www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AL PAPA FRANCISCO LE HAN INFORMADO MUY MAL

lunes 01 de abril de 2019, 10:19h
Es un hecho incuestionable. En España reina la paz y la libertad. La nación de San Ignacio se encuentra entre...

Es un hecho incuestionable. En España reina la paz y la libertad. La nación de San Ignacio se encuentra entre los países más libres del mundo, entre aquellos en que la paz preside la vida social. Hay incidentes, claro, como en la Francia de los chalecos amarillos o la Inglaterra del brexit. Pero sería absurdo considerar que en Francia o Inglaterra no reinan la paz y la libertad. Las veleidades independentistas de Córcega, Escocia o Cataluña no han alterado la paz en ninguna de las tres grandes naciones europeas.

Mal informado por los que le rodean, el Santo Padre ha dicho que visitará España “cuando haya paz”. Un lector me envía la relación de naciones visitadas por el Papa Francisco. ¿Cómo se puede condicionar un viaje a España a la vista de los países visitados por Su Santidad en África, Asia y América?

El catolicismo es una religión ecuménica y global. Sin embargo, tal vez convenga recordar al Papa Francisco que, salvo media docena de excepciones, todas las naciones del mundo con mayoría católica fueron evangelizadas por España, empezando por Argentina. Incluso en la época en que Portugal formó parte de las Españas, un misionero español, el canario Padre Anchieta, jesuita canonizado por el Papa Francisco, evangelizó Brasil. Desde las Islas Filipinas a Chile, desde las Islas Marianas a Puerto Rico, el catolicismo tiene nombre español y el Papa no debiera olvidarlo.

Como tampoco debe olvidar que casi la mitad de los católicos del mundo hablan español. Desde 1939 hasta 1975, en España hubo paz sin libertad. Desde 1975 a nuestros días, en España, además de paz, se vive en libertad. ¿O es que cree Su Santidad que visitan España para disfrutar de sus vacaciones 83 millones de turistas si no estuvieran plenamente seguros de la paz y la tranquilidad que reinan en España? Tras expresar profundo respeto por la figura de Su Santidad, se hace necesario exigir a los colaboradores del Papa que le informen seriamente de la realidad española. Escribo estas líneas, claro es, con enorme tristeza.