirla de tal modo que puedan utilizarla para atacar al adversario. En España, por ejemplo, Pedro Sánchez se ha empeñado en exhumar a Franco. Acaba la Legislatura y no lo ha conseguido, pero la izquierda lo ha celebrado como una fiesta de su particular campaña electoral, lo está viviendo como si en lugar de exhumar el cadáver hubieran detenido al dictador. Y, sobre todo, ha aprovechado la polémica para acusar de fascistas a los partidos o ciudadanos que simplemente se sorprenden por el empeño del Gobierno en sacar al dictador del Valle de los Caídos. También en nuestro país, se han realizado infinidad de películas sobre la guerra civil. Pero en todas, algunas excelentes, los republicanos aparecen como unos inocentes y simpáticos activistas, mientras los nacionales siempre figuran como monstruos sanguinarios. Como si el Ejército popular no hubiera matado una mosca.

López Obrador, el presidente de México, un populista de izquierdas puro, pretende ahora, 500 años después del Descubrimiento de América, que el Rey de España “haga un relato de agravios y pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos. Porque todavía, aunque se nieguen, hay heridas abiertas y es mejor reconocer los abusos y los errores”.

López Obrador ha enviado sendas cartas Felipe VI y al Papa Francisco “para invitarlos a que juntos hagamos un relato de lo sucedido desde el inicio de la ocupación, de la invasión, de los tres siglos de colonia y también los 200 años de México independiente”.

Medio siglo después, el nuevo presidente de México viene a sugerir con sus “heridas abiertas” que si España no pide perdón, se deteriorarán las relaciones entre ambos países. Con su burda manipulación de la Historia, amenaza y pone en riesgo esas relaciones bilaterales. Las declaraciones son tan anacrónicas como sacadas de contexto. Es de imaginar, que López Obrador se ha inventado esta polémica sobre lo que ocurrió hace cinco siglos con la intención de obtener algún rédito político. Como Pedro Sánchez con la exhumación de Franco. La Historia es lo de menos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(1)

+
0 comentarios