www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El PSG también desperdicia su tercera oportunidad para ganar la Ligue 1

El PSG también desperdicia su tercera oportunidad para ganar la Ligue 1
Ampliar
miércoles 17 de abril de 2019, 23:48h
Perdió ante el Nantes tras haber pinchado dos veces seguidas, con más que posible lío entre Mbappè y Tuchel.

El París Saint Germain ya ha tirado por la borda tres partidos en los que podía cantar el alirón. En primer lugar, pudo ser campeón matemáticamente hace semanas, cuando recibía en el Parque de los Príncipes al Estrasburgo. Aquel día empató a dos goles. Contaba con un colchón de 10 puntos con respecto al segundo clasificado. A continuación, el pasado fin de semana, necesitaba un punto para ser campeón y fue goleado por 5-1 en Lille. Y este miércoles visitaba Nantes. Y volvería a pinchar de forma grosera.

Thomas Tuchel declaró al término del partido en el estadio Beaujoire lo siguiente: "Normalmente defiendo a mis jugadores, pero esta noche no tengo argumentos para hacerlo". Perdieron por 3-2 a pesar de haberse puesto por delante con un relámpago espectacular lanzado por Dani Alves. El lateral brasileño espantaba los fantasmas al recibir un pase de paredes y descerrajar un cañonazo angulado, desde larga distancia. Imposible para el meta local.

El problema fue que los parisinos cayeron nuevamente en la desidia y la indolecia. Y a los tres minutos de esa diana inicial fue neutralizada con el empate a uno. Un córner botado por Valentin Rongier desembocaría con el testarazo certero del brasileño Diego Carlos, que batió a Gianluigi Buffon y contaminó de dudas a los favoritos. El Nantes, que hace no demasiado estaba inmerso en la batalla por permanecer en la Primera División francesa, iba a retratar los males que aquejan al ruinoso proyecto catarí.

Bien es cierto que en la convocatoria del PSG no pudieron entrar los lesionados Neymar, Edinson Cavani, Ángel Di María, Marquinhos, Thiago Silva, Juan Bernat, Marco Verrati y Thomas Meunier. Y que Tuchel dejó fuera a Kylian Mbappè son dar explicaciones a posteriori. La perla estelar francesa no participó en el duelo y lo notaría el colectivo. Desatando los rumores sobre la posible mala relación entre el delantero y el técnico. Con la final de Copa del 22 de abril -ante el Rennes-, mediante.

De vuelta al envite ante el Nantes, con 1-1 en el electrónico los locales acelerarían y se adelantaron antes del intermedio. El ghanés Majee Waris puso la guinda a una maniobra destacada del senegalés Kalifa Coulibaly ya un centro atinado de Samuel Moutoussamy. Entonces, los nervios se expandieron dentro de las filas capitalinas y el gigante parisino amontonaría imprecisiones, fruto de la precipitación en la que habían entrado.

En ese escenario de ida y vuelta, promocionado por las pérdidas de la posesión del PSG, el sistema entrenado por Patrick Collot disfrutaría a la contra. Y alcanzaría a poner el 3-1 por medio de otro saque de esquina y en un nuevo remate de Diego Carlos. En esta ocasión, el carioca embocó un balón que había quedado suelto en el área tras la pobre y desconcentrada defensa rival. Tuchel se veía, en una suerte de pesadilla recurrente, en una contrarreloj inesperada.

Ver esta publicación en Instagram

QUELLE SOIRÉE 🙌🏼 Photo de famille 📸 #FCNantes | #AllezFCNantes

Una publicación compartida de FC Nantes (@fcnantes) el

El técnico alemán movió el banquillo y apostó por la motivación hambrienta de dos jugadores de 20 años. Metió en escena a Colin Dagba y a Metehan Guclu. Este último, que disfrutaba de su debut en el primer equipo, recortó distancias. Pero el empuje del otomano no bastaría para arrancar un punto, ni siquiera. Se consumaría la tercera derrota de la temporada de los partisinos y habrán de afrontar la cuarta pelota de campeonato este domingo, en casa y ante el necesitado Monaco.

Tendrá que localizar Tuchel el revulsivo que haga reaccionar a la desgastada plantilla que tiene entre manos. Contemplando la posibilidad de levantar el veto a Mbappè. Porque lleva tres partidos sin vencer, un dato que no se habóia dado en todo el ejercicio. Antes de entrar en barrena frente al Estrasburgo había acumulado veintiséis victorias, dos empates y una sola derrota en las citas ligueras. Y pasó de ser el equipo menos goleado de las ligas europeas de postín a recibir 10 tantos en tres enfrentamientos. En todo una final de campaña indigesto que languidece cada vez más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.