www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

El populismo de López Obrador

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 26 de marzo de 2019, 19:54h

Voy al grano. Este es el problema de los populismos. Que alguien te venga a pedir cuentas por algo que pasó hace 500 años puede servir para quedar bien con unos cuantos acólitos, pero es tan ridículo como inútil porque la realidad y las necesidades hoy día son otras. ¿Se va a solucionar algún problema del querido pueblo mexicano con una reivindicación tan absurda?

E Insisto, este es el problema. Cuando alguien te pregunta qué tienen de malo los populismos se pueden contestar muchas cosas. Entre ellas, que es una pérdida de tiempo y de energías que se podrían gastar en cosas más fructíferas, por no decir urgentes. No falta quien piense que la exigencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al rey Felipe VI de que se disculpe por los “abusos” durante la Conquista no deja de ser una notable incompetencia para resolver los problemas del país, vender humo con demagogia para que el pueblo se distraiga y no piense en la realidad de un día a día con gravísimos problemas de corrupción, violencia, desigualdad social o narcotráfico y la falta de inversión en educación o innovación.

El Rey no tiene que pedir perdón por los abusos cometidos por los españoles durante la conquista de ¿México? hace 500 años. Repasar la historia de hace tantos años en clave de presente no tiene sentido, es anacrónico, pero lo peor es que López Obrador lo sabe. También sabrá lo que quiere conseguir con esto. Hablamos de un presidente muy ideologizado que quiere quedar bien políticamente, pero que no va a conseguir “ensuciar” las relaciones que mantiene con España desde hace muchos años.

Carta desafortunada, disparate máximo que obligaría a todos, en todo el mundo, a estar diariamente pidiendo perdón por algo. De hecho, si se echa un vistazo por las redes sociales y dispuestos ya a seguir por esta línea a modo de reivindicación, se ve que le están dando ideas al presidente mexicano para que siga exigiendo disculpas. Por ejemplo, le piden que haga lo mismo con Donald Trump por quitarles –y para que devuelva– Texas. ¿Se imagina? ¿Se imaginan que se la devuelve? ¿A qué no?

¿Deshacemos la Historia? ¿Cómo se resarce a las víctimas o damnificados por los abusos de la conquista española? Se ha pedido perdón por Hiroshima y por el Holocausto. Allí estaban los supervivientes. Pero, ¿a quién tiene que pedir perdón España, a los aztecas, los olmecas? ¿Dónde ponemos el límite temporal de la memoria? ¿Quién juzga la Historia?

Al final, el único objetivo que se comprende con dicha reivindicación es político. Es Política, nada más. Quiere conseguir un objetivo político, ganar más votos, aumentar su popularidad, caer mejor al electorado… Para empezar, el hecho de hacer pública una carta privada al Rey de España así lo demuestra. Para continuar, solo consigue enfrentar políticamente. Ahora solo se hablará de si un Gobierno de izquierdas de un país monárquico tiene que responder a otro Gobierno, también de izquierdas, pero en una República, de si esto ha molestado a la derecha española o de si Podemos lo ve bien porque apoya siempre criticar y poner en situaciones incómodas al Rey.

Si Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, quiere notoriedad mundial e interna lo que tiene que hacer es trabajar por México, hacer cosas que dijo que iba a hacer y que no está haciendo. Lo demás es darse publicidad y actuar por motivos electorales.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
1 comentarios