www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

PP y Ciudadanos, obligados a entenderse

jueves 28 de marzo de 2019, 12:54h

Pablo Casado y Albert Rivera padecen una cierta bipolaridad política. Son adversarios directos en las urnas, prácticamente se juegan los mismos votos. Pero ambos saben que solo podrán gobernar y echar a Pedro Sánchez de La Moncloa en el caso de alcanzar un pacto a la andaluza, con el apoyo de Vox. Y, según las encuestas, es posible que ni entre los tres sumen suficientes escaños.

La irrupción de Vox ha robado votos al PP y a Ciudadanos y, por eso y por nuestra ley electoral, esa dispersión beneficia al PSOE el 28-A. Ante el riesgo de que el líder socialista siguiera gobernando, Pablo Casado ofreció a Albert Rivera elaborar unas listas conjuntas para el Senado y mantener la mayoría absoluta para, por ejemplo, aplicar el 155. El líder de Ciudadanos rechazó la idea con cajas destempladas, pero ahora, cuando las candidaturas están cerradas y todavía no se ha producido la votación, sugiere un Gobierno de coalición. El presidente del PP, en tono sarcástico, le ha ofrecido la cartera de Exteriores a Rivera y éste le ha devuelto la puya nombrándole ministro de Universidades.

Es lógico que Pablo Casado y Albert Rivera se ataquen durante la campaña electoral por esa rivalidad directa. Pero, como bien saben, o unen sus fuerzas o no gobernarán. Están obligados a entenderse. Es tarde para elaborar listas conjuntas para el Senado o en agruparse en circunscripciones concretas, como han hecho en Navarra con UPN. Pero, mejor que atacarse mutuamente, deberían centrar sus campañas electorales en presentar inteligentes propuestas para recuperar el crecimiento económico, reducir el gasto público, bajar los impuestos o atajar el desafío secesionista, entre otras muchas cuestiones que preocupan a los españoles. Y puestos a atacar, sus votantes están deseando que describan los intrascendentes y ridículos meses que Pedro Sánchez ha pasado en La Moncloa pagando la indignante hipoteca de los golpistas catalanes. Ese debe ser el objetivo de las campañas del PP y Ciudadanos: convencer a los electores que un nuevo Gobierno del PSOE en manos de Podemos, los golpistas catalanes y los filoetarras arruinaría y desmembraría España en cuatro años. Y les sobran dos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (19)    No(0)

+
1 comentarios