www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 29

Benzema salva al indolente Real Madrid de la debacle ante el Huesca | 3-2

Benzema salva al indolente Real Madrid de la debacle ante el Huesca | 3-2
Ampliar
domingo 31 de marzo de 2019, 22:36h
Pobre partido colectivo de los merengues ante el orgullo aragonés. Por Diego García

El Real Madrid recibía al Huesca en el Santiago Bernabéu para cerrar la vigésimo novena jornada de LalIga. El regreso tras el parón motivado por las citas de las selecciones nacionales constituyó un regreso a la árida rutina para el vigente campeón de Europa. Un gigante que desde marzo no tiene más motivos para pelear que la brega por finalizar en el segundo puesto liguero. Ante tal páramo motivacional se cruzaba un sistema aragonés que empezaría esta visita a la capital a dos puntos del Rayo y a siete de la salvación. Por lo que la diversa concentración de los contendientes bien podría condicional el resultado final.

Zinedine Zidane eligió no convocar a piezas como Varane, Kroos, Modric y Asensio. Además, contempló este duelo como el inicio de la suerte de cásting que va a efectuar hasta que llegue junio, pues hay muchos contratos por rescindir o respetar. Sentó a Keylor Navas, Casemiro y Lucas Vázquez en el banquillo, dando la alternativa a su hijo Luca Zidane bajos palos y a Marcos Llorente y Brahim. Recuperaba el 4-3-3, con Bale y Benzema en punta e Isco y Ceballos en al medular. Marcelo también obtenía la oportunidad de reivindicarse. Eso, legitimarse, representaba el singular objeto de este partido para los locales.

Los oscenses, por contra, no renunciarían a nada. Francisco Rodríguez repitió el 5-3-2 característico, pero renunciaría al delantero referencial Enric Gallego. El estratega tenía clara la idea: replegar y estirarse a la contra con dos flechas en la línea de ataque. El 'Chimy' Ávila y el 'Cucho' Hernández eran los encargados de buscar las cosquillas a la maltrecha espalda madridista, con Moi Gómez como lanzador y Herrera colocado en el perfil diestro -se quedaron sin sus dos laterales derechos para esta cita-.

Y el plan le saldría redondo a los visitantes. Apoyados en su compromiso y hambre sólo tardaría dos minutos en resumir el primer acto. Marcelo estrenó su participación con una pérdida en la medular que desataría un contragolpe en el que Ávila ganó la partida a Nacho, fallón en la cobertura. El punta centraría hacia el punto de penalti y allí aguardaba Hernández. El 'Cucho' recibió y encañonó un remate angulado que significó el histórico 0-1 y el silencio congelado en la tribuna de Concha Espina. Y en el sexto minuto forzarían una falta lateral que lanzó Moi Gómez y cabeceó arriba Hernández.

El Madrid luciría desordenado y sin equilibrio en el centro del campo, con Llorente como única ancla tras imprecisión, con lo que las transiciones del Huesca generarían dudas continuadas a la zaga madridista. Esta aseveración nítida alternaría con un intento de monólogo con la pelota de los locales que no pasaría del cúmulo de centros laterales. Antes del minuto 20 Marcelo, Isco y Odriozola concatenarían envíos que no localizaron remates bien direccionados. Benzema los probó varias veces -dos fuera y una a las manos de Santamaría- y Ceballos conectó un taconazo en escorzo. Sin juego entre líneas y con los colistas atrincherados voluntariamente perdonaría la tabada producción del favorito.

Y la sensación de amenaza tras cada pérdida se haría explícita con consistencia, hecho que mitigó el ya de por sí pausado y desprovisto de intensidad soliloquio merengue. Un lanzamiento que lamió la madera de Moi Gómez, tras una falta provocada por Hernández en una contra -minuto 18- recordaría el peligro y la ambición visitantes. Y los pupilos de Francisco, cada vez más cómodos en su repliegue, subirían líneas de forma alterna. Porque cuando presionaban granjeaban malos pases de Marcelo, Nacho, Brahim y compañía en campo propio. Las imprecisiones del tercer clasificado se dispararían de la mano del desplome de su atención, con serios problemas para tejer combinaciones desde atrás.

Precisamente como producto de esta situación Nacho se quitó de encima la presión ajena con un pelotazo de inesperada continuación. El cuelo cayó con nieve y Benzema le ganó el cuerpeo a Etxeita. El delantero francés, de lo más remangado de su escuadrón, entraría en ignición y tradujo la maniobra en una transición venenosa. Se asoció con Brahim y chutó a las manos de Santamaría. El propio Brahim acapararía el rechace para asistir a Isco, que empató con la portería vacía -minuto 26-. A medio gas y con una anarquía táctica sobresaliente la calidad rescataba de nuevo al colectivo local, montonera de nombres más que equipo. Mas, el Huesca no cambiaría el gesto.

