www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TODOS A VOTAR

sábado 27 de abril de 2019, 11:20h
No se trata solo de votar lo que uno quiere que pase. Se trata también de votar lo que uno no quiere que pase...

Luis María Anson publicó en el diario El Mundo este artículo, reproducido íntegramente en las redes sociales y comentado de forma muy copiosa. El lector lo encontrará a continuación.

No se trata solo de votar lo que uno quiere que pase. Se trata también de votar lo que uno no quiere que pase. Las elecciones del 28 exigen, más que en ninguna otra ocasión, meditar sobre el voto útil. Entiendo muy bien la reacción que en muchos militantes, que en numerosos votantes del PP, provocó la lenidad política de Rajoy ante las altiveces del secesionismo catalán. El PP ya fue castigado en las elecciones de 2015 con el derrumbamiento desde 186 diputados hasta 123. Pero pegarle el domingo próximo una patada a Rajoy en el trasero de Casado sería un error, un inmenso error.

El joven líder está haciendo un admirable esfuerzo para devolver al PP a las posiciones ideológicas y políticas que nunca debió perder. Los debates en televisión han demostrado la coherencia y la solidez de Casado, la solvencia de Rivera e Iglesias y la endeblez de Sánchez. El líder del PP se merece la confianza del mundo liberal conservador. La insensatez política de Rajoy en Cataluña robusteció a dos partidos con la sangría de votos padecida por los populares: a Cs, que se lanzó en tromba a defender la integridad territorial de España, con gran éxito sobre todo en Cataluña; y a Vox, que enarboló la misma bandera en el sector conservador del PP. Mariano y Soraya, por otra parte, apoyaron a Podemos con el objetivo de fragilizar al PSOE. La Transición, que, gracias a la ley d’Hondt, transcurrió próspera por el cauce del bipartidismo, ha derivado ya en un pentapartidismo que dificultará mucho la estabilidad y la gobernanza de la nación española.

No es que el sistema se esté agotando. Es que se está desmoronando. Y si la ciudadanía no tiene en cuenta el próximo domingo el voto útil, los horizontes se emborrascarán todavía más. O se reflexiona sobre las torsiones de la ley d’Hondt, o muchos votos se perderán en el vacío y no servirán para nada. Una reciente encuesta otorgaba al PP, Cs y Vox el 52 % de los sufragios, pero minoría de escaños en el Congreso. Eso quiere decir que se reproducirá la alianza de la moción de censura, si bien un sector del empresariado apuesta por la tercera vía: un gobierno PSOE-Cs que devolvería al Partido Socialista a una socialdemocracia a la europea. Menudo sapo deberá tragarse Rivera para que esa fórmula fructifique. Por eso, desde la serenidad, los ciudadanos y las ciudadanas deberán decidir sobre que su voto sea realmente útil.