Ajustaría más las tuercas el farolillo rojo, con presiones a cancha completa cada vez más frecuentes. Y su siembra recogería fallos groseros en el pase de la retaguardia local. La primera desembocó en un córner ensayado con centro para las volea de las frontal. Luca Zidane atraparía la redonda y emitió un saque largo maravilloso que Brahim perdonaría, con dos compañeros y un defensor por delante; la segunda ocasión aconteción tras el mal pase del joven fichado del City y el saque de esquina cabeceado fuera por Exteita; la tercera nació de la pobre salida de juego local y concluyó en una intervención providencial y salvadora de Nacho ante Hernández; por último, Ávila mandaría por encima del larguero un cuero suelto cuando estaba en franquía, en la frontal.

El entrenador francés debió poer los puntos sobre las íes a los suyos en el camarín, pues en la reanudación se vislumbraría un dibujo mejor cohesionado y más ardoroso en las dos fases del fútbol. Fruto de esta metamorfosis, que adelantó la posesión de Isco y dio las riendas a Llorente, se multiplicarían las ocasiones de remate hacia el arco oscense en el comienzo del segundo acto. Abrió fuego Benzema con un derechazo que blocó Santamaría -tras centro de Marcelo y dejada de Ceballos- y, entonces, asomó un Bale desconectado. El galés concatenó una patada al aire, un lanzamiento de falta precario y un centro afinado. Este último impacto hacia el segundo poste fue uniformado en asistencia sutil por la testa de Benzema. Y Ceballos remató a la red el 2-1 -minuto 61-.

Sin embargo, la efervescencia se diluiría con celeridad, dando paso a un scenario en el que el Huesca evidenciaría su personalidad y subió líneas, reclamando la iniciativas y discutiendo la posesión. Primero con balones en largo hacia sus puntas y después con intercambios fluidos. Finalizaría roto tácticamente el coloso, vaciado de contenido. Con Isco, Bale y Marcelo muy lejos de estar metidos mentalmente en dinámica. Y de ellos se aprovecharía una delegación oscense tan urgida como orgullosa.

En el 62 avisarían con un centro de Galán -a la espalda del transparente Odriozola- hacia tres rematadores para dos defensas merengues. Herrera recibió, sin marca, pero chutaría mal desde dentro del área. Salpicaría el favorito una clara aproximación al sacar tajada de una emboscada y desplegar una contra generada por Benzema y Lucas, que confluiría en el centro del lateral vasco y el remate fuera de Bale -incomprensible error desde el área pequeña-. Y en el 76 Etxeita entró en solitario en el área para empatar el duelo, a la salida de un córner. Este marcador hacía saltar las alarmas en Chamartín, con los pitos distruidos hacia los señalados anteriormente.

Zidane quemó las naves (dio entrada a Lucas Vázquez, Valverde y Mariano por Brahim, Isco y Llorente, gestando un 4-2-4) y los aragoneses jugarían con Gallego y Juampi Añor -en sustitución de Ávila y Rivera-. Los oscenses se veían capaces de ganar y rozaron la ventaja definitiva con latigazo de Herrera mal direccionado con todo a favor. A continuación, Mantovani remató lejos de palos una acción de pizarra en el área merengue. Mas, finalmente, Benzema -el más resplandeciente-, rescató a Zidane y a sus compañeros con un derechazo ajustado al poste para el suspiro del aficionado -minuto 89-. Los tres puntos se quedaron en casa, pero poco más.

- Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Luca Zidane, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo, Marcos Llorente (Mariano, m.78), Ceballos, Isco (Valverde, m.75), Brahim (Lucas Vázquez, m.64), Bale y Benzema.

2 - Huesca: Santamaría; Herrera, Pulido, Etxeita, Mantovani, Javi Galán; Moi Gómez, Musto, Rivera (Juanpi, m.78); 'Chimy' Avila (Enric Gallego, m.63) y 'Cucho' Hernández (Álex Gallar, m.82).

Goles: 0-1, m.3: Hernández. 1-1, m.25: Isco. 2-1, m.62: Ceballos. 2-2, m.74: Etxeita. 3-2, m.89: Benzema.

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Amonestó a Nacho (66) por el Real Madrid; y a Pulido (48), Musto (50) por el Huesca.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo novena jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 49.269 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios